Por Valeria Solís T.

El psicólogo y sanador Francisco Moreno hace unos años tuvo una experiencia personal que le removió el piso, la pena se transformó en angustia, desconsuelo, confusión. Buscó salidas tradicionales, pero nada generaba un cambio, se acercó a diversas terapias alternativas que le dieran una salida efectiva, cero, había un muro, hasta que un día se topó con la doctora Sofía Vera, quien al verlo le dijo sorprendida: ¿cómo puedes andar así? No se refería a su físico, sino a su campo energético. Ése fue el comienzo de un camino como paciente en la revolucionaria terapia Adaba hasta llegar no sólo a ser terapeuta de esta herramienta, sino a ser la persona a cargo de plasmar en palabras la base teórica de la técnica. Un libro que fue dado a conocer el pasado 25 de noviembre dirigido a terapeutas, buscadores y lectores inquietos por conocer nuestro campo energético.

En el libro planteas que somos seres energía, pero vas más allá, este ser energía incluye otros conceptos nuevos como la existencia de estructuras dentro de nuestro campo energético, entonces ¿cómo se describe este campo?

-Todos los seres vivientes del Universo somos campos energéticos, pero hay un concepto de forma asociado, que en general, está ausente de la visión que hoy se emplea de la energía. Las terapias alternativas hablan de la energía, pero desde la mirada del flujo, y se entiende así, porque está muy influido por el pensamiento oriental, el pensamiento chino plantea que todo flujo, todo fluye, y en todas las terapias de oriente hablan que cuando este flujo se interrumpe se provoca un bloqueo y así te lo plantean, tienes un chakra cerrado, etc. El concepto que falta y toma Adaba, es el concepto de formas: la energía se organiza en formas, y cada persona tiene distintas formas dentro de su campo que representan patrones de pensamiento, conductas y emociones, por ejemplo, si yo soy una persona que le cuesta expresar las emociones, voy a tener una forma en mi cuello.

Entonces esa energía mal llevada, ¿se cristalizaría en una parte del cuerpo?
-Se cristaliza en lo que llamamos una estructura, que es una forma energética rígida. Esas estructuras se puede colocar sobre un chakra, pero no nos interesa el concepto funcional, porque la información del funcionamiento es limitada. Las estructuras hablan de algo que has creado a lo largo de tu historia, a lo largo de muchas vidas, entonces una persona que tiene “un corazón duro” por ejemplo puede tener un bloque con forma de armadura, o una placa redonda en el pecho, pero la persona lo percibe como “tengo un corazón duro, frío”, entonces en general lo que las terapias consideran es el bloqueo, pero no el bloque.

Adaba plantea entonces que necesariamente hay muchas vidas, pues la estructura pudo haberse generado antes del presente que conoces.
-Claro, son muchas vidas. Hay mucha mitología con respecto a esto, cuando te dicen “te pegaste una mala energía” es por algo de afuera, se lo atribuyes a otro, pero cuando hablas de estructura es algo permanente que tú lo has creado, entonces tienes que operar la estructura. En este sentido, Adaba es un concepto quirúrjico, no de limpieza. Yo no hago limpieza, yo opero los patrones profundos de tu comportamiento.

francisco2También hablas de que hay  una mente profunda, que vendría entenderse como el alma
-Está la mente profunda incorruptible, que representa nuestro estado sano, todos en un nivel profundo somos sanos, eso es universal, el doctor Bach decía el alma está siempre sana. Sin embargo, hay estados del alma, que son los cuerpos mentales, emocionales en las capas superficiales del aura. Ahí hay distintos tipos de daños los cuales tienen que ver con distintas formas, y lo que hace uno como terapeuta es modificarla, y ahí se produce mejoría. En Adaba distinguimos distintas formas dentro del campo energético, entregamos (al paciente) y trabajamos herramientas para poder transformar esas formas, sacarlas y sanar a la persona. En realidad, hay que pensar que en el aura tenemos el cielo y el infierno, por un lado el lado luminoso, pero también lo oscuro, es decir, si tú tienes depresión, en tu aura están las formas que tienen que ver con eso. No hay nada sicológico que te ocurra, que no esté presente en tu aura.

Según tu experiencia terapéutica , ¿lo que más genera estructuras en el campo de la persona son las emociones o son los pensamientos?
-Es un conjunto de cosas, está todo junto: lo mental, emocional y lo conductual van de la mano. Las estructuras tienen un elemento de pensamiento, porque tienen formas, si fuera pura emoción como en los animales serían imágenes difusas. Hay estructuras que son más geométricas, más claras y uno asume que ahí existe un orden mental mayor, son más pensadas, pero por ejemplo, si la estructura se produce por acumulación de emociones, obtienes un bloque medio amorfo, o puedes encontrar en el pecho una bola de angustia, que se manifiesta como una costra. En otras palabras, la emoción le da la materia y el pensamiento le da la forma.

