Aprender a reconocer y soltar los traumas alojados en el cuerpo

publicado en: Autovigilarse | 0

Cuando vivimos un dolor profundo o una experiencia traumática como un accidente, o la perdida imprevista de un ser querido, se suele pensar, como fútil consuelo, en el cliché «el tiempo lo cura todo» sin embargo, con los nuevos abordajes terapéuticos sobre el comportamiento humano, nos dan cuenta que es un lugar común alejado de la realidad. En efecto, quizá con el tiempo uno pueda olvidar conscientemente un episodio traumático, doloroso o algunos de sus detalles. Sin embargo, el cuerpo no olvida, es más, puede alojar por décadas un dolor traumático. Desde hace unas décadas se ha estudiado que si al cuerpo se le ayuda, es él mismo el que logra auto-regularse y descargar esas memorias emocionales traumáticas que lo afectan. ¿Cómo? A través de la sensopercepción o sentir consciente, esto es: riendo, suspirando, llorando, tosiendo, moviendo los ojos, estirándose, entre muchas otras reacciones que dan cuenta que el cuerpo vuelve a reaccionar con normalidad.

En Chile desde el año 2014 se ha dado a conocer la terapia que se enfoca en este delicado y reparador proceso de descarga de las memorias dolorosas alojadas en el cuerpo llamado Experiencia Somática (ES) de la mano de la sicóloga transpersonal Vilma Bustos, quien aprendió la técnica en Uruguay con profesores especialistas que venían de la Asociación de trauma de Brasil. El impacto que provocó esta terapia en la terapeuta la llevó a promover la enseñanza en Chile, de tal manera que desde hace dos años ha organizado y coordinado la formación de especialistas en E.S. (tres niveles distribuidos en tres años) con participantes tanto nacionales como extranjeros.

En este contexto, actualmente prepara la Segunda formación de Experiencia Somática, la cual estará dirigida por la sicóloga clínica brasileña Marilia Do Reis, y se realizará entre el 3 y 9 de julio, oportunidad en la cual se impartirá el primero de los tres niveles de estudios, a un valor es de 750 dólares (contacto de inscripción y consultas: vilmabustos@gmail.com / +56 9 76681006).

A diferencia del primer grupo de formación, con tres módulos al año de cuatro días, en esta oportunidad se realizará en 7 días y quienes no puedan asistir a esta primera convocatorio lo podrán hacer en el segundo llamado que se concretará entre el 13 y 19 de noviembre.

Conversamos con Vilma Bustos para desentrañar los fundamentos y características de la formación y de cómo nuestro cuerpo físico reacciona ante una experiencia traumática.

«Se usa una técnica muy específica y muy elaborada -explica- que fue armada por el sicólogo norteamericano Peter Levine, quien por más de 30 años estudió el comportamiento de los animales, y tras observar con detalle su naturaleza centró sus investigaciones en el aspecto mamífero de los seres humanos, que se vincularía con los animales, es decir, en el cerebro reptiliano de las personas. El tema es que hay varios métodos para tratar el trauma, pero se centran principalmente en lo cognitivo y lo emocional; concentrados en el autodominio, autocontrol, relajaciones, pero todo desde lo mental, y lo que planteó Levine fue que para curar un trauma se podía tomar contacto con las sensaciones corporales de la persona: la sensopercepción, que resulta ser la herramienta clave que se usa para trabajar la Experiencia Somática».

¿Cómo se entiende la sensopercepción?

-Al tomar conciencia de las sensaciones, el cuerpo tiende naturalmente a regularse, y si le damos cabida a esas sensaciones, y lo ayudamos, el cuerpo vuelve a encontrar el pulso, se auto-regula y se sana. Una de las cosas que ocurre con la vivencia de un trauma es la desconexión de la persona con el cuerpo, y para lograr la renegociación del trauma, momento en que el afectado pueda sostener el dolor que guarda en el cuerpo, pueda traspasar el miedo y asimilar ese nivel de dolor, se realiza ayudado por un especialista, en Experiencia Somática en este caso, para que su cuerpo esté mucho más relajado. Si el cuerpo está relajado podemos llevar a la persona a sentir la molestia de ese dolor, que es la punta del iceberg de trauma. Entonces si uno invita a la persona a sentir ese dolor en un cuerpo relajado, la persona no se asusta y así puede ocurrir que al percibir este dolor y al sostenerlo un rato, el miedo se disuelve. Cuando se aplica la técnica, las memorias traumáticas aparecen en algunos casos con gran facilidad y en otros no, pero la técnica igualmente le sirve.

