El eterno presente

publicado en: Autovigilarse | 0

Por Álvaro Santi
Tarólogo y Escritor 
@mundopsiquico

En este año, 2018, representado por el arcano número once del Tarot, La Fuerza, nos invita a tomar contacto con nuevas energías que se activan desde nuestro centro para facilitar su expresión que dará forma a un nuevo ciclo.
Para conseguir lo anterior es fundamental aceptar que nos encontramos en el presente y que es aquí y ahora, donde – cuando, podemos realizar un despliegue de nuestro poder personal. Esto quiere decir que si recordamos el pasado o planificamos el futuro lo haremos en este momento, en este presente, puesto que es ahora cuando podemos modificar nuestra realidad, aunque sea sólo para comenzar a hacerlo.
Nuestra mente divaga por espacios imaginados que muchas veces no coinciden con nuestra realidad más inmediata. Ya sea que fantasiemos con un futuro angustiante lleno de dificultades o con uno desprovisto de obstáculos, lo cierto es que ¡somos nosotros quienes le damos forma a ese futuro! y es en el presente cuando podemos dar los pasos para construirlo.
Por otra parte, el pasado con su tendencia a repetirse, aún cuando ya no exista más que como un recuerdo, requiere de una acción nuestra, aquí y ahora, para superarlo y dejar de experimentarlo.
Es por eso que quiero compartir con ustedes un ejercicio que les permita retomar el contacto con este instante cuando sientas que te distraes.

Ejercicio de conexión con el aquí y ahora
Cierra tus ojos y toma conciencia de tu cuerpo. Eres un ser atemporal, esto significa que todos los tiempos que has vivido y todos los tiempos que podrías llegar a vivir se encuentran en ti; los primeros como recuerdo, como información y los segundos como potenciales.
Pero tu cuerpo se encuentra aquí. Siéntelo. Siente cómo todo tu ser está presente ahora, en este cuerpo. Siente tu cabeza, tu columna, tu pecho, tu estómago, tus piernas y pies. Párate. Tus pies tocan el suelo. ¿Eres capaz de sentirlo? Apuesto a que sí. Ahora respira rítmicamente. Tu respiración no está ocurriendo en el pasado ni tampoco en el futuro. Tu respiración es una clara señal de que te encuentras aquí, en este bello y eterno segundo.
Luego describe tu entorno. ¿Dónde te encuentras?, ¿Qué ves? Describe el lugar con todos los detalles que allí se encuentran.
Si realizas esto periódicamente, cada vez que te descubras distraído, te darás cuenta, tomarás conciencia de que puedes volver al presente, y descubrirás lo beneficioso que eso resulta para tu vida.