Por Marcela Contreras
Terapeuta holística, facilitadora Método Integra
Coach
Autora del libro “Elijo Amar”

Se habla mucho de los ángeles, pero no siempre se comprende realmente su dimensión y menos cómo relacionarnos con su energía.
Los ángeles son seres amorosos, inteligentes y sensibles, pero no tienen libre albedrío, y están dispuestos hacia los otros, por lo cual, están atentos a nuestros requerimientos. Cuando vivimos en consciencia, en un eterno presente, es mucho más fácil el contacto con ellos.
El significado de la palabra ángel es mensajero. Son puramente energía y están dispuestos a auxiliar a cualquier persona en todo momento, ya que rodean a la humanidad entera. Actúan como mensajeros entre el cielo y la tierra, aunque también son considerados como guías, protectores y educadores.
Así como nosotros tenemos gobernadores, en el cielo también existe una jerarquía, la cual se divide en 3 grupos.
Consejeros de Dios: Siempre están en presencia de Dios
– Serafines: Rodean el trono de Dios.
– Querubines: Son los guardianes de las estrellas.
– Tronos: Su tarea es la transferencia de la energía positiva.

Gobernadores cósmicos: Ángeles de organización y ministerio.
– Dominaciones: Reciben las ideas desde el Corazón de Dios y le dan forma, transmitiéndola hacia las otras jerarquías.
– Virtudes: Suministran fortaleza, ánimo y motivación.
– Potestades: Protegen el cielo, son Ángeles guerreros.

Servidores Celestiales: Involucrados con la vida en la Tierra
– Principados: Su misión es velar por los continentes, naciones, ciudades y otros grandes grupos.
– Arcángeles: Son 7 y cada uno tiene una misión especial para desarrollar.
– Ángeles: Son asignados a cada uno de nosotros y se conocen como los Ángeles guardianes.

Estos bellos seres, están siempre buscando la  posibilidad de entrar o conectar con nuestra conciencia, deslizándose, por ejemplo, en nuestros pensamientos o sueños.
No temas realizar peticiones a nuestros ángeles, lo importante es que al pedir su ayuda y guía, sea con FE y tranquilidad de que lo que pedimos se nos concederá, en armonía para nuestra vida y la de los demás.
Tal vez pienses que no es necesario pedir algo a los ángeles, porque ellos sabrían lo que necesitamos, pero como mencionaba, ellos no tienen libre albedrío, por lo cual, el acto de invocarlos es el primer paso en una cadena que pone en marcha el mecanismo de todo el Universo. Están dispuestos a auxiliar a cualquier persona, y en todo momento, desde sus corazones salen dos poderosos rayos de Luz, que van hacia la espalda, razón por la cual se ha creído que cuentan con alas. Ellos están con nosotros, lo creamos o no, y al contactarnos con ellos extendemos y expandimos nuestra capacidad de crecimiento y transformación, comenzamos a abrirnos al estado de gratitud, momento en el que pueden ocurrir los milagros y acercarnos más a nuestro destino.
Si bien gran parte de los seres humanos cree en los ángeles, no todos están lo suficientemente informados respecto de su naturaleza y sobre los múltiples beneficios que puede deparar la relación con ellos. Por este motivo, es que decidí crear un completo taller, que comenzará a principios de diciembre, donde no sólo enseñaré formas prácticas de contactarlos, sino que también les contaré sobre mi propia experiencia con ellos, en todo nivel, es decir para tomar decisiones, superar un dolor, cumplir metas, e incluso en temas materiales.

Nuestros Ángeles y yo ¡te deseamos un feliz octubre!