Ciclo de Aries, transformación para lo personal y colectivo.

publicado en: Otros Artículos | 0

Por Fernanda Miranda
Psicóloga. Analista Carta Astral
WWW.CARTASTRAL. CL
+56997546288

Estimad@s, ¿cómo vamos con el comando hacia dentro? ¡Que viva el autoconocimiento en familia; que viva el autoconocimiento acerca del propio deseo!
En esta edición nos toca revisar Aries, correspondiente a la Casa 1 y cuyo planeta regente es marte. Éste es el primer signo de la carta astral y el primer signo de fuego. La máxima de marte es que representa el deseo. El deseo con el que iniciamos el día, con el que entramos a esta Tierra, el primer impulso que nos hizo llegar aquí. Desde ahí el ascendente de la carta de cada cual va hablando acerca de su identidad y de quién es respecto a un otro, a la madre y luego a sus relaciones. Y va a hablando de un modo aparentemente inconsciente, desde reacciones e impulsos hasta deseos cada vez más conscientes, de una trayectoria, que es posible pensarla como álmica, y que va a hablando de quienes somos reacción tras reacción, deseo tras deseo, decisión tras decisión …. Ojalá cada vez con más conciencia. Estos son tiempos de crecer y de evolucionar si así lo Integramos en nuestras vidas. Como un oportunidad individual y colectiva, a pesar del dolor y las circunstancias.

