Por Valeria Solís T.

“Llegó a mi consulta una mamá y su hija de 6 años. El motivo de consulta fue que la niña ha imaginado enterrarle un cuchillo a su mamá. La pequeña me señala su pecho. Previamente, cuando las recibí, la niña me saludó de lejos y muy segura. Mi sensación corporal frente a esta pequeña era de puerco espín: una niña muy sociable, de bellos ojos negros muy brillantes pero desconfiada y… en estado de alerta.

Les pregunto si hubo situaciones que hayan antecedido a esta vivencia de la niña. La mamá me relata una pelea entre ella y su madre, donde la niña estaba en brazos de la abuela y la tironean. (Se me vino la imagen de dos leonas tironeando un pedazo de carne).
P1210028_opt

Tomé contacto con la niña y le dije que esas imágenes a veces son como sueños y que son normales, y a veces tienen que ver con rabias que se quedan guardadas en el cuerpo, y el cuerpo quiere descargarlas. Entonces la invité a un juego: yo la iba a atrapar con mis brazos y ella tenía que hacer todo lo posible para soltarse de esta amarra. Así lo hicimos, yo la atrapé y ella empujó y empujó con mucha fuerza, luego yo la soltaba y esperaba unos minutos (para que ocurriera lo que se trabaja en la terapia de experiencia somática, la pendulación). La niña respiraba profundo, como un suspiro y su cuerpecito se aliviaba. En una segunda vez, tras el momento del soltarla ella comenzó a reír y suspirar. Lo intentamos una tercera vez y la niña me pregunta ¿no te duele cuando yo te empujo? Mi asombro fue comprobar, una vez más, el amor y la empatía de los niños hacia los adultos. Le dije que sí, pero que yo era grande y podía sostener sus empujones. Esto la ayudó a que en una cuarta vez, al momento de amarrarla con mis brazos, ella reaccionó con mucha más fuerza. Y esta vez al soltarla le dije: corre, corre, corre. Ella corrió con su cara llena de risa. Percibí que todo su cuerpo estaba con esa energía. Le pedí que corriera a los brazos de una persona que le diera seguridad y me nombró la pareja de su mamá. Le dije entonces que yo lo representaba a él. Me abrazó y pude sentir sus pendulaciones, suspiros, risas, su cuerpo se relajaba suavemente. La niña que atendí había vivido un evento traumático de “ataque inescapable”, pues sus respuestas defensivas de luchar y escapar habían sido frustradas y congeladas, lo que con el tiempo se tradujo en agresividad e imágenes de ataque a su madre”.

vilma foto

La sicóloga Vilma Bustos es la única profesional en Chile que encabeza la formación de E.S. (créditos: José Guridi)

El cuerpo no olvida, es más, puede alojar por décadas un dolor traumático. Sin embargo, desde hace unas décadas se ha estudiado que si al cuerpo se le ayuda, es él mismo el que logra auto-regularse y descargar esas memorias emocionales traumáticas que lo afectan. ¿Cómo? A través del sentir consciente (senso-percepción), esto es: riendo, suspirando, llorando, tosiendo, moviendo los ojos, estirándose, entre muchas otras reacciones que dan cuenta que el cuerpo vuelve a reaccionar con normalidad. En Chile desde hace poco más de un año se ha dado a conocer la terapia que se enfoca en este delicado y reparador proceso de descarga del cuerpo llamado Experiencia Somática (E.S.) de la mano de la sicóloga transpersonal Vilma Bustos, quien en Uruguay pudo aprender la técnica con profesores especialistas que venían de la Asociación de trauma de Brasil. El impacto que provocó esta terapia en Vilma la hizo gestionar la difusión y su enseñanza en Chile, de tal manera que en 2014 ya llevó a cabo el primer nivel (son 3 años) de formación de los primeros terapeutas de E.S. en Chile, con participantes tanto nacionales como extranjeros, y en marzo próximo inicia el proceso de formación de un segundo grupo de participantes cuyas inscripciones están abiertas (ver recuadro).

“Cuando hice mi formación en constelaciones familiares sentí que me faltaba algo y seguí a una consteladora llamada Anngwyn St Just (podría venir a Chile en octubre próximo); yo veía que ella hacía algo diferente, después me enteré que ella había trabajado muchos años con el sicólogo norteamericano e investigador del estrés postraumático Peter Levine, y que era experta en experiencia somática”.

¿Cuáles son los fundamentos de la Experiencia Somática?

– Se usa una técnica muy específica y muy elaborada que fue armada por el sicólogo norteamericano Levine, quien por más de 30 años estudió el comportamiento de los animales, y tras observar mucho su naturaleza centró sus investigaciones en el mamífero de los seres humanos que se vincula con los animales, es decir, en el cerebro reptiliano de las personas. El tema es que hay varios métodos para tratar el trauma que se centran en lo cognitivo y lo emocional; concentrados en el autodominio, autocontrol, relajaciones, pero todo desde lo mental, y lo que planteó Levine fue que para curar el trauma se podía hacer desde abajo hacia arriba, es decir, tomando contacto con las sensaciones corporales, la senso percepción, que resulta ser la herramienta clave que se usa para trabajar la Experiencia Somática.

