Por Pilar Godoy Cortez
Artista e investigadora del oficio textil y sus comunidades
Pertenece al colectivo Nido Textil
www.nidotextil.com
pgodoycortez@gmail.com

Créditos: @claudiaafur

Somos la Tierra, defendiéndose se escucha desde el cielo a la cumbre
elevarse para estar al lado de las nubes.
¿Cuánto tiempo pasará para que el Estado y las megas empresas liquiden a los territorios en los que vivimos?
Nuestra memoria está marcada en la Tierra, en los cielos, en las raíces.
Nos enseña a volver a retomar lo que para muchos fue olvidado.
Es tiempo de tejer un rezo activo, no sólo para sanarnos a nosotr@s mism@s , sino también para
poder ver y co-habitar un entorno sano, sin antenas, sin torres, sin acueductos, sin abuso de poder, sin egoísmos ni codicia.
Hay que estar presente, es hora de la acción. Bajar de la cabeza a los pies. Contemplar y marcar presencia.
Aunarse, rezar desde el alma
como un canto en miles de lenguas,
como un tejido brocado en diseños,
tener fe, con los pies en la tierra.
Los textiles nos registran un llamado a recordar, a leer los mensajes de cómo habitar. Mover nuestra energía creativa, transformar el pensamiento del pasado y sentir quién soy.
Observo la estrella que ahora me guía e ilumina mi intuición.
La estrella atrae estrellas, somos constelaciones de este cosmos.
Libertad para nuestro planeta, por nuestros territorios internos y externos.
La Tierra es resiliente y nosotr@s con ella.
Leamos los mapas pasados y bordemos las cartografías presentes.

**Dedicado a las y los valientes luchadores de La Dormida, reserva de la biósfera, Chile.