Alimentación vegana en tiempo de crisis

publicado en: Cuerpo mágico, Otros Artículos | 0

Miranda Ricardi, música y activista vegana
En instagram: @miranda.ricardi

Estamos viviendo semanas intensas desde el estallido social que se inició la semana del 18 de Octubre recién pasado, y a todos nos ha afectado de distintas maneras. Emocional, psicológica y/o físicamente hemos estado en una especie de remolino, y no creo ser la única que ha sido carcomida por la ansiedad, sobre todo, la ansiedad por comer.
Esta columna la dedicaré al autocuidado, que no puede ser ignorando estos momentos, sea que el movimiento te haya hecho salir a la calle, como si te ha mantenido refugiado en tu hogar, es importante cuidar la salud física y mental, y qué mejor manera de hacerlo desde la dieta vegana.
En mi experiencia he consumido muchos más carbohidratos de lo normal, y no de los saludables, sino más bien de los refinados, la chatarra, los dulces y las frituras también han estado muy presentes, pues claro, nos dan una sensación inmediata de placer, pero con el tiempo se traduce en un evidente cansancio físico, menor producción de hormonas “felices” y un aumento de la ansiedad por seguir consumiendo estos alimentos. No podemos ser tan indolentes con nuestro cuerpo, pues para demandar un nuevo pacto social, ¡hay que cuidarse a un@ mism@ primero!
Algo bueno, es que estamos entrando en la época del año donde se da la mayor variedad de vegetales y frutas, ¡hay que aprovecharlo! Los alimentos verdes como la alcachofa, los espárragos, la espinaca, acelga, son excelentes fuentes desintoxicantes, que pueden ayudar a despejar el sistema digestivo de tanto alimento desfavorable.
Mi llamado es: aprovechemos todos los productos que nos da la Tierra en esta época, por ejemplo, preparando un Buddha bowl, es un plato muy sencillo de preparar, que nos otorga muchos nutrientes y nos da una sensación de saciedad por varias horas.
¿En qué consiste?
1. Base de vegetales crudos: un fondo de lechuga, espinaca o kale, más algunos de tu elección, tomates, zanahorias, pepino, etc.
2. Carbohidratos: lo ideal es que sea integral, puedes usar arroz integral, quínoa, pasta integral, por ejemplo.
3. Proteína: aquí incorporamos el elemento estrella, ¡la legumbre!, con una hamburguesa o albóndigas de tu legumbre favorita. También puedes utilizar tofu.
4. Vegetales cocidos: choclo, espárragos, fondos de alcachofa, zapallito italiano, berenjena, todas están de temporada.
5. Grasas saludables: media palta o un puñado de frutos secos.
6. Aliño: puede ser tan simple como un chorrito de aceite de oliva, o con algo más elaborado como hummus, o una mayonesa vegetal.
Para el resto del día, podemos aprovechar las frutas, en batidos o enteras en snack. Reitero, es importante cuidar la dieta en momentos de tensión y estrés, pues así tu cuerpo se mantiene bien por dentro y podrá reflejarse por fuera.

Ampliar la Mirada
Otro llamado que quiero hacer, es aprovechar el movimiento social para ampliar la visión. La gente está saliendo antes de sus trabajos, pasando más tiempo en parques y plazas, caminando, aunque un poco obligadamente, por más tiempo del cotidiano, está compartiendo con personas armando pequeñas comunidades, cabildos, mesas de conversación. Así hemos visto que se puede generar una sociedad más comunitaria, más amorosa y en esta nueva panorámica que queremos formar, no hay que olvidar que somos un Todo, cuidémonos a nosotros, a nuestra gente, a los otros, a la naturaleza y a los animales, que tanto pueden enseñarnos.