Cristián Contreras: «Cada persona refleja el Universo entero»

publicado en: 2015, Miradas de la realidad | 0

Por Valeria Solís T.

No pasa inadvertido Cristián Contreras: ni por su estampa, menos aún por sus ideas y dedicación por romper las barreras del conocimiento. Si bien nuestro columnista inició su carrera en el periodismo, a poco andar se dio cuenta que pese a las buenas posibilidades que se le presentaban era insuficiente para su sed de aprender y comprender.  Fue así que estudió dos máster y luego un doctorado enCRISTIAN CONTRERAS 1 Filosofía de la Ciencia.  En ese camino viajaría por India y África, pasando por Europa hasta llegar a América, sólo interrumpido por dos años en la biblioteca de la Universidad Autónoma de Barcelona buscando y leyendo cuanto libro le explicara sobre las máximas de las civilizaciones que pudieran coincidir con las propuestas científicas del origen del Universo, hasta llegar a sus propias conclusiones y escribirlas.  Después, se fascinaría con las profecías mayas que dan pistas sobre el cambio de era, sobre el fin del mundo que conocemos y el comienzo de otro más espiritual. Conversamos sobre sus búsquedas, su incursión en la televisión como el Doctor File, y principalmente sobre las bases de su proyecto más ambicioso: la Academia.

Tu trayectoria se inicia con el periodismo, pero finalmente profundizas desde otras especializaciones… 

– Desde siempre me interesó el tema de los orígenes.  Después del bachillerato, entrando a tercer año de la carrera, leí un artículo que planteaba dos preguntas sobre la teoría científica del origen del Universo. Una de ellas era el por qué ocurrió el Big Bang, que para Stephen Hawking por ejemplo, era un misterio de la ciencia, pues nadie la había contestado.  Entonces, me dije: ¡encontré la pregunta!  Una pregunta que le daría sentido al resto de mi camino como investigador y filósofo. Entonces la tesis de mi licenciatura (de postítulo) se centró en la respuesta al por qué del origen del Universo, lo que me llevó a investigar todo sobre el origen de las civilizaciones, y después de 15 años publiqué mi primer libro con ese título, ¿Por qué ocurrió el Big Bang?

libro porque ocurrio el big bangEn tu búsqueda del origen del Universo encontraste un símbolo en común que estaba en las civilizaciones, y encontraste la explicación que los científicos recién habían descubierto en 1992…

– Claro, la pregunta sobre el por qué, es una reflexión de las religiones, el qué lo responde la filosofía y el cómo la ciencia. Entonces, primero estudié todo el mundo científico sobre la teoría del Big Bang, pero la pregunta del por qué ¡es religiosa!, y si era así, me pregunté: ¿existe alguna religión consistente con todos los datos científicos sobre el origen del Universo? Entonces ahí comienzo a investigar; llego a grandes autores y me doy cuenta que hay una línea de religiones y filosofías orientales que son consistentes con los datos físicos de la ciencia occidental.  Los vedas, el budismo y otras tantas. En el fondo de mi investigación llegaba a la síntesis de la Ciencia de Occidente y la Metafísica de Oriente, pues ambos mundos llegan a los mismos conceptos del origen del Universo, aunque desde paradigmas completamente distintos.  La filosofía oriental llega a través de la meditación y la abstracción con miles de años de diferencia, mientras que la ciencia descubre con claridad el Big Bang en 1992.  Por lo tanto, lo que nosotros estamos descubriendo hoy día sobre el origen del Universo, el mundo oriental ya había llegado ¡hace cinco mil años!

Cristián, venías de la academia universitaria y en los últimos años has hecho un trabajo más masivo sobre tus inquietudes, ¿cómo lo evalúas?

– Considero que es un tiempo positivo, porque muchos de los temas de los cuales he investigado por años los he podido sacar de las cuatro murallas de la universidad y los he llevado a la masividad, eso para mi es ampliar el conocimiento y la investigación de tantos años, y creo que he tenido una buena recepción, lo que ha sido muy positivo.

Estas inquietudes parten mucho tiempo antes…

– Claro, cuando me abro a los medios en 2011 me di cuenta que tenía tantos temas y enigmas tan apasionantes ¡que había que abrirlo!, entonces empecé haciendo conferencias y el 2012 me abrí a los medios de comunicación para hablar de los grandes enigmas de la historia universal. El camino ha sido abrir estos espacios que uno los pasaba en élites universitarias o conferencias.

¿Hay temas que has visualizado, que interesan más al público? Porque has tocado0 desde ovnis hasta mitos y leyendas, etc… ¡Es amplio!

