La llave interior

publicado en: Autovigilarse | 0

Por Alvaro Santi
Tarólogo y Escritor (alvaro.santi@hotmail.com)
@mundopsiquico

La confianza en uno mismo es uno de los pilares fundamentales de la autoestima, se va despertando o no según las circunstancias de nuestra biografía personal. Cuando los padres han desarrollado sus conciencias de tal manera que son capaces de expresar un amor y atención hacia sus hijos sin proyectar sus necesidades personales, ayudan a estimular en ellos la seguridad necesaria para realizarse en la vida Por el contrario, cuando los padres se encuentran atados a sus propios conflictos limitarán las posibilidades de su descendencia.

Una falta de confianza en nuestros potenciales pueden cerrar las puertas que conducen hacia nuestros objetivos e ideales experimentando un sinfín de bloqueos y fracasos. Algunos optan por rechazar aquello que proyectan en los diversos escenarios de sus vidas y creyendo que se trata de una nefasta influencia externa lo denominan “mala suerte” desestimando, de esa manera, su poder interior para transformarse y transformar la situación.

El siguiente ejercicio puede resultar útil si sientes que se han cerrado tus puertas y no puedes recorrer tu propio camino hacia la realización de tus proyectos, te ayudará a reformar la confianza en ti y en la vida:

llave de san benitoConsigue una llave, en lo posible que sea antigua y que haya pertenecido a la familia. Muchas personas conservan llaves en desuso olvidadas en sus casas otros las coleccionan. Sí después de intentarlo, no logras conseguir una que pertenezca a un familiar puedes buscar llaves antiguas en ferias de pulgas y antigüedades.

Lo primero que harás será limpiar esa llave con agua y jabón mientras dices: «Retiro de este objeto toda carga tóxica que haya recogido con el paso del tiempo y la consagro para un uso constructivo».

Después lustrarás la llave con un limpiador de metales mientras dices: «El brillo que surge de este objeto es la luz de la conciencia de mi familia»

Luego, y durante veinte días, te ubicarás de pie mirando el exterior de tu casa a través de una ventana y, con los ojos cerrados, imaginarás que te encuentras frente a una gran puerta que permanece cerrada. Junto a ti se encuentran tu madre a tu izquierda y tu padre a tu derecha. Si no los conoces los reemplazarás por una mujer y un hombre que admires mucho o por dos siluetas humanas, una femenina y la otra masculina. Ambos tocarán tus hombros y tú meterás tu mano dentro de tu vientre y sacarás de allí una gran llave de oro (en ese momento vas a sostener en tu mano derecha la llave antigua que conseguiste) con la que abrirás la puerta que conduce a tu objetivo.

Ahora visualizas a tus padres contentos, los abrazas, les das las gracias y avanzas para ingresar en un nuevo escenario. Tómate un tiempo para observar tu proyecto realizado frente a ti, como si de una película en 3D se tratara, . Entra en él y participa de lo que allí ocurre. Después de transcurrido los veinte días tu llave se ha convertido en un objeto de poder, en un amuleto abrecaminos.

Puedes utilizarla cargándola en tu bolso, llevándola contigo en una entrevista de trabajo, cuando tengas que hablar en público, o al rendir un examen.