Defensa energética con turmalina negra

publicado en: Campo energético | 0

En gemoterapia la turmalina negra es utilizada frecuentemente como escudo protector frente a energías de baja frecuencia que amenazan nuestro bienestar, conduciendo nuestra conciencia a niveles más elevados y fortaleciendo nuestro campo energético para evitar el ingreso de energías nocivas y parasitarias.
Lo interesante es que esta gema puede actuar sobre nuestra aura si simplemente la cargamos con nosotros directamente sobre la piel o en el interior de un bolso, pero si complementamos sus propiedades con una meditación indicada potenciaremos sus efectos.
Para beneficiarte de sus fuerzas protectoras puedes realizar el siguiente ejercicio una vez por semana:
Después de encontrar un lugar cómodo donde puedas sentarte con la espalda recta y asegurarte de que no serás interrumpido, vas a realizar tres respiraciones profundas con los ojos cerrados mientras sostienes una turmalina en tu mano izquierda. Si cuentas con dos turmalinas puedes usar una en cada mano. Ahora enfoca tu atención en la zona superior de tu cabeza, allí donde se ubica el centro energético (chakra) coronario. Imagina que esa zona de tu cabeza se abre lentamente como si de una compuerta etérea se tratara y esa apertura permite el ingreso de una corriente energética que desciende del cielo y que es capaz de ir uniendo tus siete centros energéticos principales en la medida que viaja verticalmente por el interior de tu cuerpo hasta llegar a la región perineal. Una vez que sientas la energía en ese lugar de tu cuerpo, haz que esta maravillosa corriente regrese a tu cabeza. Tus chakras se encuentran vinculados entre ellos.
El siguiente paso es imaginar que la turmalina que sostienes en tu mano despierta activando su fuerza protectora y comienza a emitir unas ondas que se irradian hacia todo tu cuerpo, barriendo con cada elemento discordante que allí se haya adherido.
Si sospechas de una energía venenosa específica que te acompaña, ya sea surgida de tu entorno o desde tu interior, nombra de qué se trata y pídele a la gema que la disuelva. Abre los ojos, toma un vaso de agua y prepárate para iniciar tu jornada.
Te recomiendo que lleves tu gema contigo diariamente, sobre todo cuando salgas de tu casa.