Por Fernanda Miranda
Psicóloga y analista de carta astral
www.cartastral.cl

Ya estamos en el Ciclo de Tauro, mientras les escribo con una enorme Luna Llena (en Escorpio, opuesto complemento de Tauro), reparo en los detalles para describir la totalidad de este arquetipo: Es primer signo de Tierra, y corresponde a la casa 2 en la rueda zodiacal. Su planeta regente es Venus, representa a la materia y sus manifestaciones de abundancia, así como también a la materia corporal en su genética y herencias. Es también la cualidad de heredar familiarmente bienes, representando así a la abundancia de recibir.
Y aquí quisiera quedarme un rato…la profundidad de Tauro radica en la espera y el despliegue de nuestros potenciales. Somos materia prima infinita que sólo ha de recibir ¿pero qué? La buena siembra, el buen abono, la buena agüita, los buenos deseos, ¡y zaz! que se despliega entonces el ADN de todo lo que somos capaces y de lo que han sido capaces nuestros ancestros.
Otras cualidades que posee son la belleza, la femineidad, la firmeza y resistencia, lo cabezas duras para aferrarnos a quienes somos, Es la oportunidad de escucharnos y ser capaces de reconocernos como modelos a seguir, reconocernos como una buena fuente de riqueza. ¡Eso es abundancia! La capacidad de tener y reconocer nuestros recursos internos básicos para sobrevivir en la vida y no morir en el intento, ¡qué importante y qué instintivo!
Así entonces mis bellas y bellos lector@s, saberse materia prima mínima y suficiente para sobrevivir debería ser parte de nuestras necesidades básicas a cubrir. Proveernos de esa mirada para nosotros mismos y lograr eso que nos proponemos, porque reconocemos que si lo deseamos ¡es porque está en nosotros el lograrlo!, ¡porque tenemos el acceso a ello!…por algo se nos ocurrió. Les quiero dar dos tips al respecto:

La GRATITUD, sabiendo que soy toda merecedor/ra de lo que hay. Y si una vez que ya logré estar en ese estado de belleza de estar feliz con lo que tengo y soy…
la INSPIRACIÓN, entonces viene la cualidad de conectar con el infinito de lo que soy y dejarme ser toda Fuente para mí y para el otro u otra. Saber que somos Fuente inspiradora es clave para el logro de nuestra materialización y abundancia.
Es tiempo de anclar tu energía poderosa en saberte bella y bello, escogible, amable, deseable… Son mis mejores bendiciones para ustedes en este nuevo ciclo. Y junto a la energía de Escorpio, iremos, poco a poco, soltando todo eso que ya no necesitamos, por el sólo echo de poner atención y gratitud a lo que sí soy.
Un gran abrazo, les espero en la consulta de lecturas de CARTA ASTRAL y PSICOLOGÍA en San Juan de Pirque.