Llegó el tiempo de dar a conocer la nueva Academia dedicada al cultivo de la Sabiduría y la evolución de la Conciencia Humana. Un esfuerzo que fue posándose en mi corazón durante más de dos décadas dedicadas a la Filosofía de la Ciencia y que ahora se estructura sobre la base de la gran síntesis científica entre Oriente y Occidente. El camino trazado para intentar transitar los próximos 1000 años en la Tierra.

El sentido de reconocer el momento oportuno para hacer algo importante cobra relevancia en este instante, en especial, para muchos que viven en el “imaginario” tiempo del año 1 de la Nueva Era… en el final y el comienzo, en el alfa y el omega. Un momento señalado por el Destino para renovar un orden cultural decadente en que se ha caído. En el mejor de los casos, un salto necesario para la sobrevivencia de la humanidad en el Cosmos.

Desde 1998 he impartido clases en diversas universidades, públicas y privadas, nacionales y extrajeras. La dramática realidad social que se vive nos exige la necesidad de una reformulación de la cultura desde sus mismos fundamentos ontológicos. De eso se hace cargo la Academia.

MATRIZ ACADEMIALa misión de la Academia: ser un portal abierto a todas las personas de corazón limpio que busquen sinceramente su propio perfeccionamiento con el fin de ayudar a edificar un mundo mejor en la Tierra.

La Academia centra su enfoque en un programa de 32 disciplinas, agrupadas en Cuatro Escuelas sintonizados con los campos superiores del espíritu humano y capaces de aportar un valor estratégico a la Conciencia humana para una mejor convivencia social. Cada escuela posee un instituto de campo para el ejercicio de la libertad y la irrenunciable búsqueda de la Verdad.

Los fundamentos de convivencia al interior de la Academia siempre serán la práctica constante de la tolerancia, el cultivo de la amistad y el ejercicio de una vida sana, es decir, del perfeccionamiento espiritual, moral y humano. Ese es su producto más preciado.

El Salón de los Espejos es el requisito de graduación de la Academia. Después de cursar las 32 contenidos de las Cuatro Escuelas el aprendiz debe pasar una prueba personal en donde el mismo se examina sobre su propia vida ante el juez que el mismo representa. Y se pregunta: ¿Qué he hecho con mi vida? Después de ese examen puede reconocerse como un iniciado o graduado de la Academia.

Finalmente, quien desee impartir cátedra en una de las Cuatro Escuelas debe solicitarlo formalmente y demostrar el pleno dominio de los contenidos ante el Fundador, quien dictamina si el iniciado puede ser un maestro de la Academia.

Detalles en www.docfiles.cl