En la Ilustración de la derecha, podemos ver que  en un círculo quedó encerrado la casa 1, con marte reunido a ♄  júpiter ♃ y a Plutón ♇. Es este famoso momento astrológico donde estamos entrando a la Era Acuariana. Marte está apoyando en Acuario, la integración, ¡de una vez por todas!, de volvernos responsables (capricornio en el ascendente) de nuestros instintos y darle forma a eso que deseamos para nosotros, para nuestros seres queridos, amigos, grupo familiar…y para la humanidad por extensión…Creándose así la oportunidad de instituir como proyecto social una humanidad nueva.
Otro dato importante es que frente a la casa 1 está Libra, casa 6, y ahí tenemos a Cáncer ♋, integrando a través de la intensidad actual, ya sea por las circunstancia relacionales o por el desequilibrio personal, un autoconocimiento ineludible: vérselas con el autoritarismo personal o del otro. Esto se evidenciará en peleas o discusiones innecesarias, pero instintivas a la hora de crecer y buscar paz personal y para quienes comparten nuestros espacios comunes, habrá búsqueda de orden y felicidad común.
Aries es el arquetipo de la guerra y en este tiempo nos mostrará la guerra que se ha de librar para lograr la propia identidad. Cuando las circunstancias se vuelven invasoras, entonces la vida justifica la guerra y la defensa como sistema para establecer la propia existencia en un lugar seguro.
Pero, ¿qué sucede si esa invasión, vista desde afuera, es pura proyección y parte de un teatro donde lo que estamos peleando es la propia autotransformación?
Creo que ya es hora de mirar hacia el interior y reflexionar acerca de los propios usos del tiempo y del espacio, acerca del estilo de vida que hemos llevado hasta ahora, ¿has sido rebaño y sólo has seguido órdenes y tiempos comandados por instituciones y jefes? podremos ver si es posible que hoy estés ante la liberación personal de tus usos del tiempo.
Es probable que hasta ahora hayamos estado viviendo una vida individualista que se haya dejado engañar por el confort y por promesas materiales… La desilusión estará ahí justamente para renovar la visión, porque ahora hemos de recibir y dar contención en nuestras relaciones, sentir amor incondicional para abrazar este cambio y este momento único en lo histórico, pero también en lo oportuno.
A partir de hoy, todos los días podrás pensarte en libertad y decidir en dónde y cómo deseas estar. Ahora, el aprendizaje colectivo de la responsabilidad individual ¡es indispensable!
Aprender a desear y ser como deseas es parte de lo que trae esta conjunción Júpiter ♃ – Plutón ♇. Aprender a estar presentes, a transformarnos, a crecer en conciencia cuando las crisis son una oportunidad, la oportunidad de ser felices desde dentro a pesar de las circunstancias y sobretodo, a crear con responsabilidad, considerando las creencias de quienes te rodean,  y de seguir escuchándonos a nosotr@s mism@s.
Aries representa también el nacimiento, el proyecto de existir como único y diferente, representa la identidad. Refiere a la energía masculina de aparecer e iniciar, de comenzar.
Entonces, cuando pensamos en este ascendente en Capricornio (el comienzo que determina una carta astral), podemos imaginar fácilmente que comienza un nuevo tiempo social en donde el individuo ha de ser responsable de su libre albedrío (marte en Acuario) y ha de aprender a conocerlo, objetivarlo y traducirlo en una nueva habilidad de desear hacia el bien personal y a la vez colectivo, es decir, crear otra obra de arte.
Múltiples experiencias estarán contorneando este momento, en donde nuestros sistemas nerviosos determinarán cómo materializar la realidad y qué ojos interpretarán el presente.
Paradójicamente en este momento de máxima conciencia de libertad interior, se nos está privando de la libertad de movimiento a partir de la cuarentena… Hay quienes están solos y enfrentarán el trauma de su soledad, algunos el gusto de ella…hasta morir y nacer de nuevo. Y, lograr proyectar qué hacer con su nuevo tiempo. Hay quienes estaban siempre solos en el trabajo y llegaban tarde a sus hogares y ahora deben crear un espacio personal al interior de sus casas, por ejemplo.
Cada quien tiene el poder de transformar en conciencia sus creencias hacia el bien personal y común, acorde con las circunstancias que experimenta, y así la vida se encargará de traernos experiencias significativas de suficiente peso como para hacer crisis y evolucionar-crecer. Esto dependerá, por supuesto, del observador de este momento y de su propia estructura cultural y psicológica, para digerir este presente y aprovechar las circunstancias para dar el salto personal y social que estos tiempos ameritan.
Ésta es la tónica: es un momento ideal para el rezo aunado. Estará implícito, porque son tiempos de pensarnos en unidad y afinidad más allá de las diferencias. Es acerca del deseo para nuestros seres cercanos y que inevitablemente habrán mínimos comunes múltiplos en lo básico y podremos desear en común el cambio tan necesario. Se requiere tecnológicamente que seamos muchos, los más posibles, pensando /rezando/atrayendo lo mismo… Y qué mejor que esta pandemia que nos pone a tantísimos a pensar en nuestra economía, en los sistemas bancarios, en los sistemas de alimentación impuestos, etc…
En la carta actual ese marte está conjunto a saturno, y nos habla de un deseo común en el inicio de la Era Acuariana. Nos podemos dar el lujo de pensar lo que queramos al respecto. Seguro hay unidad en más de algún punto si tenemos que hacer una lista colectiva de cómo deseamos vivir cubriendo necesidades básicas de calidad en ese nuevo mundo.
Entonces, otra vez insistir herman@s de la Tierra, en que cada individuo es autoridad sagrada en su libre albedrío, que esta Ley es total, que viene gratis en la habilidad de desear, que también es gratis, que se puede creer ¡en lo que cada quiera! Por suerte las circunstancias actuales hablan de crecimiento y de responsabilidad por supervivencia individual y colectiva… Lo que hace que la libertad y ocupar el tiempo en leseras, no sea tal.
Hoy, la irreverencia ante la vida se reprime y ordena hoy día ante propósitos mayores. Reguladas incluso desde el exterior y desde misteriosos lugares otros.
Las circunstancias actuales son tales que el Libre albedrío es consciente y, al mismo tiempo, discernible y un proyecto de conciencia para muchos: aprender a hablar, aprender a decir, y qué mejor, aprender a pensar.
La tecnología de pensar y discernir el deseo es parte esencial del nuevo mundo que se avecina, con confianza para existir en él, con sistemas más justos y de cuidado para tod@s. Donde las creencias sean comunes a la hora de permitir la existencia de tod@s y que, al mismo tiempo, se pueda confiar y crear para el bienestar personal de manifestación y servicio.

¿Será esto posible?
La carta astral actual nos puede ir guiando en el rezo colectivo. Entendiendo por rezo ese lugar donde se ubica el deseo y el pensamiento: Sobretodo poner atención en la atención, desde tu mejor versión hacia lo que sea bueno para ti y para los demás. Sabernos co-creadores. Y seguro la unidad de nuestros deseos se manifestará, aunando creencias del bien individual hacia el bien colectivo.
Atención a la intención personal aquí y ahora, en cada cuerpo físico, mental, emocional y espiritual imaginando la propia coherencia con la alegría de manifestación personal dentro del colectivo. Un libre albedrío responsable y materializable hacia el bien mayor en la Tierra y el Universo.
Que el Yo Soy de cada quien se manifieste en renovada visión personal y de la naturaleza del otro, en armonía. Para poder pensar bien y servir al bien común con prosperidad aunada y con responsabilidad en el respeto al libre albedrío.
Encantada en acompañarles y servirles en este momento de tanta lucidez y cambio.