Por Claudia Mardones
Periodista especializada en música

Crear un disco de rock sin guitarras eléctricas en pleno reinado de la música punk, era un suicidio. Sin embargo, alguien lo hizo cuando el azar cruzó los destinos de un joven con asperger y un sintetizador, de esta alianza surgiría el synth pop. Las críticas no pararon, pero su creador, hoy es una figura de culto que ha marcado a generaciones: Gary Numan.

Un hombre vestido de negro, con ojos maquillados en el mismo tono, sube al escenario para recibir un premio que llega…¡35 años tarde! Ya era hora, y así lo sintieron el público, colegas y la prensa, quienes lo ovacionaron de pie. El galardón era The Q Innovation In Sound Award, creado para destacar a los músicos que influenciaron la música para siempre.
Pero esa noche también lo acompañaba el adolescente solitario, que alguna vez pensó en ser líder de una banda, a pesar de sentir más conexión con las máquinas que con las personas. Aquí están las raíces de una leyenda británica, las del padre del synth y electro pop, capaz de sobrevivir a todo.
El verdadero nombre del cantante, compositor y productor británico, es Gary Webb, nacido en 1958 en Hammersmith, Londres. Su carrera artística comenzó a mediados de la década de los ’70, con bandas de breve actividad -Mean Street y The Lasers- que trataron de sobrevivir en plena época del punk rock. En ese período, el frontman adoptó una nueva identidad artística con la cual lo reconoceríamos hasta hoy, nacía Gary Numan ¿y cómo surge esto? tras inspirarse con un aviso publicitario de plomería (gasfitería) Neumann Kitchen Appliances.
Creó su propio grupo de tendencia new wave, Tubeway Army, donde fue el vocalista principal. En 1979, saca el álbum de estudio “Replicas” que incluyó el single “Are ´Friends´Electric”, que logró posicionarse rápidamente en los rankings nacionales. Ese mismo año, aparece también el álbum “The Pleasure Principle” que contenía el sencillo “Cars”, creación que rompió las barreras y se hizo conocido mundialmente, entre otras cosas gracias a su innovadora propuesta: un álbum de rock sin guitarras eléctricas, las cuales fueron reemplazadas por un sintetizador Minimoog, cuyos pedales permitían conseguir el mismo sonido que los instrumentos convencionales. El video clip de la canción, que fue emitido por el canal MTV, incluía efectos especiales desconocidos hasta ese momento lo cual volvió el tema doblemente atractivo para los adolescentes.
El cambio del punk a la electrónica se debió a un hecho fortuito. El cantante tenía asignado un estudio para grabar, pero alguien dejó en la sala un sintetizador Minimoog. Al probarlo, sus sonidos lo cautivaron y marcaron su estilo.

LONDON, ENGLAND – OCTOBER 19: Gary Numan attends the Q Awards at The Grosvenor House Hotel on October 19, 2015 in London, England. (Photo by Dave J Hogan/Dave J Hogan/Getty Images)

En esta época también afloraron sus intereses por la tecnología, el krautrock alemán y la ciencia ficción distópica, aquella que crea una sociedad ficticia que muestra una realidad falsa, que solo consigue el sufrimiento e infelicidad de las personas (ejemplos populares son las cintas 1984 o Los juegos del hambre)
A lo anterior, hay que sumar las huellas musicales que dejaron en él, David Bowie, Marc Bolan, Ultravox, Kraftwerk y The Human League, entre otras.
Ese cóctel de inspiraciones le ayudaron a lograr el éxito que ansiaba de adolescente, a pesar de ser muy criticado por la prensa especializada, debido a que el rock sin guitarras eléctricas, no era tal. No obstante, su olfato creativo le dio la razón, porque ya van casi 40 años y “The Pleasure Principle” es lo mejor de Numan y su impronta electrónica, sigue influenciando a generaciones de músicos de diferentes tendencias, edades y países.
El artista quiso continuar la racha con “Telekon”, pero no pudo repetir la hazaña.

