Por Alvaro Santi @alvarosanti
Tarólogo y Escritor
Autor de «La casa, espejo del habitante» y «La lengua del Inconsciente»
(Mirada Maga Ediciones)

A veces «disparamos» palabras sin tomar el peso de su fuerza determinante

Las palabras que utilizamos para referirnos a algo (reiterar «no tengo trabajo», en un episodio de cesantía por ejemplo), no solo reflejan en gran medida la percepción que tenemos sobre ese algo a partir de experiencias pasadas, sino que nos predispone positiva o negativamente frente a lo expresado, enunciado. Pero además, y es en lo que me quiero centrar: la palabra actúa como el esqueleto de una futura acción y por tanto, representa, una base para forjar una nueva forma, una nueva realidad.
La repetición de ciertas palabras enfoca nuestra mente, emocionalidad, corporalidad y deseos en el objetivo que esperamos alcanzar, activando nuestra voluntad, la perseverancia y la confianza, tres aspectos claves en el proceso de materialización. Por lo cual repetir palabras y frases alentadoras es brindarse a uno mismo la posibilidad de creer que podemos despertar nuestros «potenciales» que están adormecidos en nosotros y así poder abrir nuevos caminos de realización.
Lo ideal es escoger una frase por un tema que nos preocupe o queramos resolver, y repetirla en voz alta cada mañana al despertar y cada noche antes de dormir hasta sentir que se ha fijado en nosotros como una creencia.

Ejercicio de Activación, revisa el tema que quieres resolver 

Dificultad para encontrar un trabajo
«Cuento con los talentos necesarios para sintonizar con un trabajo en el cual pueda desarrollarlos» o bien, «La existencia necesita mis servicios».

Conflicto con colegas
«Acepto los diferentes puntos de vista de los demás», «mantengo un eje central de seguridad y paz», «desde ese centro voy y a ese centro regreso».

Temor a no rendir
«Cuento con un aspecto creativo por naturaleza», «la existencia expresa su inagotable creatividad a través mío», «entrego mi fruto con placer y sin esperar nada a cambio».

Miedo a no ser amado
«Soy una creación amorosa de la existencia», «expreso el infinito amor que hay en mí y suelto las condiciones».

Temor a no lograr seducir
«Si acepto que estoy permanentemente unido al amor y deseo universal no necesito recurrir a estrategias para ser deseado», «quien se encuentre en mi sintonía se acercará a mí».

Mala alimentación
«Mi cuerpo es el templo de la divinidad», «cada acto que yo realice hacia él representa una adoración en el interior del templo».

Enfermedades heredadas
Como nuestro árbol genealógico se prolonga en cada uno, si conozco la historia de mi familia de origen tendré acceso a la información que se está manifestando a través de esta enfermedad y podré transformarme.
«¿Qué es lo que mi familia no resolvió y ahora me toca a mí?»,

¡manifiesta tu mensaje!