En el libro, planteas que hay distintas formas de ver el aura, entonces estas estructuras ¿eventualmente se podrían ver o solo se sienten?
-Ambas, los canales perceptuales son cada persona, la mayoría siente, y son pocos los que ven. Sofía Vera que es la creadora de la técnica, sí puede ver. Lo que ocurre en general es como si estuvieras tanteando algo con los ojos cerrados, te viene una imagen mental porque tienes experiencias previas, y puedes decir entonces: esto que siento es como una moldura, una armadura.

¿La estructura es lo que genera enfermedades, depende de la estructura o donde esté ubicado responde si la enfermedad es física, sicológica o siquiátrica?
-Sí, los niveles de funcionamiento y de estructura van de la mano, es inseparable, es como la fisiología con la anatomía, no puede estar separado el funcionamiento con el órgano que estaría fallando. Entonces el nivel de daño, va a depender de cuanto se interrumpa el funcionamiento del campo energético. Yo desarrollé cuatro principios teóricos que nos permiten comprender el funcionamiento sano del campo energético.

¿Cuáles son?
-Fluidez, el principio de conexión, principio de autonomía y de complenitud, eso qué quiere decir, que las estructuras provoca que se pierda la fluidez por ejemplo. También está el de conexión, cuando estamos desconectados de nosotros mismos, o con los demás o entre nuestros propios chakras, quiere decir que hay desarmonía.

¿Qué tipo de enfermedad podría provocar algo así?
-tu piensas una cosa y sientes otra, tu cuerpo te avisa que estás con pena y no le prestas atención, porque tienes una estructura en el cuello que evita que tu cabeza se conecte con el corazón y después se provoca una enfermedad física, hasta cáncer.

Y algo siquiátrico como una esquizofrenia?
-En todos los trastornos que tienen que ver con lo esquizo suelen verse ciertos núcleos sobre la cabeza muy fuerte, donde la persona como que sale de acá, de su realidad y crea unos núcleos y, al mismo tiempo, en la zona de la pelvis se suelen ver tapones, taponean la conexión con la tierra, el primer chakra está bloqueado, la cabeza está muy cargada y lo que queda entremedio, la experiencia humana, queda anulada por los vacíos que hay en el campo energético. Los vacíos los he visto también en las anorexias, les faltan partes del campo energético. Entonces, tenemos que ayudar a  recuperar esas partes del alma que faltan en el paciente.

12003968_1136902123005564_4147340215901005847_n¿Y el principio de la complenitud?
-Eso tiene que ver cuando tu rechazas una parte de ti misma, pierdes una parte de ti energéticamente.

En el libro planteas la importancia de las palabras y el poder de la intención, y hablas de las afirmaciones o promesas, que uno ha generado a lo largo de la vida 

-Claro, efectivamente como te decía antes, Adaba trabaja con el campo energético y lo hace a través de las manos, pero esta técnica es más que eso, es mover el campo a través de la intención, es el movimiento de la mente profunda (lo que entenderíamos como alma) a través de la intención. Eso puede ser con las manos o con las palabras y en realidad muchas más, pero ésas son esenciales. La palabra es, por excelencia, la vía para manifestar la intención. Antiguamente eran los gestos y los símbolos, pero “los magos” de ahora utilizamos el complejo sistema de las palabras, y ahí nos metemos en el tema de la PNL (Programación neurolinguística) también, que la cataloga como la estructura de la magia, porque efectivamente las palabras mueven la energía de una manera que no imaginamos…,  yo he hecho ejercicios donde uno genera una afirmación y luego reexamina el campo energético y éste cambió. Un bloque en el pecho te puede llevar al pensamiento que generó ese bloque: “no quiero enamorarme”, la persona al pensarlo muchas veces terminó formando una estructura al nivel del pecho, por ejemplo.

¿Cómo desarmas esa estructura?
-Con las palabras. Nosotros tenemos muchas aplicaciones específicas como los renuncios o cortes de lazos con seres de oscuridad.

imposiciondemanosAntes de ir a esa parte de los lazos con el lado oscuro, si por ejemplo un persona que siente que no puede encontrar el trabajo que espera, ¿eso está siendo provocado por una estructura que hay en el campo, originada quizá por un pensamiento dicho en el pasado de esta vida o de otra?
-Sí, sí, exacto, todo termina manifestándose en tu cotidianidad. Llegan personas diciéndome “no encuentro trabajo” y uno ve que el origen es otro, o por ejemplo puede surgir por una pena, y esa pena es producto de un patrón de abandono donde la persona nunca peleó por ese abandono y pierde un pedazo de su alma, y el resultado de todo ese olvido de ti mismo es que hoy no encuentras trabajo, porque como no te crees el cuento (internamente) no generas una energía fuerte para lograr lo que quieres. Es como estar desnutrido. El paciente llega por algo sintomático, pero detrás hay un patrón del cual tiene que tomar conciencia.