¿Entonces desde un tratamiento conectado con lo físico se logra el ciclo de recuperación de la persona?
-Si bien la E.S. trabaja con la sensopercepción, en el método está todo unido, porque después se trabaja con la emoción y con lo cognitivo. Estamos frente a una técnica integrativa, que considera que cuando el cuerpo descarga la energía que está acumulada, porque no se pudo descargar frente al evento traumático, también están involucradas las emociones, y por tanto, se produce un efecto de tranquilidad, y la parte cognitiva de la persona aparece al momento en que se da cuenta que lo que ocurrió fue un impacto fisiológico y que sí se puede comprender desde otro lugar; la persona logra mirar el evento con elementos que no había visto antes.

¿Cómo se lleva a cabo la técnica?
-Generalmente lo que se hace en E.S. es que uno le pide a la persona que cuente la situación de manera muy general, porque el cuerpo se empieza a activar. Como los seres humanos trabajamos con imágenes, entonces se plantea que el repetir la historia a través de las imágenes es como si la situación estuviera sucediendo en el presente y se activa la fisiología del cerebro reptiliano.

¿Qué significa que se activa esa fisiología?
-Que el cuerpo siente nuevamente que está siendo atacado o agredido; siente que está en peligro.

nepal-terremoto¿Y la persona puede temblar, sudar?
-Se activan los síntomas y respuestas de sobrevivencia, y claro, la persona tiene síntomas o tienen una sensación de agobio que es lo primero que aparece: le suben los latidos del corazón, que tienen que ver con el sistema nervioso autónomo, simpático, que es el que te ayuda a salvarte y en ese momento la persona debiera huir, luchar o congelarse, que son las respuestas naturales de los mamíferos. Sin embargo, el cuerpo de los seres humanos no suele tener la posibilidad de la descarga y de realizar esas acciones. Y precisamente uno de los temas de la energía del trauma es que hay una parte de la persona que no sabe que ese evento traumático ya pasó.

Si la persona que sufre un trauma no descarga su cuerpo, no cierra el ciclo fisiológico adecuadamente como luchar, huir o congelarse ¿podrían generar alteraciones en otros aspectos de su vida?
-Claro, lo primero que aparece tras un trauma son síntomas físicos. Muchas veces depresiones, obsesiones, agotamientos, manías, incluso muchas veces las personas diagnosticadas como bipolares su comportamiento puede tener más que ver con esta energía guardada en el cuerpo que con un problema siquiátrico.

¿Cómo se aplica este tratamiento?
-Es una metodología que es sumamente delicada, incluso en el momento de formación. La primera tarea del facilitador al trabajar el trauma es que la persona pueda sentirse segura, contenida, y gracias a esto la persona sola puede ir entretejiendo y llenando los huecos de esa membrana de protección que se ha roto por el evento traumático. Después de eso se le pregunta cuál es su tema, y la persona te dice por ejemplo que tuvo un accidente tal año, pero uno como facilitador nunca va al punto cero, nunca se toca esa imagen del accidente, porque no se busca revivir el evento traumático, sino que la persona descargue la energía de trauma que quedó fisiológicamente guardada (en la musculatura lisa). Lo que nos interesa es que esa energía se vaya descargando del cuerpo muy suavemente, muy despacio, y en la medida que la persona percibe que va liberando esta energía empezará a sentirse mejor. Las primeras descargas pueden ser con temblores, bostezos, suspiros, cambios de tono de piel. Después viene el tema de pendular, donde el facilitador le pregunta a la persona cómo se va sintiendo. Es una terapia de mucha auto-curación, y lo que hace el terapeuta es que acompaña, sostiene, contiene, le muestra los recursos que tiene la persona.

kauerndes-madchen-mit-gesenktemkop-Egon-Schiele-620x300LA FORMACIÓN EN EXPERIENCIA SOMÁTICA

Esta Formación es un abordaje de vanguardia para la integración de la experiencia psico-somato-emocional y la resolución de memorias traumáticas. Basado en los últimos avances de la neurociencia, la etología (estudio del comportamiento animal) y las terapias de orientación corporal. Su herramienta principal es la SENSOPERCEPCIÓN que nos permite rastrear respuestas corporales con el objetivo de facilitar el proceso auto-regulatorio del sistema nervioso.

“Mi interés –explica Vilma Bustos- era que muchos alumnos pudieran recibir en forma directa de parte de un profesor de ES esta formación y así se concretó en 2014, y paralelamente, empecé a enseñar desde noviembre del 2013 en un grupo de estudio donde nos reuníamos una vez a la semana lo que yo había aprendido en mis cursos» A eso le siguieron los cursos de formación de especialistas en Chile como el que organiza actualmente.

El próximo jueves 25 de febrero a las 19 horas, Vilma Bustos impartirá una charla informativa de manera gratuita: Eliodoro Yáñez 2979 (sala de reuniones / inscripciones: vilmabustos@gmail.com)

Links de interés sobre E.S.
http://www. somaticexperiencing.es/Peter- Levine.htm
http://www.traumahealing.com/ somatic-experiencing/peter- levine.html