Por Esther Morales León
Psicóloga Clínica – www.esthermorales.cl

En el espacio exterior no existen los límites, tenemos un Universo magnífico y gigantesco que nos rodea; la creación de la divinidad está en constante creación y expansión, así miles de millones de planetas, estrellas y soles nacen y mueren, y entre medio permanece nuestro maravilloso planeta azul al borde de la vía láctea.
En Gaia, nombre espiritual de nuestro mundo, los límites geográficos se definen a sí mismos, por sus características específicas, mares, ríos y lagos se conectan con bosques, selvas, desiertos, montañas, siendo el único límite verdadero la diversidad y singularidad de cada uno. Los elementos como el agua, aire, tierra, fuego y energía conforman nuestro mundo, se interpenetran y permiten la vida de todos los seres desde un pequeño colibrí hasta un ballena azul, y también de nuestro propio cuerpo, una máquina biológica perfecta, que en esta encarnación anidará a nuestra esencia por un tiempo.
Ya sabemos que nosotros los humanos, sí hemos creado muchos límites entre naciones, ciudades, barrios, ¡viviendas!, hemos trazado esas líneas divisorias para defendernos y protegernos de los otros. Sin embargo, un grupo humano, como los pueblos indígenas, no dividen la tierra, pues ésta pertenece a la tribu, y la naturaleza se venera y se respeta, no se vende ni se depreda.

Límites psicológicos
Los límites psicológicos humanos son neutros, por lo tanto, depende de nosotros que éstos sean algo positivo o negativo en nuestras vidas. A su vez, la ausencia de límites, la podemos sentir  con más claridad cuando estamos en medio de la naturaleza o cuando viajamos a otras ciudades, visitamos diferentes culturas, o cuando nos comunicamos con otras personas por el ciberespacio. Personalmente, hace algunos años atrás promoví el los viajes de mi hijo mayor, tenía 23 años, a diferentes países, entre otras cosas me importaba que entendiera que los límites son mentales, así, cuando viajamos nos liberamos de nuestros roles y rutinas, y nos movemos con la inocencia de los niños.
Asimismo, saber poner límites psicológicos a los otros, puede resultar positivos para evitar que otros nos invadan, manejen o manipulen a voluntad, pienso en la cantidad de mujeres que he visto autopostergarse y tener una capacidad de entrega “sin límites” hacia el marido, los hijos, los padres, los jefes etc., llegando en muchos casos hasta enfermarse. En mi consulta, he visto muchas mujeres obesas que al revisar sus historias de vida uno se da cuenta que recubren sus cuerpos con grasa para protegerse de personas o situaciones que las dañan, porque no tienen la fuerza para, concientemente, poner límites y decir no. He tenido el privilegio de enseñar a muchas mujeres a decir no quiero, no puedo, no me gusta, no lo acepto y eso las ha impulsado a autovalorarse, quererse, poner límites saludables y ser mujeres más realizadas. Dile  a lo que te hace bien, aprende a decir no a lo que te hace mal, a lo que te complica la vida.
Las experiencias más dolorosas de nuestra vida, tienen que ver en primer lugar con la autolimitación que nos imponemos, así por ejemplo, cuando tenemos una baja autoestima realizamos tenemos comportamientos autodestructivos, como estar estancados en un trabajo que nos asfixia, o donde no crecemos ni somos felices; permanecer en una relación de pareja insana, donde ya no hay amor, sino rutina, y predominan los reproches y las agresiones mutuas. Las adicciones son formas más violentas de autoagresión, como intoxicando al cuerpo con cigarro, alcohol o drogas, pero con una aparente ganancia que es también la trampa: alivio, olvidarse de los problemas, alegría, libertad, sin darnos cuenta cómo una sustancia externa controla tu vida.
Nadie puede liberarte más que tú mismo(a), cónócete, analízate, atrévete a darte cuenta qué es lo que te produce miedo, rabia, dolor, amargura en forma crónica, busca formas de resolver esos problemas que te tienen atrapado(a), busca hacer los cambios que necesites en tu vida, da un primer paso y el universo se confabulará para que lo logres, la magia de la vida te está esperando, tú eres un ser maravilloso y único, amado por la divinidad !!!

Ejercicio
De pie parado sobre la tierra, al aire libre o en tu habitación, borra mentalmente tus límites físicos, envuelve tu cuerpo en luz blanca, por delante, por detrás, por los costados, por arriba y por abajo, siéntete dentro de un huevo luminoso.
Compacta tu energía alrededor del cuerpo, rellena fisuras o zonas más débiles energéticamente, estás creando tu campo de protección, nada ni nadie puede dañarte, tienes un escudo que te acompaña a cualquier lugar donde vayas. Para limpiar energías discordantes, haz girar un espiral de color violeta alrededor de tu escudo energético, desde la cabeza hasta los pies, en el sentido de las agujas del reloj.
Tú puedes manejar conscientemente tu campo de energía, en la naturaleza lo puedes expandir, contráelo y compáctalo para protegerte, tú eres el dueño de tus límites, nadie más. Ahora, siente nuevamente el campo energético que te rodea, expándelo, ábrete, no tienes límites, siente lo que eres, un ser de luz, infinito, eterno.