Ciclo de Piscis

publicado en: Astrología | 0

Por Narah, Fernanda Miranda
Psicóloga y Astróloga
Analista carta astral,
Maestra akáshica y Geómetra
@carta_astral_clwww,cartastral.cl

Estimados lectores ya estamos en el ciclo de PISCIS, corresponde a la casa 12 de la Rueda Astral, su regente planetario es Neptuno.
Representa a la tercera agua en la tríada del agua, por lo que contiene, a su vez, a Cáncer y Escorpio dentro en lo comprensivo del arquetipo.
Piscis representa ese lugar llamado ‘El Inconsciente’ que es la Totalidad de lo posible más lo imposible. Es el Todo y la Nada. Tras esta Luna llena de Piscis, honramos la presencia de lo más oculto dentro de nosotros, inauguramos este Ciclo Pisciano del Inconsciente, del mar más profundo, de la música y artes que fluyen CUÁL imágenes oníricas que intentan hablarnos acerca de aquello que está y que no vemos.
Piscis nos presenta lo psicológico, con Neptuno, hablando de un psiquismo inconsciente fundido a la Totalidad, donde únicamente podemos hacer consciente lo inconsciente a través de la confusión en el lenguaje, en los sueños, en las artes… Desde donde se recorta y emerge la realidad, ilusoria por lo demás, nos dice Piscis.
Así es, desde la totalidad infinita el no borde nos traer la fusión de las partes, que en una mente dualista, materialista y separadora sólo puede expresarse el caos en la unificación y así darse la confusión.
Es por esto que Virgo es el opuesto complementario, porque Virgo ordena aquello que Piscis funde y confunde desde su misión /propósito agua sagrada unificante, totalizadora y conductora de la información.
Por otra parte, Piscis representa el arte fluido y la música, donde podemos acceder a través del arte a la mismísima totalidad… (mediante la canalización acuariana realizamos dicha conducción).
Piscis representa como ya les dije el mundo onírico y la información que fluye desde los sueños… Incluyendo la posibilidad de autoconocimiento y auto-transformación si tomamos la cualidad del Todo y Nada, que nos trae este arquetipo oceánico. Mar profundo, sin fondo, sin principio y sin final. El universo mismísimo y su tecnología explayada.
Desde aquí, todo intento de explicación respecto a la Totalidad se vuelve el escenario de la espiritualidad en tanto intento de contención del caos sagrado existencial.
Al tener noticias nuevas de quiénes somos a través del caos de lo desconocido en el ejercicio de la espiritualidad nuestra vida se ordena de algún modo. La propuesta más atractiva que se me ocurre presentar al respecto es la obra de arte como intento de realización del Ser… La obra de arte o lo artístico darían el intento más sublime de creación de Vida en el ideal, en lo bello… Qué a fin de cuentas es muy posible que sea sostenido desde lo Ilusorio Así es Piscis medio confuso medio poeta caótico. A menos que se traduzca en obra de arte o en espiritualización.
Les invito a darse todo el tiempo en este ciclo para experimentar la devoción en el reconocimiento del Ser Humano espiritual que cada uno de nosotros es donde la sincronía de estar vivos es geométrica y sagrada (anterior a lo humano), donde la espiritualidad se sostiene permitiéndole al Ser manifestarse entre palabra y palabra, entremedio de los 5 sentidos, eje visión y visión. Sublimando la existencia en sí misma al soltar puntos de vista, al soltar el control.
Así, Piscis nos trae tiempos de Confusiones: al con -fundirnos con el Todo y ser presencia ahí en la Totalidad ahí en la profundidad desarrollamos la obra de arte de emerger en una permanente fluidez existencial qué su se piensa nos funde al todo volviéndonos nada. Es por esto que piscis representa el Todo y la Nada, no hay a medias.
Piscis es un arquetipo para implementar el vínculo a lo onírico, sueños, al útero, al inconsciente, a todo aquel espacio en donde poder ser Uno con el Universo infinito.
Por último, pero no menos importante, contarles que en lo pisciano encontramos la Ilusión y Des – Ilusión. Lo ilusorio es muy significativo de comprender aquí, ya que si cada realidad individual se recorta de la Totalidad, entonces podemos inducir la visión de que hay infinitas realidades. Por lo que desde ahí, entrar en desilusión es muy fácil, desvelando un lugar para entrar automáticamente en otra ilusión. Ahí donde tenemos a Piscis, a Neptuno, y la casa 12, es donde fácilmente caemos en la desilusión. Qué no es más que el haber creado /proyectado una ilusión, e decir, un recorte de la realidad que se dibujó que fluyó a partir de la condensación y el desplazamiento del psiquismo con un lenguaje desde una psiquis energética que es parte de una totalidad electromagnética de la cual somos parte.
Te invito a descubrir tu piscis y conocerte un poco más. Quedo atenta a tus comentarios, consultas. Puedes agendar desde mi web, Instagram u otros medios si deseas profundizar en este tema y otros intereses de integración desde la astrología.

Bendiciones y Gratitud.