Por Sybila Oráculo
Sacerdotisa de la Diosa
www.sybilaoraculo.com

Para los paganos del norte, un mayo coronado con flores; en este hemisferio coronados en noviembre; celebrando “el vamos” del verano; la sinapsis en que el femenino sagrado se une a su masculino; cuando la sexualidad sagrada se encuentra en su esplendor. Todos llevamos en nuestro interior esta dualidad. Conectados con el máximo potencial de la luz, el Dios, junto con la fertilidad de la tierra, la Diosa.

Handfasting
Las parejas que deciden caminar como dualidad, realizan su unión en el rito de la sagrada comunión pagana. Este rito es conocido en Europa como Handfasting, (unión o enlace de manos) y es dirigido por una sacerdotisa de la Diosa o sacerdote, bajo la espiritualidad de la antigua religión, es decir, la religión de la Diosa. La teAlogia primigenia de la Tierra, cuando todos los reinos existentes convivían; cuando se experimentaba la espiritualidad libre, aunque no por ello menos pulcra en sus ritos y secretos mágicos. Portadores de sabiduría, nuestros chamanes, brujos, brujas, magas, magos, abuelos, meigas, sacerdotes, sacerdotisas nos hacían partícipes del encantamiento de los ciclos, del cosmos y las energías sutiles de los diversos reinos; cuando la única iglesia y templo eran los bosques, los apus, los campos, la madre tierra.
Desde hace un tiempo, se ha transmitido la usanza pagana de casarse con Hadfasting, pero lo cierto es que siempre ha existido. Antes de la colonización, de la llegada del cristianismo y catolicismo, las parejas eran unidas en sus tribus y clanes locales por su cosmovisión, por ende, es un rito presente para los paganos latinoamericanos, ya que proviene de sus propias tradiciones de cada región y a su vez, cada tribu lo practicaba con su cariz y especial tradición.
Si todos somos de la Tierra y tenemos nombres en nuestras cosmovisiones, todos somos paganos, no existe una receta ni forma única para esto. El sacerdote o sacerdotisa lo aprende de sus ancestros y lo practica con su estilo particular o como lo aprendió desde los sabios de su clan.
Estamos ante el rescate de una tradición muy antigua, que se realiza junto a los seres más queridos, en la tierra, mar, bosque, parajes escogidos por la pareja, incluso podría ser en un cruce de caminos. Se cree que unirse en un cruce de caminos da buena fortuna; pues la unión de los dos caminos simbolizaría la unión de los dos corazones durante la ceremonia.
Se pueden ubicar fotos de los novios en un altar preparado por ellos junto a la sacerdotisa o sacerdote, donde además se aúnan significativos elementos nobles. Los padrinos obsequian también bendiciones hacia los novios y regalos especiales. No existe una experiencia de regalar objetos materiales prácticos o caros. El obsequio hacia los novios posee un sentido de bendición en su experiencia, pueden ser piedras, libros, incluso algo confeccionado pensando en alguna bendición.
Una bella manera, y siguiendo con la tradición, es que los familiares participen decorando el lugar, haciendo de la festividad algo sagrado; una experiencia de felicidad y comunión. Se dispone de un altar y un rezo y ritos especiales a la ocasión.
El matrimonio sagrado es parte de una serie de ritos conocidos como los Ritos de Paso. Suelen promoverse en las redes sociales como matrimonios Celtas. Eso es porque algunos paganos conservan el enlace a esa usanza. Los paganos somos libres, por lo cual existen diversas visiones de cómo llevar a cabo esta tradición. Hay sacerdotisas que son flexibles con respecto a los requerimientos de los novios; otras no tanto si ello implica alterar parte importante de los ritos. Debes saber que hay todo tipo de visiones. Existen sacerdotisas (es) que realizan enlaces mezclados y de ambas religiones si esa religión lo permite; o en algunos casos simplemente las personas lo hacen sin previa autorización; algunas bodas son celtas con especiales sutilezas y ritos angélicos, si la pareja lo requiere. Existe una amplia gama y simbiosis en la forma. Hoy, las personas están más abiertas a seguir a su corazón que a una Iglesia. Otros, como es mi caso, conservamos altamente el proceder ritual, pero con los nombres propios de nuestra tierra.
Las parejas pueden vestirse como quieran, así algunas se adornan con símbolos mágicos, coronándose con la señal del Dios y de la Diosa; otras usan los atuendos de túnicas, porque son personas que se sienten brujos y siguen ese camino porque conocen sobre la importancia del vestir mágico; otros visten muy sencillo y artesanal como una manera de homenajear los espíritus de la tierra, usan materiales nobles locales y de su cultura. Van escogiendo según sus propios saberes, visiones y pulsos del alma.
Lo que debe quedar claro, es que no es una moda estética, y si el casamiento común posee como atadura a la justicia civil y los compromisos, las leyes, en el caso del matrimonio pagano estamos frente a un rito álmico serio; una alianza espiritual.

