Editorial: Lo que no se aprende, se repite

publicado en: Miradas de la realidad | 0

Valeria Solís T.
Terapeuta energética Adaba, Escritora, Periodista (UDP)
Directora Mirada Maga

Hace algunas madrugadas sentí que la actual realidad planetaria podría ser comparada con una guerra mundial, quizá la tercera, la que sería provocada no por armas de fuego, ni bombas de racimo sino por la química. No es posible que hoy sepamos cuál es el origen de todo esto, qué interés hay detrás (todas las guerras tienen un interés económico no es de valores), sin embargo, tenemos un escenario del cual somos partes y podemos transformar.
Ya lo dije en otra oportunidad, que algo tan extremo como una pandemia develaría las sombras de nuestras sociedades, quedarían en evidencia los estilos de vida, el motor cotidiano, tan lejos de nuestra esencia, tan de superficies, hablé de la oportunidad de este desafío doloroso, porque sí es muy doloroso ver la desigualdad, la injusticia, el abuso de poder, la trastocación de valores, pero cuando lo dije empezaba recién este ciclo de transformación y hoy ya hemos pasado un año de este escenario excepcional, no es eterno, y lo que fue una esperanza se transformó en hartazgo.
¿Qué hacer?
Primero comprender que no es una persona quien liderará un cambio, porque es un cambio de conciencia colectiva y así como lo que ocurre en el macrocosmos también ocurre en el micro, entonces lo que puedas hacer por ti también se podrá reflejar en el colectivo. Si eres consciente de la voz de cuerpo físico, de tu cuerpo emocional, de tu cuerpo mental, de tu cuerpo espiritual y lo escuchas, lo respetas y lo armonizas, desde ahí sólo puede manifestarse equilibrio, armonización, sentido común. Porque yo no soy sin el otro /a, no soy sin el agua, sin la tierra, sin el viento, sin el fuego, sin las otras especies; porque yo no soy más que otro, ni menos. Nacimos para aprender a estar vivos, no lo olvides. Restaura tus memorias dolorosas, sólo así restauraremos nuestra realidad colectiva.