Boris Galvez
Kinesiólogo integrativo
Co-Director Instituto Prana Kine www.pranakine.cl
Autor libro «Madre serpiente de la selva. Experiencias con ayahuasca»

El ser humano está compuesto de estructuras anatomofisiológicas que han pasado por grandes evoluciones. Cada una de éstas ha incorporado memorias específicas de todas las experiencias de la humanidad para llegar hacia el gran AQUÍ Y AHORA, para llegar a nuestro presente.
Si todas las estructuras internas están dotadas de la información de los tiempos más arcaicos, entonces ¿por qué no lo recordamos?
Al parecer al llegar a la Tierra en la nave útero, hemos incorporado los últimos planes espirituales para nuestra vida. No obstante, para nuestros ojos, llegamos como un paño sin tejer.
Así comienza la vida dentro de una familia y sociedad, en donde se hacen los primeros bosquejos de este paño que está por comenzar su obra maestra.
Pero, si reflexionamos más en lo profundo, el concepto animista nos hace pensar que todo tiene vida (desde una roca hasta una planta), y es debido a esto que el paño que estamos construyendo también lo tiene. Es decir, este paño sabe que será tejido con distintos colores y formas, pero lo que no sabe es cuál será su diseño final.
Cada estructura posee una memoria que tiene la finalidad de ser reconocida y recordada. Cada parte de nuestro cuerpo tiene algo que decirnos en cuanto a su memoria ancestral, y es por esto que es importante adentrarnos en el viaje interior.
Así, cada vez que comenzamos a conocernos, comienzan a rebelarse los misterios de la existencia. Por ende si sostenemos este paño con “consciencia”, él ya sabrá para lo que será usado, por qué en su memoria ya sabe a lo que viene.

Conócete a ti mismo

Pero vital será qué tejido irá fluyendo para hacer el tejido final o el gran mándala que es tu yo verdadero, aquel que quieres ser, aquel que haz soñado ser. Y además, lo más hermoso será que al ir sumando las piezas llegaremos al Sí mismo, al mándala más profundo que todes tenemos en nuestro interior, llegamos hacia nosotres mismes.
Comencemos el año recordando nuestro interior, tendremos la gran oportunidad de ser la mejor versión de nosotres y así darle espacio a esta realidad que estamos co-creando cada día.