Por Sybila Oráculo
Médium, Periodista, Astróloga

Tu B`av: El mes de Av en agosto inicia este 2019 el viernes 2, Av es el quinto mes en el calendario hebreo.

Las almas gemelas según la sabiduría de la kabbalah, se celebra, entre la tarde del 15 al 16 de agosto, sintonizando la fiesta hebrea de Tu B` av. Esta festividad marca el comienzo de la cosecha de la vid. Luego llegará Yom Kipur, que marca el final de la cosecha de la uva, período destinado a celebrar el amor. Sin embargo, y paradojalmente, es un mes difícil energéticamente.
Av es el mes del sol, astro energizador de nuestra galaxia. Momento en donde más brilla la Luna. La unión de los astros cae sobre la Tierra. (El femenino sagrado se viste de blanco, expresando que todo es bondad o que la luz abraza hasta el mal en esta fecha)
No por nada el Sol rige el corazón y la espalda. En la kabbalah es el aspecto masculino del Universo. Av se asocia a Padre, como cabeza de quien derivará responsabilidades en una familia, pero su etimología es mucho más compleja y tiene que ver con la voluntad. Un desafío: ¿creemos en el amor o nos dejamos intimidar y no creemos ni tenemos fe en la vida? La invitación es a escuchar el corazón, a conectar con Dios.
Su símbolo es el león, una de las cuatro representaciones sagradas, siendo los otros tres: el toro, el águila, la humanidad.
La energía desciende de los mundos superiores a través de estas cuatro virtudes. En el Tarot la carta que contiene estos cuatro embajadores de la energía es el arcano El Mundo y uno de sus varios significados es: integrarnos en unidad, plenitud, siendo uno con el Todo, realizados, expansivos, felices, completos; razón e intuición se han potenciado.
Ahora entenderemos por qué en astrología kabbalista la generosidad de Leo debe ser totalmente altruista. Comprender que nada le pertenece para llenar su ego y que la energía de su virtud, liderazgo, carisma es para entregarla a los demás.
Leo rige la casa cinco, lugar de la alegría, recreación, del enamoramiento, de lo lúdico, el niño interior… No por nada un leonino evolucionado considera como aspecto fundamental en su vida, la familia, sus hijos. Sintonizo mi alma hermana en esta fecha estelar. Astrológicamente veo mis planetas natales en esta casa y los analizo en los aspectos junto a los tránsitos del momento. Se aconseja un análisis de sinastria de pareja.

