Ciclo de Aries: La soledad del comienzo

publicado en: Astrología | 0

Por Fernanda Miranda Gaete
Psicóloga / Astróloga
Analista carta astral
www.cartastral.cl / +56997546288

Querid@s lectores, ya estamos en el ciclo de Aries, un ciclo para despertar la energía masculina, instintiva, inconsciente o manifiesta, que hay dentro de cada un@.
Es un bello momento para experimentar nuestro propio modo de iniciar nuestros proyectos, reconocer nuestros deseos y nuestro liderazgo, sobretodo con un@ mism@. Aries es el primer signo de fuego del Zodíaco y en su interpretación se aplica la misma fuerza que el ascendente: la personalidad individuada potencialmente si se trabaja en ello.
Es muy interesante comprender que la visión psicológica de nuestra personalidad está culturalmente determinada por la relación con la madre o por el cuidado que se vivió en la primera infancia para la supervivencia en la Tierra, es decir, estamos determinados por una fuerza inconsciente que se reconoce en la mirada continente de las figuras de cuidado. Desde ahí, la astrología propone  tomar  conciencia de ese patrón de reacción frente al otro y hacernos cargo progresivamente de esa personalidad, como única e independiente, y no desde el instinto.
Inicialmente en el útero (Piscis), somos uno con el otro y luego, al nacer somos separados de la madre y damos inicio a nuestra vida: así el deseo de la madre permite la continuidad de la vida y será por reacción instintiva el motor del deseo del niño /a, al menos por un tiempo.
Esta dinámica tan humana, es esencial al momento de determinar cómo somos, y para determinar el vínculo de nuestras futuras relaciones (Libra, signo polar de Aries). Por tanto, nuestra personalidad, en gran parte, está determinada por cómo nos ven los otros y cómo se relacionan con nosotros (piensan /hablan) y así ver cómo nos enfrentamos a los demás e cómo nos influyen en nuestras reacciones y deseos.
Es comprensible la importancia de evaluar cuál es mi deseo y cómo es que me movilizo hacia él, dándonos cuenta de que el alma se expresará a través de este deseo en la transformación que tengamos por medio de experiencias significativas individuales a partir de la comparación con el otro.
El alma se expresa a través de nuestro deseo y es evolutivo, porque en la medida que es posible intervenir en él y hacerlo consciente, puedes avanzar hacia la integración de tu propósito, conservando lo relacional y la pertenencia a lo colectivo.
Como ejercicio puedes retrospectivamente evaluar tu metamorfosis en relación con tus deseos desde tu infancia a la actualidad. ¡Seguro que han cambiado!
Aries también representa los cortes y finales de procesos/ relaciones/ situaciones, así como los inicios de los mismos. Es la energía iniciática que promovemos a partir de nuestro deseo y ahí donde se ubique su regente, por casa y signo, representará el ámbito en el cual podrás conocerte mejor en relación con tu deseo.

Es muy importante entender que el dolor de no poder el deseo, o de sentir malestar ante el deseo del otro, o la frustración de sentir soledad existencial es propio de lo ariano hasta que logras hacerlo consciente. Por lo mismo, es también el ciclo donde se inaugura la soledad, pero, ojo, andar por cuenta de un@ mism@ es un acto de valentía.
La valentía ariana es un premio al reconocimiento de nuestra existencia en un mundo donde se educa para el comportamiento colectivo y consensuado. Lo alternativo y único es excepción, especial.
Te invito a elevar esta energía masculina consciente y a sentir la inauguración de la experiencia de estar viv@. Atrévete a ser tu misma/o, atrévete a preguntarte cuál es tu deseo, considerando por supuesto el de los demás. Ejercita el «yo creo», «yo digo, quiero, siento», etc… te sorprenderás de la fuerza interna que tu misma/o nutres como una chispa que impulsa tu identidad. Bendiciones a tus deseos, que se vayan elevando junto a su conciencia.
Si tienes tu carta astral, observa la casa 1, el signo de Aries, y el planeta marte, y medita acerca de vuestros deseos, soledades, proyectos e inicios.
Para quienes aún no tienen su carta astral, les invito a consultar, hay mucho crecimiento que se logra a través del autoconocimiento y empoderamiento a partir del sistema astrológico.
Reconocer la propia personalidad e intentar apropiarnos de ella es lo que se propone como terapia de integración: donde se conecta con nuestra alma y poder ser feliz en la Tierra con relaciones afines, desde la confianza y honestidad con un@ mism@ y los demás por delante. Aumenta la responsabilidad contigo y disminuye el estrés respecto de la responsabilidad externa, encuentra mayor equilibrio en la convivencia y resignifica tu idea de soledad.
Bendiciones en tus siembras e intenciones en este ciclo ¡tan poderoso!
Quedo atenta a tus consultas.