– Es que soy investigador de enigmas y misterios, que es donde me he centrado, y eso siempre es cautivante. Si te fijas, en todas las disciplinas del conocimiento humano la más alta problemática son los enigmas. Cuando analizas las ramas del conocimiento humano, cada disciplina tiene tres grandes categorías: las preguntas, los problemas y los enigmas, y yo me he centrado en esto último. Lo interesante es que  para resolver un enigma tienes que ampliar paradigmas, y dejar muchos paradigmas tradicionales afuera y en ese ampliar rompes muchos esquemas y, por lo tanto, generas mucha controversia, pero ésa es la única forma de resolver los enigmas. Los paradigmas nuevos rompen esquemas.

Hace unos años me contabas sobre las mil columnas que existen en la cultura maya y que representarían los próximos mil años desde el 21 de diciembre del 2012, ¿crees que efectivamente el mundo ha ido cambiando a un nuevo paradigma?

– Tengo la convicción de que iniciamos un nuevo ciclo; desde mi mundo, nosotros estamos en una época de alfa y omega marcado por diciembre del 2012. Todo lo que se ha vaticinado para estos tiempos se está cumpliendo. Entonces, desde mi punto de vista, hemos iniciado una nueva cuenta del calendario maya. Por ejemplo, una de las grandes señales de estos tiempos es que iba a comenzar a existir más verdad, por miles de factores, ¡y lo estamos viendo!

politikon… De formas de actuar mal durante años, y que se destapa ahora…

– Estamos en una época donde confluye una oscuridad muy profunda y mayoritaria, y por otro lado, las semillas de la luz. Yo me sitúo en eso; según el calendario gregoriano estamos en el 2015, pero según mi año (del calendario maya) estamos en el año 1. El 2013 fue el año 0, el 2014 el año 1 y el 25 de julio del 2015 se inicia el año 2. Estamos en la primera columna de las próximas mil, es decir, es un momento en que, o el mundo logra evolucionar, o va a terminar autodestruyéndose. Suma a eso la visión global que se tiene hoy en día: las comunicaciones, la red que te permite llegar a muchas partes, la crisis climática, todas son señales para este tiempo.

Según mi percepción las crisis son positivas, porque es sacar la pus de la herida; pero para muchos, la crisis implica destrucción y el saber la verdad o los cambios climáticos feroces se puede interpretar como algo apocalíptico, como si la mirada estuviera más enfocada en lo que se está destruyendo que en lo que se sacará en limpio para construir…

– En ese sentido creo que mi trabajo es llevar la luz de las investigaciones, aunque eso sea doloroso para muchas personas. La gran mayoría, y así lo profetizan las grandes civilizaciones del mundo, estamos en una época gobernada por la oscuridad, pero donde hay semillas, y esas semillas de luz están en la verdad fundamentalmente, porque a partir de ella se genera luz.

Pero son las personas las que generan la oscuridad, o alguien lo puede tomar como algo sobrenatural… 

– Ahí nos vamos al tema de la doctrina del mal, y uno dice claro, son personas, se traduce en el comportamiento vicioso de personas específicas, pero ese mal, en el fondo, son almas malignas que se encarnan en la Tierra. Es un conflicto cósmico que viene desde el origen del Universo y que se materializa en ciertas personas, que son fundamentalmente viciosas. El vicio es la manifestación de la maldad. Yo siempre veo el mundo desde la síntesis, no es que exista el mundo metafísico desligado del mundo físico, están unidos, entonces cuando tú ves a una persona generando corrupción institucional, degradación, inmoralidad, todo eso viene de almas malignas, eso no significa que no tengan salvación, porque donde está el más malo ahí también está el cristo encadenado. Hoy existe esa batalla de hombres, que son la gran mayoría, que promueven el individualismo, el materialismo, los vicios, y una minoría que está sembrando luz.

¿Y los que siembran luz son los que están más conscientes, son más espirituales?, ¿cómo los definirías?

– Los rasgos de la luz se traducen en sabiduría, y la sabiduría es la cualidad de la espiritualidad. Todos tenemos inteligencia, eso es básico, y eso nos lleva a la conciencia, pero la mayoría tiene conciencia material; la sabiduría es el paso siguiente, y su cualidad es propiamente espiritual.

¿Es tener la conciencia del Todo?10339670_553191774800233_793087713644291200_n

– Otro ingrediente en ese sentido es la visión global, de ciertos principios universales como la interdependencia por ejemplo, que es otro rasgo de este mundo que viene. Eso quiere decir que no hay una dualidad, sino una interdependencia en el mundo. Otro rasgo importante es que cada persona refleja la totalidad del universo, cada persona es el mismo Universo. Y entre las cosas que yo pienso, es que en este nuevo comienzo tenemos que darnos cuenta del valor antropológico de cada ser humano en la Tierra y dentro del Universo.

