Desde Holanda
Lara Manqui
coach ontológica/ www.creatuvida.cl

Una situación recurrente con que suelo encontrarme cuando hago sesiones individuales de coaching es la duda sobre cómo ser auto-responsable cuando se trata de una relación de pareja. La pregunta es ¿qué tan responsable puedo ser cuando se trata de una situación que involucra a otra persona? O como dijo una de mis alumnas: “¿Cómo puedo hacerme responsable por todo?, si él también tiene que asumir algo de la culpa, ¿o no?”

Este tema se me hace complicado a mí también, ya que suena contradictorio a lo que enseño. El coaching de empoderamiento dice que todo lo que acontece en nuestra vida es por nosotros mismos, por nuestras creencias y pensamientos y todo lo que tenemos hoy es porque lo hemos creado de esta forma. Entonces cuando se trata de mi relación de pareja, ¿no hace sentido pensar que si no está funcionando es por mi culpa?

261115f2bc76394med¡Claro que no! Una relación nace y florece cuando cada integrante de la pareja, de forma madura y responsable, toma decisiones y acciones en virtud de la relación. Si una parte de la pareja toma una decisión que causa daño a la relación, esta persona es responsable de asumir ese error y de tratar de recuperar el daño que ha causado. Si un integrante de la pareja se siente pasado a llevar, o siente que el otro está perjudicando, de alguna manera, la relación responsablemente debe comunicar esto al otro, y buscar llegar a algún acuerdo común donde ambos se sientan tranquilos, amados y respetados.

Muchas veces escucho frases como “Es que pude haber sido más cariñosa” ó “Es que pude haber hecho aquello mejor” de mujeres que han sufrido un engaño de su pareja. Esto es un error, ya que a la persona engañada se le está olvidando que aunque a lo mejor no actuó de la mejor manera y posiblemente no puso el máximo de su parte, su pareja tenía la responsabilidad de comunicarle todo aquello que le estaba inquietando y buscar solucionarlo en conjunto en vez de tomar la decisión de cometer una acto que derechamente fue al quiebre de la relación.

Entonces, volviendo a la duda inicial, ¿cómo podemos integrar el concepto de auto-responsabilidad a nuestra vida de pareja, de forma que estemos poniendo todo de nuestra parte para crear una relación lo más amorosa, gratificante y fuerte posible? Es decir, ¿hasta dónde puedo llegar para asegurar que mi pareja y yo seamos plenos y felices en nuestra relación?

La auto-responsabilidad implica trabajar con uno mismo. Yo debo estar fuerte y sentirme completo para poder contribuir con esto a mi relación. Como sugerencia, aquí van algunos pasos iniciales para empezar a crear esa realidad para nosotros mismos y, consecuentemente, para nuestra relación:

amarme1) Amarnos primeramente y más que a cualquier otro: La relación más importante en nuestra vida es con nosotros mismos. Yo debo encontrar la manera de amarme más que a cualquier otra persona, sentir admiración por mi misma, ver la persona extraordinaria que soy y maravillarme con ella. Cuando nos amamos transmitimos ese amor que nos tenemos y también el mensaje que otras personas nos deben amar tanto como nosotros mismos lo hacemos, o aún más. Es responsabilidad mía poner la vara alta respecto al amor que me entrega mi pareja, evitando, por supuesto, caer en objetivos inalcanzables o sin sentidos. Esto parte conmigo, esencialmente con la forma que yo me trato y me cuido en mi vida diaria.

2) Tener claro lo que deseo para mi vida y comunicar esto a mi pareja:. El hacernos conscientes de nuestras inquietudes, necesidades, deseos y más altos sueños crea una pauta sobre cuales son nuestros límites y hacia donde queremos ir en nuestra vida. Comunicar esto de forma clara a mi pareja permite que ambos se sientan tranquilos al saber las condiciones que deben cumplirse para que cada uno se sienta realizado en la relación. No olvidar que nosotros mismos debemos respetar y trabajar en nuestros sueños si queremos que otras personas los tomen en serio.

3) Tener claro los objetivos que tengo para mi vida en pareja y asegurar que estos sueños son compartidos. ¿Qué visión tienes para tu relación? ¿Qué deseas crear a partir del amor que compartes con tu pareja? Con toda tu vida por delante, ¿qué ves para el futuro que tienes junto a la persona que amas?

707_35863512301_6941_nUna infinidad de veces he visto parejas que no tienen ningún sueño en común y aunque cada uno puede respetar los sueños individuales de su pareja, la relación no tiene como crecer al no tener un rumbo definido. Debes tener claro tus sueños para esta área de vida y luego llegar a un consenso junto a tu pareja para definir sus objetivos comunes. Quizás al comienzo no tengan exactamente los mismos sueños para su vida en pareja, pero en conjunto tienen el poder de crear un propósito más alto para la relación que sea igualmente gratificante para los dos.

Pero ¿dónde quedan el cariño, la compasión, el respeto por el otro? Tenemos que pensar que la base de la relación es el amor que tengo por mi pareja y con ese amor vienen ciertas características propias de él. Sin embargo, cuando mi compañero o compañera es auto-responsable, el hecho que se ame, que tenga claro sus sueños personales, y tenga en vista un objetivo más alto para nuestra relación hace que cada vez yo la respete, admire más  y, a su vez, que el sentimiento que tengo por esta persona se vuelve más fuerte. El ser auto-responsable es un regalo que yo le doy a mi pareja y que ella me da a mí, ya que crea un espacio amplio, limpio y tranquilo para que se desarrolle y crezca nuestro amor.