¿Cómo se entiende la sensopercepción?

– En que al tomar conciencia de las sensaciones, el cuerpo tiende naturalmente a regularse, porque los seres humanos tenemos una tremenda fortaleza en nuestro cuerpo, ¡una tremenda sabiduría corporal!, y si le damos cabida y lo ayudamos, el cuerpo vuelve a encontrar el pulso, se auto-regula y se sana. Ahora, ¿por qué se trata de llevar la conciencia a un cuerpo, a sentirlo?, porque una de las cosas que ocurre con un trauma es la desconexión con el cuerpo, y para lograr la renegociación del trauma es que la persona pueda sostener el dolor que guarda en el cuerpo hasta que pueda traspasar el miedo y pueda asimilar ese nivel de dolor, y eso se hace ayudando a la persona que en el presente su cuerpo esté mucho más relajado. Si el cuerpo está relajado podemos llevar a la persona a sentir esa molestia de ese dolor, que es la punta del iceberg de trauma. Entonces si uno invita a la persona a sentir ese dolor en un cuerpo relajado, la persona no se asusta y así puede ocurrir que al percibir este dolor y al sostenerlo un rato, el miedo se disuelve. Cuando se aplica la técnica, las memorias traumáticas aparecen algunas veces con una gran facilidad de apertura, pero en otros casos no ocurre lo mismo y, sin embargo, igual les sirve la experiencia somática.

¿Entonces con los tratamientos que se basan en lo mental y emocional no se logra la sanación total de la persona y desde lo físico sí se cubre todo el ciclo de recuperación?

– Exactamente, si bien la E.S. trabaja con la sensopercepción, en el método está todo unido, porque después se trabaja con la emoción y con lo cognitivo. Estamos frente a una técnica integrativa, que considera que cuando el cuerpo descarga la energía que está acumulada, porque no se pudo descargar frente al evento traumático, también están involucradas las emociones, y se produce un efecto de tranquilidad, y lo cognitivo también aparece al momento en que la persona se da cuenta que lo que ocurrió fue un impacto fisiológico y que sí se puede comprender desde otro lugar; la persona puede volver a mirarlo con elementos que no había visto antes.

¿Desde un escenario donde se siente físicamente más protegido?vilma bustos 2 (2) (1024x682)

– Generalmente lo que se hace en E.S. es que uno le pide a la persona que cuente la situación de manera muy general, porque el cuerpo se empieza a activar. Como los seres humanos trabajamos con imágenes, entonces se plantea que el repetir la historia a través de las imágenes es como si la situación estuviera sucediendo en el presente y se activa la fisiología del cerebro reptiliano.

¿Y qué significa que se activa esa fisiología?

– Que el cuerpo siente nuevamente que está siendo atacado o agredido y siente que está en peligro.

¿Y la persona puede temblar, sudar?

– Se activan los síntomas y respuestas de sobrevivencia, y claro, la persona tiene síntomas o tienen una sensación de agobio que es lo primero que aparece: le suben los latidos del corazón, que tienen que ver con el sistema nervioso autónomo, simpático, que es el que te ayuda a salvarte y en ese momento la persona debiera huir, luchar o congelarse, que son las respuestas naturales de los mamíferos. Sin embargo, el cuerpo de los seres humanos no suele tener la posibilidad de la descarga y de realizar esas acciones. Y precisamente uno de los temas de la energía del trauma es que hay una parte de la persona que no sabe que ese evento traumático ya pasó.

Si la persona que sufre un trauma no cierra el ciclo fisiológico adecuadamente como luchar, huir o congelarse, si no descarga su cuerpo ¿podrían generar alteraciones en sus relaciones sociales?

– Claro, lo primero que aparece tras un trauma son síntomas físicos. Muchas veces depresiones, obsesiones, agotamientos, manías, incluso muchas veces las personas diagnosticadas como bipolares su comportamiento puede tener más que ver con esta energía guardada en el cuerpo que con un problema siquiátrico.

leon-corriendo-tras-una-cebra

Cuando nuestras reacciones de huir, congelarse o atacar no son expresadas en el evento de peligro, esa energía queda guardada en el cuerpo.

¿Cómo se aplica este tratamiento?