LAZOS ENERGÉTICOS

Uno de los aspectos interesantes que planteas en el libro es que existen lazos energéticos y no siempre son los deseables
-Sí, el tema de los lazos en Adaba para mi gusto, es fundamental. En Adaba reconocen que existen lazos con distintos tipos de energía o sistemas energéticos, no sólo con personas. A mi personalmente me llamó la atención cuando busqué sobre los lazos para el libro y la definición que sueles encontrar es que los lazos son entre almas humanas, y esa definición es muy limitada, porque puede ser con almas humanas, con seres de oscuridad o con dioses. Esto es todo un tema, también puede ser con grupos humanos, con una familia, con una secta, con un partido politico, hay muchos tipos, incluso con seres de la naturaleza, y estamos hablando de un lazo tangible, no es algo conceptual. Hay muchos lazos y hay poca información sobre eso.

Entonces tú puedes llegar a ver o sentir un verdadero pulpo en el campo energético de la persona
-Sí, pero en una sesión no puedes ver todo, porque te puedes confundir, tienes que discriminar para distinguir lo relevante para el paciente en esa sesión o en ese momento de su historia.

¿Cómo se genera un lazo con seres de oscuridad?
-Es un tema fuerte, y muy profundo. En el campo energético se ve como un tubo y suele estar agarrado en la cabeza, en el pecho, en lugares importantes. Esos lazos nos mantienen amarrados, hay una energía negra, gris, se siente pesado. Es importante saber que el origen de estos lazos, en general, los más importantes son aquellos que no se pueden soltar solo con una limpieza o desconexión manual, porque el origen es un pacto, porque en una vida pasada esta persona hizo un pacto para lograr algo con un ser de oscuridad. Cuando le digo eso a un paciente, me dicen ¿pero cómo yo voy a hacer eso? y lo que ocurre es que en las culturas antiguas eso no era algo tan ajeno a lo cotidiano, era parte del imaginario. Ahora, la consecuencia de esto es que el ser de oscuridad se alimenta de una energía pesada dentro tuyo, por ejemplo, la angustia, pensamientos negativos que tengas, miedo, dolor.

¿Cuando dices que es difícil de cortar ese lazo, no implica que no se pueda hacer o sí?
-Se rompe a través de un renuncio que hace el paciente. Si no lo hace y solo dice, por ejemplo, “Dios ayúdame estoy mal, y se pone a rezar mucho o se hace reiki, no se rompe, tiene que hacer el renuncio (afirmaciones del paciente en sentido concreto) de lo contrario, no se va a ir, es por ley, porque lo pactaste tú. Por eso es tan importante que el sanador cuando ve esto le ayude al paciente a hacerlo.En el libro escribí los renuncios y cualquiera lo puede ejecutar, y sé que la persona va a sentir cambios.

12036563_1166953583333751_8669862621720451977_n

Con Sofía Vera en el lanzamiento del libro

¿Cómo llegas tú desde la sicología a ser terapeuta Adaba?
-Llegué como paciente. Yo soy sicólogo y hace unos años atrás yo estaba muy, muy mal a partir de la relación con una persona, estuve con mucha angustia, mucho, fui a siquiatra, hice reiki, constelaciones familiares, acupuntura, recorrí de todo en busca de calmar esa angustia hasta que en una reunión social me encontré con Sofía me vio y me dijo: ¡por Dios que te pasó, cómo puedes andar así, con tanto dolor!” y me dijo que la fuera a ver. Fui. Me dijo que mi herida energética era muy grande y que iba a demorar un buen tiempo en recuperarme, pero tenía mucho trabajo hecho, y ahí partí, y en la medida en que yo me atendía me daba cuenta que esta terapia era increíble, y esta información no estaba en ningún libro de energías que yo hubiera leído, lo de Bárbara Ann Brennan con “Manos que curan” por ejemplo, esto era superior. Y bueno, entendí todo lo que me había pasado para llegar acá. Hace cuatro años le pido a Sofía que me enseñe. Lo que comprendí es que una de las claves era comprender que la mente está en el cuerpo energético, algunos dicen que no existen, o que está en la cabeza, hay muchas corrientes, pero pienso que Adaba encontró el eslabón perdido: Un cuerpo de la mente, porque sí vemos la mente en el campo energético.

¿Por qué escribiste el libro, Francisco?
-Siempre tuve la iniciativa de dar a conocer esta técnica. Siempre me ha gustado la teoría y además tenía habilidades para escribir y le dije a Sofía que iba a escribir el libro, pero esto iba partir por mi historia personal, que fue una historia de amor, que se transformó en una historia de dolor y finalmente en una historia de sanación. Pero en el camino, era necesario escribir los manuales de esta escuela Hadara, para los estudiantes y para dar a conocer esta técnica, pero el manual quedó tan bueno que dio para que se transformara en libro. (el libro se puede adquirir en www.hadara.cl)