Por Marcela Contreras
Terapeuta holística. Facilitadora Método Integra
Autora «Elijo Amar»
@mc_terapeuta

Bert Hellinger

La vida está llena de momentos y ciclos, y la creamos según nuestras creencias y actitud. La mayoría de las veces se nos presentan retos y acontecimientos inesperados, como los sucedidos durante las últimas semanas en este Chile que despertó y trajo consigo un gran movimiento ciudadano, caos, pero también unidad.
Por este motivo, en esta ocasión, quiero dejar las palabras del profesor Bert Hellinger, creador de la Terapia conocida como “Constelación Familiar”, quien falleció el 19 de septiembre de 2019.

La vida te decepciona para que dejes de vivir con ilusiones y veas la realidad:

«La vida destruye todo lo superfluo, hasta que quede solamente lo importante. La vida no te deja en paz, para que dejes de culparte y aceptes todo tal como “es”. La vida va a retirar lo que tienes hasta que dejes de quejarte y empieces a agradecer. La vida envía personas conflictivas para curarte, para que dejes de mirar hacia afuera y empieces a reflejar lo que eres por dentro. La vida te permite caer una y otra vez, hasta que aprendas la lección. La vida te quita del camino y te presenta encrucijadas, hasta que dejes de querer controlar todo y fluyas como un río. La vida pone a tus enemigos frente a ti, hasta que dejes de “reaccionar”. La vida te asusta cuantas veces sea necesario, hasta que pierdas el miedo y recuperes tu fe. La vida te distancia de las personas que amas, hasta que entiendas que no somos ese cuerpo, sino el alma que contiene. La vida se ríe de ti muchas veces, hasta que dejes de tomar todo tan en serio y reírte de ti mism@. La vida te rompe en tantas partes que sean necesarias, para que la luz penetre en ti. La vida te enfrenta a los rebeldes, hasta que dejes de controlar. La vida repite el mismo mensaje, a gritos si es necesario, hasta que finalmente lo escuches. La vida envía rayos y tormentas para despertar. La vida te humilla, una y otra vez, hasta que decidas dejar que tu ego muera. La vida te niega bienes y grandeza, hasta que dejes de quererlos y empieces a servir. La vida corta tus alas y poda tus raíces, hasta que desaparezcas en tu forma y tu ser vuele. La vida te niega milagros, hasta que comprendas que todo es un milagro. La vida acorta tu tiempo, para que te apures en aprender a vivir. La vida te ridiculiza hasta que te hagas nada, para convertirte en todo. La vida no te da lo que quieres, sino lo que necesitas para evolucionar. La vida te lastima y te atormenta, hasta que sueltes tus caprichos y berrinches y aprecies la respiración. La vida te esconde tesoros hasta que aprendas a salir a buscarlos».

La vida te despierta, te poda, te rompe, te decepciona… pero créeme, eso es para que tu mejor versión se manifieste, hasta que solo el amor permanezca en ti.