Por Valeria Solís T.
Terapeuta energética, escritora, periodista (UDP)
Directora Mirada Maga

De tan simple no se ve y nos quedamos con palabras vacías que se repiten y se comparten sin el contenido verdadero, original. Es como regalar a alguien una dulce y jugosa naranja y entregar las cáscaras y decirle: ésta es la naranja, disfrútala. Así se me vienen a la mente frases como: todo pasa por algo, piensa positivo, no hay mal que por bien no venga. ¿Cuál es problema de fondo con estos y tantos lugares comunes?, que cuando inicialmente fueron dichas, llevaban consigo la energía y la intención de quien lo emitió.

Un largometraje argentino lleno de significancias a partir de eventuales lugares comunes. Cuando la palabra tiene sentido.


Como ya sabemos que el poder de las palabras es concreto y fuerte, entonces resulta clave que conectes con tu más profunda honestidad y sabiduría para replicar algunas de estas frases si te hicieran sentido, de lo contrario, sólo puedes confundir a tu interlocutor o lo que es peor, le regalas la futilidad del vacío que suele sentirse muy incómoda y que no tiene mucho que ver con la plenitud del vacío que se experimenta en el silencio.
Así por ejemplo, cuando una amistad te cuenta un problema personal que la aqueja y no empatizas con su dolor o incomprensión o simplemente, no estás presente escuchando o acompañando la experiencia de ese otro, y desde alguna parte de tu ser te acuerdas de la frase «todo pasa por algo» y la dices y la dejas rebotando en el aire: lo más probable es que sólo aumentes el malestar de tu amistad, porque a su experiencia que te cuenta le sumas el sentirse no visto, no escuchado. A menos, claro, que profundices y le expliques porqué podría estar viviendo esa experiencia, qué aspectos de si mismo no está viendo y cómo podría revertirlo, cómo podría abordar la experiencia como un aprendizaje.
Escribo esta reflexión para cerrar este ciclo 2018, porque precisamente el espíritu y la intención de Mirada Maga como revista y microeditorial es ir más allá, no quedarse en palabras o mensajes que se escuchan bonitas si en el fondo no se sienten, la idea de cada uno de los autores es ocupar palabras simples al referirse al océano de existencia que podemos vivir desde las distintas disciplinas.
Así, con toda nuestro continuo y personal aprendizaje, esperamos poder acompañarte en tu camino, con inspiración, información y nuevas y más miradas.

¡L@s abrazo y deseo un buen viaje 2019!