¿A qué te refieres?                                                      

– Es que en el fondo, cada persona refleja el Universo entero. Es el Universo de naturaleza espiritual, dotado de libertad, de voluntad, pero es el Universo. Piensa que hemos vivido los últimos 500 años con una concepción antropológica negativa, destructiva, con que el hombre es lo peor que existe, y así el gobernante puede hacer lo que quiera. Según mi visión, el ser humano debe recomponer la visión antropológica que tiene de su especie. Y en los medios de comunicación estamos invadidos por conceptos peyorativos de la persona humana, en todo orden de cosas. Cuando por ejemplo George Bush dijo que el eje del mal era Corea del Norte, Irak e Irán, están condenados ¡todos! Y así comienza la guerra, con el entrenamiento mental de la descalificación de la persona.

Otro elemento importantísimo, a nivel del orden, es que todas las profecías hablan de que nosotros somos la esperanza del mundo.

¿Nosotros los chilenos, los latinoamericanos?

– Sudamérica va a traer el orden al mundo, va a traer la moralidad que hoy no existe, a nivel del concierto de las grandes civilizaciones.

¿Eso por el reconocimiento de nuestros ancestros? Porque lo que somos hasta ahora es ser una consecuencia de las potencias…

– Sí, todo lo que es el rescate de lo ancestral es fantástico, y es un ingrediente para poder conformar una identidad auténtica y original. En mi último libro (Politikon 2012), propongo que no necesariamente el crear una identidad auténtica pasa por rescatar lo propiamente americano de nuestras etnias, sino tomar lo rescatable de todas las culturas de la Tierra , pero ¡de todas las culturas! y así conformar una cultura mundial.

Quiero vincularlo con el tiempo, ¿estas transformaciones son para los próximos cien años, estamos ahora transformándonos para los próximos diez años?, ¿hay una temporalidad en este cambio entre lo antiguo y lo nuevo?

– No puedo evitar pensar que lo que estamos haciendo nosotros hoy día, en términos de buscar la sabiduría, cultivar las virtudes, desarrollar una identidad auténtica y original, resonará en los próximos mil años, no es para mañana.

Entonces es lograr una conciencia planetaria, porque no pasa por beneficiar a la descendencia…

– ¡Por supuesto!, y es de lo que hablo en mis libros; por ejemplo, la Academia (desarrollada más adelante) está estructurada sobre la base de una síntesis entre la ciencia y la física de occidente y la ciencia o metafísica del oriente. Ese encuentro científico-cultural, entre la metafísica y la física, es la corriente cultural más potente para el futuro, y es la base para crear una identidad. La síntesis surge por lo que te decía antes, el descubrimiento de que los conceptos científicos sobre el origen del Universo son coincidentes con los conceptos filosóficos del oriente, es decir, dos mundos completamente distintos hablan del origen del Universo en el mismo sentido, con las mismas palabras, pero desde paradigmas completamente distintos. Después de tantos años de materialismo está naciendo la espiritualidad porque ¡hasta la física la descubrió! La física descubrió dimensiones espirituales; con la física tradicional eso no existía, pero con la física cuántica, ya hay científicos que hablan de dimensiones espirituales, ¡ése es el encuentro! Y es la única posibilidad de comprender la realidad del Universo. Eso es parte del nuevo paradigma. Y mi esfuerzo ha sido estructurar todos estos conocimientos en una Academia.

La Academia y el salón de los Espejos

10699798_654151784704231_781072054051015451_o¿De qué se trata la Academia?

– Lo único que busca es sabiduría, evolución de la persona, es para aquellas personas que se preocupen por su propia evolución, no es para entregar ningún título. Esta Academia tiene cuatro escuelas: La Escuela de los Enigmas, donde profundizaremos en los grandes enigmas de la historia y de las ciencias; la Escuela de las Culturas, donde veremos las grandes culturas de la tierra; la Escuela de los milagros, donde se hace meditación y ejercicios vinculados; y la Escuela de las fuerzas, que consiste en abordar todos los cambios culturales, por ejemplo, se aborda la reformulación antropológica, la reformulación filosófica, del calendario, religiosa, política, son ocho reformulaciones. La Academia en ese sentido busca ser un espacio para que la gente comprenda mejor el mundo que le toca vivir y pueda darse cuenta de los grandes cambios que vienen.

¿Y cómo lo llevarás a cabo?Cristián-Contrras-Radovic

– Vamos a empezar, espero en mayo, abriendo la Escuela de los enigmas y después las otras. En principio serán sesiones semanales. La particularidad es que aquellas personas que pasen por las cuatro Escuelas y quieran incorporarse como maestros de la Academia en alguna disciplina, podrán hacerlo después de demostrar conocimientos de los temas.

¿Y esto durará un año?

