Desde Argentina
Luciana Orit
Isska Tantra / www.issska.net / info@isska.net

Los chakras son ruedas energéticas que actúan sobre las glándulas del cuerpo. Existen siete chakras principales que tienen su correspondencia con las diferentes partes del cuerpo, actuando a su vez en el aspecto psicológico de cada persona, y también interactuando con un órgano de acción específico.

Muladhara es el primer chakra que está ubicado entre el ano y el perineo. Ahí duerme la bella kundalini, y cuando vamos despertando, la energía vital (kundalini) se despierta y despeja todo lo que no somos para Ser, irradiando desde ahí al resto del cuerpo. Este primer chakra está conectado con la vitalidad, la supervivencia. En esa zona del cuerpo también se alojan nuestros miedos primarios. A este primer centro de energía que actúa también sobre el olfato, le sigue el segundo chakra: el chakra de la sexualidad, el cual está alojado desde el la zona genital hasta tres dedos debajo del ombligo. Swadisthana chakra, el elemento es el agua, el órgano de acción el el gusto. Este centro nos conecta con la creatividad, la sensualidad, el erotismo.

El siguiente centro es el tercer chakra cuya ubicación en el cuerpo está en la boca del estómago. Actúa sobre los órganos de la digestión en todos los niveles. ¿Qué comemos?, pero se refiere tanto a la comida como a las situaciones, vínculos, etc. Su elemento es el fuego y ahí con el correr del tiempo vamos experimentando nuestra capacidad de hacer alquimia en ese centro y en el resto de los centros, porque todos están interconectados; juntos son un sistema. Siendo que cada uno tiene su función, haciendo un todo. Anahata chakra, cuarto chakra, su elemento es el aire, la capacidad de compartir, de ofrecer, desde un realidad amorosa en principio con nosotros mismos.En el 5to chakra vishuda se despierta la intuición. La dignidad es otra cualidad que surge de forma natural y junto al proceso. Ajna chakra o el tercer ojo como le suelen decir, nos integra la visión, la capacidad de ver, de comenzar a resignificar nuestro procesos cada vez más por medio de la experiencia que nos da la consciencia.

El último centro que es el que sostiene a todo el resto, nos conecta con lo divino con la conexión con el todo.

Aquí los invito a una visualización: te propongo que cierres un momento tus ojos, y te invites a visualizar y a la vez sentir un círculo luminoso que nace desde la base del perineo y va subiendo por todo tu cuerpo incluyendo cada centro de energía chakra y luego desciende por detrás pasando por cada centro hasta volver de nuevo a la base, y así sucesivamente. Cada centro retroalimentándose uno del otro; formando parte de nuestro saber y a la vez del misterio mágico. Puedes practicar acostado o sentado, ofreciendote a ti mismo el placer de sentir tu energía vibrante cómo se mueve por tu cuerpo. Luego del ejercicio sal despacio, suave, poco a poco vas conectando con el exterior.