– Es una metodología que es sumamente delicada, incluso en el momento de formación. La primera tarea del facilitador al trabajar el trauma es que la persona pueda sentirse segura, contenida, y gracias a esto la persona sola puede ir entretejiendo y llenando los huecos de esa membrana de protección que se ha roto por el evento traumático. Después de eso se le pregunta cuál es su tema, y la persona te dice por ejemplo que tuvo un accidente tal año, pero uno como facilitador nunca va al punto cero, nunca se toca esa imagen del accidente, porque no se busca revivir el evento traumático, sino que la persona descargue la energía de trauma que quedó fisiológicamente guardada (en la musculatura lisa). Lo que nos interesa es que esa energía se vaya descargando del cuerpo muy suavemente, muy despacio, y en la medida que la persona percibe que va liberando esta energía empezará a sentirse mejor. Las primeras descargas pueden ser con temblores, bostezos, suspiros, cambios de tono de piel. Después viene el tema de pendular, donde el facilitador le pregunta a la persona cómo se va sintiendo. Es una terapia de mucha auto-curación, y lo que hace el terapeuta es que acompaña, sostiene, contiene, le muestra los recursos que tiene la persona.

¿Qué es un recurso?

– Es cualquier cosa que ayuda a una persona a mantener su sentido de ser e integridad interna cuando enfrenta en un trastorno. Puede ser cualquier objeto o persona que nos de apoyo y nos nutra física, emocionalmente y espiritualmente. Hay recursos internos y externos: Los recursos se pueden sentir en niveles físicos, emocionales, psicológicos, sociales y espirituales. Son únicos en cada persona y pueden variar de un momento a otro. Por ejemplo para trabajar categorías de trauma: ¿quién te ayudó a soportar esta dificultad?,¿quién te apoyó?, ¿cómo lograste salir de ella? También se pueden usar recursos de fantasías. Se trata de conectarlo con una experiencia positiva que le permita a la persona calmarse y que su cuerpo se relaje, lo cual se enseña en el primer módulo de trabajo de la formación.

Y sin embargo uno de los lugares comunes cuando ocurre una tragedia es afirmar que el tiempo lo cura todo…

– ¡Claro y eso no es así!, esa energía queda guardada y queda como una carga en el sistema fisiológico con consecuencias como la disminución de la inmunología y da cabida a enfermedades. Tener conciencia y conocer la experiencia somática es muy potente para la prevención. El sistema educacional que tenemos hoy no permite que los niños descarguen y por ejemplo, un niño con pataleta o con déficit atencional no son niños con problemas neurológicos, sino de inmadurez de su sistema nervioso y que puede tener que ver con trauma en el parto o en sus primeras vivencias.

La formación de E.S en Chile

1503387_563766350381790_1537041877_n

“Mi interés -explica Vilma Bustos- era que muchos alumnos pudieran recibir en forma directa de parte de un profesor de ES esta formación y así se concretó en 2014, y paralelamente, empecé a enseñar desde noviembre del 2013 en un grupo de estudio donde nos reuníamos una vez a la semana lo que yo había aprendido en mis cursos. La experiencia en el primer año de formación en Chile, que se realizó con un profesor de Brasil, fue una experiencia muy importante, porque se desencadenaron y activaron bastantes movimientos personales. Después cuando se realizó el segundo módulo fue en formato residencial, donde las personas permanecen en el mismo lugar los cuatro días lo cual es muy importante porque hay más contención y trabajo grupal. Es importante saber que los traumas siempre ocurren en sistemas sociales, en la familia, nunca hay eventos traumáticos estando aislados, entonces para sanar un trauma es muy importante el grupo”.

Vilma prosigue su explicación: “En el segundo módulo, que se realizó a mitad de año, hice un grupo de estudio paralelo para aquellos que quisieran ingresar a ese módulo y que no pudieron asistir al módulo número 1 que se realizó en marzo. Entonces una semana antes los preparé. La experiencia fue mejor, porque los participantes estaban más calmados, más auto-regulados. En el tercer módulo se incorporó un alumno de Brasil, y eso es lo bueno de esta formación que puedes continuar los módulos que te faltan en los países que estén certificados. La experiencia fue que los alumnos comenzaron a tomar más conciencia de lo que se trata la técnica, porque es muy lento, es una terapia primero para uno mismo antes de ayudar a los demás”.

En ese sentido, ¿qué es lo que más cuesta integrar?10259773_736332969791793_2315671034377645560_n

– Que la persona que aprende sobre E.S. también está traumatizada, y a medida que avanza en la formación, su cuerpo y sus sentidos están más aptos. Al principio los alumnos están con un verdadero chaleco de trauma, en el tercer módulo ya hay más trabajo personal, y ahora que viene el segundo nivel del grupo que se formó el año 2014, se trabaja en categorías de trauma, como accidentes, cirugías. Para mí el proceso ha sido de la misma manera, pero la diferencia que los alumnos en Chile además cuentan con los grupos de estudio que dirijo semanalmente y también la posibilidad de hacerse sesiones individuales.