Presionado por la fama y las críticas, abandonó el espectáculo musical y dio un vuelco en su vida al convertirse en piloto profesional y de acrobacias. También realizó un viaje alrededor del mundo, pero tuvo una surrealista experiencia en India: tras a un aterrizaje de emergencia, fue acusado de espionaje y contrabando, incluso fue encarcelado, pero afortunadamente por poco tiempo.
Si bien en los años que siguieron grabó y produjo nuevos materiales, incluso creó su propio sello discográfico, Numa Records, para lanzar sus creaciones, la aceptación fue tibia; las ventas cayeron, así es que firmó un contrato para retomar su carrera artística, pero fue inútil…

Alter ego en escena
Antes de seguir navegando por la vida del artista, es necesario conocer aspectos de su personalidad, que permitieron dar forma al personaje que conoceríamos en el escenario y que, de paso, también impondría una estética.
Desde sus inicios, Gary Numan se caracterizó por la forma extravagante o muy oscura de vestir; además de maquillar su rostro en tonos muy blancos para estar en escena, especialmente durante la primera etapa de su carrera. Agregaría movimientos de autómata, cabello decolorado o muy teñido. Era la imagen de su alter ego -un androide-, cuya identidad inexpresiva y fría, contrastaba con la ruda estética del punk. Tras ese personaje, el artista ocultó su timidez e inseguridades.
Fuera del escenario, también podía ser derrochador, alardear de sus aviones y autos; sin embargo, en las entrevistas podía responder con violencia, provocando anticuerpos entre sus pares y la prensa. Hasta su genialidad artística fue resistida.

Sintonía difícil, una ventaja
El cantante siempre ha reconocido tener problemas para comunicarse con las personas; años más tarde, comentó que un psiquiatra le diagnosticó autismo en la adolescencia, pero no sería hasta los ´90, cuando su actual esposa Gemma O´Neill -médico y miembro de su fans club- le comunicó que sufría del síndrome de asperger, una variante menos severa del autismo y de lo cual hoy se posee mucho más información que hace una década atrás.
“Para mí siempre ha sido más cómodo estar alrededor de las máquinas que de las personas. Confío en ellas, sé que no me van a mentir o traicionar. Sabes que, y si te fallan, no lo han hecho con intención”, señaló una vez a la prensa.
Sin embargo, el cantante logró asumir el asperger como una ventaja, pues lo obliga a sentirse centrado, y en el ámbito creativo, ve al mundo con otra perspectiva. Para él por ejemplo, la música electrónica es capaz de plasmar emociones, ya que es posible generar la sensación de amenaza con una nota, lo que no ocurre con la melodía ni las letras.
Entonces, ¿cómo sobrevivió a lo largo de los años? Según el artista, a pesar de los altos y bajos profesionales, siempre estuvo conectado la tierra, gracias a la contención familiar y por asumir la postura de que la música para él es un hobby más que una carrera profesional.

Nueva etapa: Rock Industrial
La historia creativa del artista tomó un giro en 1994, cuando su obra empezó a tener un sonido más duro, agresivo, cercano al rock industrial, sin abandonar sus raíces electrónicas. Con los trabajos “Pure” y “Jagged”, el cantante volvió a captar la atención de la crítica y de la audiencia.
Asimismo, un nuevo público comenzó a descubrirlo y artistas más jóvenes reconocieron las influencias del padre del synth pop en su obra, realizando directamente covers o tomando samplers para sus canciones. Tal vez los más destacados sean los trabajos de la banda Fear Factor y del dúo Basement Jaxx, para seguir con Marilyn Manson, Foo Fighters y Nine Inch Nails (NIN).
El autor decide mudarse a Los Ángeles (Estados Unidos) para priorizar la calidad de vida familiar, cansado de la violencia social de su país, y también para que sus hijas “crezcan en un país con más posibilidades para las mujeres”.

Bienvenido el crowfounding
Por opción personal, el artista no quiso tener un sello discográfico para su nueva entrega y prefirió asociarse con PledgeMusic, una plataforma digital de crowfounding que busca conectar directamente al artista con sus fans para que ellos financien, apoyen y sigan la realización de un nuevo proyecto, como en este caso: “Savage: Songs from a Broken World”, cuyo lanzamiento mundial se realizará el próximo 15 de septiembre.
El artista británico aseguró que este trabajo tiene un tinte “apocalíptico, donde la humanidad lucha por sobrevivir tras el desastre ecológico, aunque su caída es inevitable”.
Gracias a este sistema, sus eternos seguidores apodados Numanoids, recibirán las novedades, contenidos exclusivos, accesos a preventas y productos especiales.
Paralelamente está centrado en la elaboración de soundtracks para cine (ya compuso para la película “Ghost in the Shell”, “Bed of Thorns”), la preparación de su primera novela y colaboraciones que se sumarían a las que hizo tanto para Jean Michel Jarre (“Electronica 2: The Heart of Noise”) como para los mexicanos Titan.

CARS