¿Cómo entiende la kabbalah la unión de almas?
Nos explica el Zohar (libro del Esplendor) que en el principio, las almas poseen energías masculinas y femeninas. Al descender a vivir esta experiencia evolutiva; dicha simbiosis se separa y, constituimos una entidad masculina y otra femenina. Quedamos con alguna parte incompleta. De tal modo que el sentido del matrimonio es volver a unir las dos mitades. Cuando en el código se habla que el varón busca a la mujer; es porque busca una parte perdida de él, (la costilla) y señala la kabbalah, que el varón posee más tikun (karma) que la mujer; por ende las mujeres nos acostumbramos a ser recipiente y recibir, o ser humanas pasivas acostumbrándonos a los caprichos o las culturas impuestas o costumbres. Se nos enseñó a esperar el amor, que el amor llegue solo…
Ha sido muy mal entendido, ya que muchas almas se sectorizan por sexos, y en la realidad algunas almas varones poseen más femenino sagrado que otros y almas mujeres poseen más masculino sagrado que otras. Por tanto, quizá no se trata de una calificación sobre su sexo, limitándonos a decir que es mujer u hombre. Tan solo es unión de almas. El masculino sagrado busca su parte perdida para completarse en unidad divina. La abundancia de tener hijos para continuar la creación. No siempre esto se manifiesta de manera tan obvia, a veces los hijos llegan en procesos de un alma adoptada o de mascotas. No todo es tan evidente como dos más dos es cuatro. Vamos cruzando etapas, niveles, experiencias.
En la rueda de las reencarnaciones realizamos correcciones y aprendizajes (la reparación en el tikun), nos ajustamos a las manifestaciones de la vida, demostrando nuestra resiliencia, luz, humildad, bondad que se refleja en la fortaleza de las virtudes más nobles para ir viendo aquello que debemos y además, avanzar hasta perfeccionar nuestro camino.
Nuestra evolución no se completa en una vida. Los maestros enseñan que quizá, en una vida, dichas almas no se reúnan, porque mientras no sintonicen no se verán.
Muchas veces demoramos estos encuentros, porque somos criaturas de libre albedrío y vinimos a tener la responsabilidad de escoger y tomar decisiones. Tomamos malas decisiones o apresuradas. Idealizamos a otro, de manera cómoda, como si un otro tuviera que ajustarse a mis caprichos del momento, que suele ser lo que necesito, incluso materialmente, o lo que no he logrado hacer por falta de trabajo personal.
Para encontrar el alma hermana necesitamos mérito; mérito en nuestro trabajo espiritual. La divinidad nos otorgó los 7 orificios ojos, oídos, olfato y la boca para aprender a ver, escuchar, oler, y comunicarnos de manera divina y así alcanzar nuestra verdad consciente. Pero muchas veces no ocupamos esos 7 orificios, que se traducen en 5 sentidos, más que para aspectos primitivos y así no elevamos el alma.
El amor no es sólo carne o instinto depredador. Y no es que esté mal el amor carnal. Descubrir las dimensiones increíbles a las que puedo conectar con el amor en la sexualidad sagrada es una meditación sublime en donde administro mi energía vital y espiritual, porque yo soy materia y en la materia reside el espíritu.
Pero antes que esto, están los hábitos y con ello, mi cuidado y con mi cuidado mi cuerpo y alma vibrante y despierta. Si no estoy bien ¿cómo recibiré y cómo daré? El amor me pide estar saludable y quererme.
La historia de la creación es tan bella que señala que las parejas que has tenido, son parte de esta corrección ya que al fin y al cabo todos somos unidad y en el camino tengo que pasar por dicha experiencia para aprender y comprender qué enseñanza me dejó. No victimizarme. Trascendemos lo amoroso. Son muy importantes todas las relaciones afectivas, porque ellas hacen perfeccionar el alma, atraer el amor y merecer. Y, aunque la kabbalah enseña que solo existe un alma hermana, la experiencia en el proceso de todas las relaciones son claves e importantes.
Por ello ser educado con un vecino, o aprender a merecer buenos amigos, buenas relaciones laborales también me prepara hacia el camino del alma hermana. Ser honesto y buena persona con el compañero de trabajo, con mis padres, hermanos e incluso, enemigos acatando la diversidad, la diferencia, el respeto. A veces aunque duela decir la verdad de lo que uno siente. Aquello me hace esta festividad marca el comienzo de la cosecha de la vid, merecer el alma hermana, porque estoy aprendiendo eslabones diferentes del amor y maneras de amar de tantos colores que finalmente poseo una completitud.
El deseo de dar por sobre el deseo de recibir, que enseña la kabbalah, como obra fundamental del adiestramiento de la voluntad y corrección del ego. Dichas experiencias me conectan cada vez más a un mérito de vibrar a mi alma hermana.
Vivenciar la misericordia (estado elevado del amor) a un ser que sufre y ser capaz de darle amor, es una activación hacia mi espiral de amor en el infinito.
Las mujeres que trabajamos en el camino de la medicina de la Diosa Gaia, lo sabemos: cuidar a todos los seres manifestados, porque son el reflejo de Dios y la creación. Al respetarlos me respeto a mí mismo. Es curioso, pues la cosmovisión de la medicina de la Diosa acaba de celebrar una festividad del renacer de la Luz llamada Imbolc, el pasado julio, en que se usa vestir de blanco y celebrar con luminarias. En este caso solo semanas después en el mundo hebreo el femenino sagrado, que buscan su alma hermana, se viste de blanco, en un proceder bastante profundo, a danzar en la vid para sintonizar también con su alma hermana. Lo importante no es la religión; lo importante es la experiencia de estos ritos tan hermosos. Más antiguos que cualquier dogma, códigos de sintonización divina.
Cuando honro, amo, respeto los ciclos, entiendo que los ciclos son formas y etapas diferentes, así como también mis estados y mis procesos. Voy completando niveles de alma y me doy cuenta sobre inclinaciones de ciertos propósitos de camino que voy descubriendo. ¿Si no vivo mis ciclos, cómo descubriré mis propósitos?
Así me acerco, cada vez más, a mi alma hermana que anda en busca de lo mismo. Nos encontramos en un sendero similar para cautivarnos; ya que ella es yo y yo soy él. Las fechas son importantes porque conectan con las emanaciones divinas. El femenino sagrado es la vasija que recibe estas emanaciones, pero para dilucidar la luz debo dar. Opuestos complementarios generadores de atracción. El poder cuántico de la vida.

