Por Valeria Solís T.
Periodista, Escritora, Terapeuta energética Adaba
Directora Mirada Maga

Así como la fuerza de gravedad, la realidad externa, visible y material nos atrapa con demasiado poder, haciéndonos olvidar quienes somos. Años y años de historia tratando de encontrar el alma en el cerebro, años y años minimizando los sentimientos por sobre la razón, o creyendo que otras especies de la Tierra no sienten (aún existen miles de personas que creen que los animales no sienten); años y años asumiendo que el mundo invisible no existe, porque no se ve con los ojos físicos; años y años quitándole poder a la subjetividad, porque es tan personal. Cuanto tiempo hemos perdido con este paradigma material, cuanto tiempo sin poder seguir profundizando en quienes somos y comprender así, que ¡para algo vivimos!
Cada vez que alguien me dice, por ejemplo «pero si la intuición es subjetiva, no se ve, no existe». Yo sólo pienso en el amor y respondo: «muéstrame aquí el amor que sientes por tu hijo, o tu pareja o tus padres. Quiero verlo con mis ojos físicos. ¿Cómo puedes garantizarme que los amas si yo no lo puedo medir. Creo que tu amor es subjetivo, es personal, no existe».
Fin de la conversación.
La dualidad de la existencia es una de las grandes falacias que nos alejan de nuestra verdad. Acá no se trata de ser espiritual o no, esos son caminos que se eligen en libertad si se desarrolla más o no, pero lo que ya no puede ocurrir es que seamos: o solo racionalidad, o solo cuerpo, o solo emociones, o solo sentimientos o solo espiritualidad. Lo siento, pero ¡somos TODO eso! Llegó el tiempo de que los velos caigan: es tan necesario asumirlo para vivir sanamente y poder así dar lo mejor de cada uno, de lo contrario, seguiremos atrapados en la dinámica del dolor, de la enfermedad, de la ignorancia y muchas se habrán dado cuenta lo rentable que es para un grupo de seres humanos que estemos disociados, sigamos ignorantes, enfermos, dolientes, trágicos.
Mis querid@s lectores, magos y magas, con esta edición cumplimos tres años de existencia, espero y esperamos quienes le damos vida a este espacio de Chile para el mundo, que cada punto de vista que aparece aquí, cada mirada, sea, o una inspiración o una fuente de reflexión, así podremos crear círculos virtuosos y seguir creciendo como personas.

L@s abrazo.