Por Carolina Rodríguez
Psicóloga/ remedios naturales, fitoterapia, gemoterapia, terapeuta floral
En instagram: Psicosatvica

Buscando y buscando antihistamínicos naturales, había probado la famosa nuez moscada, esencias florales de diversas fórmulas y sistemas, pero nada me quitaba la alergia primaveral ni las otras tampoco. Como soy porfiada, perseveré en la búsqueda e investigación hasta que encontré a la amiga Ortiga.
En su composición química encontramos flavonoides que aportan una acción antioxidante y anti inflamatoria, sales minerales, ácidos orgánicos, pro vitamina A y C, mucílago, ácido fórmico, clorofila, taninos, resina, silicio, acetilcolina, potasio, glucoquininas, histamina y serotonina. También contiene clorofila y ácidos orgánicos, a los que se debe su marcado efecto diurético y uricosúrico.
Tiene además una sustancia llamada secretina, que es uno de los mejores estimulantes de las secreciones estomacales, del páncreas y de la bilis, así como de los movimientos peristálticos del intestino.
Curiosamente la palabra urticaria que designa a una erupción de la piel con ardor y picor similar al que produce el roce con una ortiga, se deriva del latín urtica, nombre botánico de la ortiga.

Ortiga en la cocina
La ortiga se puede comer, al escaldarla o pasarla por agua hirviendo pierde su poder urticante, es decir, las espinitas ya no podrán picarte, incluso, si te animas a comerla puedes preparar sopas, tortillas, añadirla a ensaladas y con esto te estás proporcionando una gran cantidad de minerales como el hierro y vitaminas A y C, clorofila que alcaliniza tu cuerpo, además de ácido salicílico y proteínas.

Propiedades medicinales
• Analgésica – anti inflamatoria: se usa mucho como anti reumático.
• Antialérgica – antihistamínica: gracias a la quercetina, es un antihistamínico natural que trabaja rápidamente.
• Antianémica: por su alto contenido en minerales favorece la eritropóyesis incrementando la formación de eritrocitos y/o hemoglobina.
• Antigotosa y úricosurica: inhibe la síntesis de ácido úrico y facilita su excreción a través de la orina, disminuyendo los niveles de ácido úrico en la sangre.
• Astringente y hemostática: ayuda a detener hemorragias y ayuda a la cicatrización.
• Diurética: por lo tanto depurativa, es colagoga, es decir, ayuda a expulsar la bilis retenida en el hígado y también estimula la secreciones estomacales y del páncreas, además de favorecer los movimientos peristálticos del intestino con una acción purgante suave.
• Galactógena: estimula la secreción de leche en las glándulas mamarias de las mujeres que dan pecho, esto solo cuando es infusión, puesto que las tinturas están contraindicadas para embarazadas, lactantes y mujeres amamantando.
• Hipoglucemiante, contribuye a disminuir los niveles de glucemia.

Con toda esta información, que he sintetizado para ustedes, me animé a hacer la tintura de esta planta, esto significa que recogí bastante ortiga y las dejé macerar en alcohol para extraer sus propiedades medicinales, hace un par de semanas saqué un poquito para probar cómo iba y ya estaba haciendo su trabajo, ahora ya está filtrada y envasada, lista para combatir las alergias primaverales y aprovechar sus propiedades medicinales.

Contraindicaciones:
• Evitar en caso de edemas originados por insuficiencia renal o cardíaca.
• No se recomienda su uso en mujeres embarazadas ni tampoco si tomas medicinas para bajar la presión alta.
• No usar como tintura alcohólica en niños menores de dos años y en personas en proceso de desintoxicación alcohólica.
• Como remedio diurético debe ser evitado por personas con problemas de hipertensión arterial, cardiopatías o insuficiencia renal, salvo por descripción y bajo control médico.
Es importante que seamos conscientes de que los remedios naturales tienen un efecto y si estás bajo tratamiento con medicamentos alopáticos y quieres incorporar algún remedio natural como complemento, debes comentarlo con tu médico tratante, puesto que muchos remedios naturales pueden inhibir, exacerbar o anular los efectos de los medicamentos que estás tomando.