– Para poder ser maestro tienes que pasar por las cuatro escuelas y luego al salón de los espejos.                                                       

– El salón de los Espejos es la graduación, en un día muy especial, el 21 de diciembre. Ahí es el momento en que la persona se pregunta qué he hecho bien en la vida, es la reflexión de la graduación, no hay un examen, el examen es propio. Es de esperar que los valores, y la sabiduría que haya ahí le sirva para evolucionar. En este proceso de aprendizaje también incorporaremos la virtualidad, porque las sesiones son en Santiago, pero también la plataforma virtual permitirá ser vista por personas de regiones o del mundo. Más información en www.docfiles.cl

LAS 8 PROFECÍAS MAYAS

¿Cuáles son las profecías Mayas que han generado tanta expectación?

– Esta civilización que fue borrada del mapa durante mucho tiempo, deja un gran mensaje para este tiempo, que también es propio de Incas y Mapuches.  El mensaje común es la conexión y búsqueda de armonía con la naturaleza, con el equilibrio de la naturaleza.  Es una enseñanza que está en la sangre de Sudamérica ¡y es muy importante para salvar nuestra vida en el planeta frente a la destrucción que han hecho todas las otras civilizaciones!  Hay que conectar a la humanidad con los ritmos de la Tierra, con el sol y con el centro de la galaxia, dicen los Mayas.  Esto es clave para la sobrevivencia de la especie en el futuro.

¿Cómo surgen estas profecías?

– Los Mayas tienen diversas fuentes proféticas, que van desde antiquísimas estelas de piedra hasta mensajes de sus sacerdotes.  A partir de estas fuentes surgen  cuatro grandes intérpretes: Yeitecpatl que interpreta trece profecías, José Argüelles que interpreta siete, Walter Quiñones que alude a una multiplicidad de profecías, y yo que interpreto ocho.

¿Las siete profecías más conocidas, eran vueltas a interpretar o se recogían las interpretaciones del anterior?

– Las siete profecías más conocidas son las de Argüelles. Yo no solo leí a los intérpretes, sino que me fui a las fuentes mismas y en el año 2012, descubrí la octava, pues sentía que algo faltaba como señal para el futuro.

¿Las siete profecías entonces hablan del cierre del gran ciclo de era y tú interpretas la octava que da la pista sobre el futuro?

– Hay cuatro profecías de carácter externo, físico, astronómico, medioambiental,  que se han cumplido: un meteorito que va amenazar la vida en el planeta, y ocurrió con los cometas Schwasman-Washmann y Elenin; la alineación con el centro de la galaxia; el derretimiento de los polos con grandes huracanes, maremotos y erupciones volcánicas; la cuarta son las llamaradas solares que también se han cumplido.  Esto se trata de interpretar.

¿Pero alguien podría decir que hay cambios físicos que ya ocurrieron en la Tierra y no sea algo que esté ocurriendo solo ahora?

– Depende del intérprete. Las llamaradas solares son el rayo de sincronización del que hablan los Mayas, que se repite cada 5.125 años, que viene desde el centro de la galaxia y choca con el Sol y pasa por la Tierra.

¿Y las otras profecías?

– Hay cuatro profecías de carácter interno, humanista, cultural que dicen: una sociedad fundamentada en la guerra, materialista y dualista se va a acabar; el fin de esta sociedad será sucedida por una sociedad de mayor armonía con la naturaleza y de conexión espiritual; luego se anuncia que el cambio cultural es interno, “si quieres que el mundo cambie, cambia tú”. Y la octava profecía, tuve la oportunidad de confirmarla.

¿De qué se trata la octava profecía que interpretaste tú?

– Es la profecía de Koacan, can es serpiente, entonces la figura que aparece es como un bastón que se mete a la tierra, un rayo, dicen ellos, que se mete a la tierra a tomar agua. Según mi interpretación es el meteorito que cayó en la península de Yucatán, ¡es un rayo que se mete a la tierra! Y éste genera un impacto que forma morfológicamente la Cordillera de los Andes, que representa esta serpiente en la Tierra y que atraviesa todo el continente para terminar con su cabeza en Chile y Argentina, y es, precisamente, en el final donde está el nuevo comienzo. Por eso creo que nosotros somos el futuro, la última esperanza.

Cristián Contreras Radovic es Doctor en Filosofía de la Ciencia (Universidad Autónoma de Barcelona), Máster en Filosofía de la Ciencia, Magíster en Filosofía Política, Licenciado en Ciencias Sociales y de la Información, Bachiller en Ciencias Sociales y Periodista. Autor de diversas publicaciones y libros como “¿Por qué ocurrió el Big Bang? El enigma del origen del Universo”, “La Teoría del Big Bang y la perfección de la Sabiduría y “Politikon 2012, Una teoría política sobre una fundación cultural en Sudamérica y el rol de Chile” (Todos de Editorial Universitaria)