En otras palabras, la persona que aplica la experiencia somática a otros, es alguien que viene con su cuerpo descargado de la experiencia de trauma…

– Claro, viene auto-regulado. Es básico que un terapeuta que vaya a trabajar con trauma reconozca en sí mismo los traumas. La técnica se aprende en el cuerpo de uno. Tienes que experimentar y al experimentarlo tú, vas comprendiendo lo que es la teoría. En el fondo es lo mismo de cómo se lleva a cabo la técnica de E.S., se empieza por el cuerpo, la emoción y por último, aparece e intelecto. Lo que ocurre en las sesiones es una resonancia corporal, y es una experiencia real no es como mágico. Yo por ejemplo, recibo a la persona, la observo y ya veo su musculatura, y además de verla visualmente, siento a la persona y ahí se puede hacer un diagnóstico sobre a dónde va el proceso de sanación de la otra persona.

10806440_736337206458036_7598125485061860436_n

En la imagen, el momento final del tercer módulo del primer año de formación. En marzo se inicia el primer año del segundo grupo de profesionales que se especialicen en Experiencia Somática

¿Qué ocurrió con la formación de E.S. durante el 2014?

– La formación es de tres años, y ya se completó el primer nivel, el cual se inició con un primer módulo con poco más de 30 personas. Vino un profesor de Brasil, Pedro Prado, sicólogo experto en experiencia somática y muy amigo de Peter Levine. Pedro trajo a sus asistentes, que son personas que ya se han certificado y lo ayudan a sostener al grupo y también para dar sesiones individuales a los alumnos. En las mañanas el profesor hacía una ponencia explicando la técnica y haciendo una demostración con algún alumno; de ahí se hacían ejercicios entre los alumnos con la ayuda de un asistente (3 alumnos y un asistente) y después del almuerzo se realizaban sesiones individuales a los alumnos que quisieran, para terminar un trabajo con los asistentes.

Formación Profesional en Chile de Experiencia Somática

Esta formación se imparte  por segunda vez en Chile y es un abordaje de vanguardia para la integración de la experiencia psico-somato-emocional y la resolución de memorias traumáticas. Basado en los últimos avances de la neurociencia, la etología (estudio del comportamiento animal) y las terapias de orientación corporal. Su herramienta principal es la SENSOPERCEPCIÓN que nos permite rastrear respuestas corporales con el objetivo de facilitar el proceso auto-regulatorio del sistema nervioso.

Coordina Vilma Bustos; psicóloga clínica, y es dictada por profesores certificados pertenecientes a la Associação Brasileira do Trauma (ABT). Dicha formación tiene una duración de 3 años compuesta por 3 módulos de cuatro días en los dos primeros años de formación y 2 módulos de 6 días para el nivel avanzado.

La formación para el primer nivel, cuyas inscripciones están abiertas para chilenos y extranjeros interesados, se realizará en las siguientes fechas:

Marzo            : 20,21,22 y 23
Septiembre  : 4, 5, 6 y 7
Noviembre  : 13, 14, 15 y 16

Cada módulo tiene un valor de 560 dólares.

Incluye: alojamiento, alimentación completa y materiales de trabajo.

En cada módulo, los asistentes terapeutas estarán disponibles para realizar sesiones individuales que soliciten los participantes, los cuales son un requisito para la certificación (valor aproximado de 60 dólares)

Supervisiones dirigidas por el profesor a cargo de la enseñanza (valor aproximado de 30 dólares)

Número de sesiones y supervisiones a cumplir a lo largo de los 3 años de la Formación E.S. para la certificación:

Sesiones por Nivel     Individuales de E.S.       Supervisiones Individuales o Grupo

Básico                                       4 horas                                        4 horas

Intermediario                         4 horas                                        6 horas

Avanzado                                 4 horas                                       8 horas

Total: 3 años de ES               12 horas                                     18 horas

enciasomatica.chile@ gmail.com

vilmabustos@gmail.com 

Inscripciones, consultas escribir a: experienciasomatica.chile@ gmail.com vilmabustos@gmail.com

Páginas de interés sobre E.S.

Somatic Experiencing
Video de Peter A. Levine
Trauma Healing

E.S. en Nicaragua

Esta terapia poco a poco se está expandiendo por Latinoamérica y este año se inicia la primera formación en Nicaragua, cuyas clases comienza este 11 de febrero con la formadora brasileña, Marilia de Castro. Esta formación está respaldada por la Universidad Internacional de Desarrollo Sostenible (UNIDES).

En Nicaragua la formación de E.S está convocada por la ONG Pa´lante-Ixaya que se dedica al desarrollo humano personal y colectivo, “de ahí la importancia de desarrollar este enfoque y herramientas en nuestro país”, dice una de sus fundadoras.

Email de contacto en Nicaragua: experienciasomaticanica@gmail.com

Fotografías: Imagen principal, José Guridi.