Merecer amor
Luego de muchos años comprendí una frase que una vez escuché de un kabbalista y sabio profesor y que, por mucho tiempo, no me hizo mucho sentido. Lo encontraba muy duro e incomprensivo, ahora lo encuentro tan honesto y divino: “el amor verdadero no es para gente floja ni mediocre, el amor requiere esfuerzo y voluntad”
Qué cierto es. Creces y observas la indiferencia. No todos corren a ayudar a una persona cuando se cae o le ocurre algo en la calle; aprendemos del amor cuando nos arriesgamos; damos sin pedir a cambio y salimos de la zona de confort y miedo. Quien tiene miedo, no ama porque nunca da. El miedo es egoísmo. Debemos esforzarnos más y superar el miedo. Cuando aprendo a dar, aprendo a sintonizar. Dar me hace feliz porque vivo una experiencia creativa. Sintonizas ideas para ayudar al prójimo y luego, llega un alma hermana de manera natural, que está dispuesta a aceptarnos tal como somos, a ayudarnos. Ella nos complementa. Acepto aprender de ella. Dicha alma es la que nos ayudará a realizar gran parte de nuestra corrección (karma), y estimular dicha corrección ha de causarme alegría, no pesar ni bloqueos; porque sé que junto a un él o un ella me hago una mejor persona cada día. Y esa persona es mejor persona también gracias a mí, porque nos hemos encontrado. La ecuación divina te dice que al amar a esa alma, te estás amando a ti mismo.

No existe frustración en la soltería
Si uno ve que existe mal trato y no mutuo sacrificio ni es equilibrado el dar con el recibir, entonces es más virtuosa la soltería ya que ésta posee posibilidad y la alegría de crear un recipiente para recibir luz y mérito del alma hermana ¿cómo? aprendiendo a amarnos, respetarnos y valorarnos como seres de luz en un infinito cósmico de la creación. Me doy tiempo para estar bien, existir y respetarme, valorarme; pues solo así, podré amar bien y no a medias…
Una manera de reconocer un destino equivocado con una persona equivocada es desear cubrir una carencia emocional, y no enseñarle a obtenerla o desear recibir atención permanente y llenar vacíos, emocionales, psicológicos y materiales.
Ser una persona resuelta e independiente, hace reconocer las debilidades y desear aprender de otro eso consciente que debo sanar, y cuando ese ser llega, lo recibo con humildad y sé que yo estoy ahí para enseñar lo que esa alma también necesita de mí, siempre con profundo respeto en la diferencia necesaria del complemento: uniendo el Cielo con la Tierra. Como es arriba es abajo, ya no existen dimensiones diferentes. Somos uno con el Todo. Volvemos a Dios.