La unión de manos en forma de ocho y los nudos del lazo de matrimonio, simbolizan que el amor verdadero no tiene principio ni fin, no puede deshacerse, incluso, si decidieran hacerlo en privado, porque su testigo es la sacerdotisa. El compromiso que se adquiere es poderoso y para toda la vida eternamente fieles, eternamente unidos en el amor en ésta y quizá cuántas vidas…, posee poderes fuertes que no los separarán, a menos que sea por propia voluntad y responsabilidad, es decir, sólo la pareja puede deshacer el matrimonio, de manera espiritualmente correcta, sin dañar al otro en venganza ni odio. Por ende, un enlace pagano, no debe tomarse a la ligera.
Estos enlaces no discriminan a las personas del mismo sexo que deseen unirse, y se espera que quienes deseen este tipo de matrimonios sean personas responsables con el planeta, la ecología, la diversidad, el respeto interracial y consecuente con el respeto a la naturaleza y los animales; que vivan de una manera sustentable si es que anhelan recibir la bendición e invocar el espíritu de la madre tierra.

El Palo de Mayo (Noviembre hemisferio Sur)

Existen parejas que prefieren enlazarse durante la festividad de Beltane y ellos están junto al palo de mayo mientras el círculo de personas enlaza y lo trenza.
Alegorías de este palo de mayo endulzado y adornado con cintas de colores que representan la energía y que invita a que cada participante escoja uno como virtud de empoderamiento, se va envolviendo  en una espiral de energía en el árbol o tronco. Con este rito se despierta su elemental sagrado y se honra. Antes de dicho acto se salta el caldero, encendido con los fuegos beltanicos, que nos empoderarán de las energías que necesitamos para superar obstáculos en lo que queda del año. Amor, placer, alegría, ritos de magia y amor, celebrando la coronación de los Belinos uno de los nombres del Dios Sol; o recordando el amor que se profesaban las parejas que pasaban las noches en los bosques y que ahora también podemos vivenciar que tanta falta nos hace volver a la tierra, al bosque.

¿Qué es Beltane?
Celebramos a la diosa fértil que ha producido la semilla que habíamos sembrado. Ésta es la ocasión de realizar los elixires de amor con los herbolarios mágicos que toda bruja o brujo conoce para su recetario magistral. Elixires para la buena salud o comidas afrodisiacas por ejemplo, que ayudan a defendernos de todo mal enviado por enemigos declarados o sombras propias. En astrología se trabaja con la casa 5, 7, 8 y 12 para una meditación en ellas y así potenciar su vida y mejorar la vibración. Muy común es que las parejas consulten lo que en astrología se denomina sinastría de parejas, lo cual permite ver sus cualidades, potencialidades y debilidades en sus energías e integrarlas, sanarlas para estar conscientes de ello antes el enlace.

Elementos de los altares
Ocupamos cuarzo rosa y piedras del amor; también canela, almendras, frutos rojos, nueces para el amor para los rituales de ofrendas, y las conocidas recetas locales que sean populares afrodisíacos para el amor.
Rezos sobre el amor, la pasión y la fertilidad. Es el momento del grito cósmico de la vida; el poder del amor dice que ha triunfado, aquí ahora y para siempre. Se ancla la energía con un matrimonio o se invita a la renovación de votos.