El estrés o el convidado de piedra

publicado en: Autovigilarse | 0

Por Lara Manqui
Coach ontológico (www.creatuvida.cl)

Hay momentos en nuestras vidas donde vivimos más estrés de lo que normalmente estamos acostumbrados a manejar. Un cambio de casa, problemas con colegas en el trabajo, un hijo con problemas de conducta, u otra infinidad de situaciones que pueden impactar nuestra vida haciéndonos sentir muy presionados y hasta sin fuerzas para lidiar con todo lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

Cuando estamos bajo este tipo de estrés es natural que dejemos de ver lo positivo que sigue aconteciendo en nuestras vidas por estar abrumados con lo negativo. Ciertamente es normal sentirnos deprimidos cuando estamos pasando por situaciones adversas, pero si realmente queremos, tenemos la posibilidad de tomar acciones que nos ayuden a volver a un estado más tranquilo, centrado, y de mayor compasión con nosotros mismos.

Los invito a hacer un ejercicio conmigo para que veamos de qué se trata.

abrazo12c-Cierra tus ojos y recuerda la última vez que recibiste un abrazo de alguna persona muy querida. Vive este recuerdo como si estuvieras ahí: conéctate con el momento justo antes de recibir ese abrazo, el calor que sentiste al recibirlo, como los brazos de esta persona te apretaron y cómo tú también apretaste de vuelta. Deja que este abrazo dure el tiempo que quieras en tu imaginación.

Al abrir los ojos toma conciencia de cómo te sientes. Amor, regocijo, un sentimiento de tranquilidad o un agrandamiento del corazón son algunas de las maneras en que puedes traducir la sensación de bienestar que te produce este recuerdo. Probablemente es una sensación muy similar al que sentiste cuando recibiste ese abrazo,  y seguramente muy distinto al estrés que puedes sentir cuando estás pasando por tiempos difíciles.

Las sensaciones de bienestar se producen en nosotros porque nuestro cuerpo se encarga de hacernos sentir bien cuando estamos conectándonos con personas que queremos, como también cuando lo hacemos de manera cariñosa con nosotros mismos. Son las llamadas acciones pro-sociales las cuales son fomentadas por nuestra biología, haciendo que cuando ayudamos a otros, como por ejemplo a través de un abrazo compasivo, se liberen  en nuestro cuerpo ciertos químicos que hacen que nos sintamos amados, felices y principalmente muy tranquilos.

¿Qué otros actos de nuestra vida cotidiana producen estas sensaciones en nosotros? Cuando ayudamos a otros a crecer, cualquier acto de creatividad que podamos tener, y también cuando estamos construyendo algo beneficioso, sea para nosotros mismos o para nuestros seres queridos. Incluso los actos de bondad y apoyo a personas que no conocemos producirán este efecto en nosotros.

Ahora que ya sabemos que contamos con una forma natural, agradable y muy factible de reducir el estrés, ¿por qué no la aprovechamos para aliviarnos de las emociones negativas que estamos viviendo? Aquí van algunas ideas para que nuestros días de estrés sean más ligeros y placenteros (y si deseas experimentar con más de una, ¡bienvenido sea!):

1395061000_423450_1395242485_noticia_normal**Reunirse con amigos o familiares: Hacer una noche de juegos, preparar una cena especial con tus seres queridos, o simplemente reunirse a ver películas y comer cabritas. No hace falta que sea muy elaborado, el sólo hecho de estar junto a tu gente querida va hacer que tú y todos los convidados se sientan contentos y queridos.

**Enseñar: No necesitas ser un gran maestro para enseñarle a otro algo que tú sabes. Cualquier pequeño detalle que ayude a otro a estar mejor, va hacer que tú misma te sientas mejor. Ejemplos de esto pueden ser: ayudar a algún colega con un problema por el cual tú ya has pasado; enseñarle a alguna amiga tu receta favorita, o enseñarle a un hijo pequeño una nueva canción. Es divertido enseñar y más divertido aún, es ver cómo otros crecen gracias a lo que han aprendido de ti.

**Dedicar tiempo al autocuidado: Las acciones pro-sociales también tienen mucho que ver con hacernos a nosotros mismos más fuertes. Esto significa que el tomar tiempo para nosotros mismos cuando estamos pasando por tiempos de estrés es una excelente manera de hacernos sentir mejor. Asegurarnos que estamos descansando, priorizar una buena alimentación, disfrutar de lo que comemos, cuidar nuestra salud física, pensar en nosotros de forma positiva y hacernos diversos regaloneos (como ir de compras o hacernos masajes), todos son actos importantes para aliviar la carga emocional que viene con el estrés.

tumblr_l6fol3HfEN1qd0hf1o1_500**Recuperar el contacto con nuestro cuerpo: Esto puede ser a través de nuestra sensualidad y sexualidad, a través del baile o el canto, e incluso dándonos espacio para reír. Darnos tiempo para escuchar a nuestro cuerpo y entender lo que necesita es una forma certera de hacernos sentir más fuertes y más seguras para enfrentar de mejor manera todo lo que nos está sucediendo.

**Vivir nuevas experiencias: Tomar un curso sobre algún tema que te interesa, viajar a algún lado que siempre has querido visitar, o practicar algún deporte nuevo. Esto también incluye vivir experiencias placenteras que normalmente no te permitirías, como por ejemplo, comer un rico chocolate, tomar una baño caliente o beber una copa de vino después del trabajo. Mmmmm…¡es la excusa perfecta para dejar tu imaginación volar!

Es cierto que ninguna de estas acciones van a resolver directamente la situación que está causando nuestro estrés, pero no por eso debemos ser prisioneros de las situaciones adversas que nos están afectando. En mi caso, cuando siento que las cosas andan mal y no veo cómo pueden mejorar, me tomo un momento para recibir un gran abrazo de mi marido y de mi hija. ¿Y saben qué me pasa? Después siempre las cosas se ven mejores.