Por Boris Gálvez Llantén
Director del Instituto Prana Kine
Autor del libro “La danza del águila: mensajes de un dietero”

Existen varios instrumentos en la que el chamán demuestra su potencial sanador. Uno de ellos es el ritual del tabaco o mapacho (nicotina rustica). Esta pequeña ceremonia protege al chamán y a los asistentes de la ceremonia de los espíritus y energías malignas. El tabaco es uno de los espíritus guías más antiguos de la naturaleza, la cual protege la energía del curandero “espantando” lo negativo y preparando el viaje ceremonial.

Mapacho

El tabaco es fumado en la pipa (cachimbo), la cual contiene todo el potencial del chamán, contiene toda la fuerza de la sama cushi (dieta chamanica). Corresponde a una herramienta de poder trascendental, la cual contiene la energía de la dieta y las ceremonias que ha trabajado el maestro. De esta manera el chamán usa su soplido en el cráneo, espalda, corazón y abdomen, con la finalidad de soltar el cuerpo físico y poder iniciar el proceso de curación.

Otro instrumento muy usado son los perfumes. Entre estos encontramos el agua florida, que protege y limpia las energías negativas. En su uso, el maestro puede derramar pequeñas gotas de agua florida sacando la energía negativa de cada paciente y adentrándolos en el mundo de la exploración olfativa. El uso de perfumes hechos con plantas medicinales es muy importante en cada ceremonia. El chamán limpia el cuerpo y energía del consultante-paciente con estos brebajes. Entre otros perfumes encontramos el perfume con plantas maestras, en donde el curandero trabaja con las dietas que ha realizado. Perfumes como la pusanga, cananga, palo santo etc, son otros dentro de este gran abanico.

Entre las herramientas chamánicas más ancestrales encontramos la marupa-mariri, una técnica que madura con la dieta chamanica y consiste en generar una especie de flema en la garganta del chamán, sirviendo como protección de las energía negativa al succionar las enfermedades o “demonios” de los pacientes. De esta manera existe una restricción hacia el cuerpo del chaman de energías inapropiadas de sus pacientes, escupiéndolas o vomitándolas luego de “chupar” la enfermedad.

Aparte de la marupa-mariri el curandero es sobador, utilizando sus manos para el masaje en las zonas de dolor. Los curanderos shipibos deben dietar ciertas plantas haciendo sauna en sus manos. Así, toda la energía de las plantas se deposita en sus manos, lo cual lo llevará a sacar y mover los dolores físicos. En sus ceremonias realizan masajes en la cabeza, columna y abdomen para que la energía pueda fluir mucho mejor.

La cushma, también es un instrumento muy potente para el chamán en su ritual. Es un manto de vestir que el maestro ocupa para su ceremonia. Esta prenda contiene toda la energía del chaman y de las plantas al momento de comenzar el trance y la sanación.

El curandero al viajar, con las plantas maestras, puede observar el interior del cuerpo de las personas. Róger López, chamán shipibo nos comenta que la ayahuasca es un rayo X, de esta manera hace un zoom para observar los mundos interiores de sus pacientes.

Instrumentos musicales son de uso chamanico para inducir con mayor potencia el trance y éxtasis. El tambor, las sonajas, quenas, etc, son de uso personal para cada maestro ayudando al canto y la danza chamanica, aumentando la comunicación con el mundo espiritual.

Finalmente, dependiendo de la tradición y estilo de cada chamán, encontramos: plumas de animales, huesos, ramas, hojas de plantas, etc. (dependiendo de la tradición indígena). De esta manera, el curandero utiliza todo su arte psicomágico y espiritual para la ceremonia de sanación.

Cabe señalar que al momento de realizar la curación, el chamán queda “cargado” con toda la energía del consultante, por lo cual debe descargar dicha energía para que no afecte su integridad física y espiritual. Algunas maneras muy interesantes con que el médico descarga son:

– Vómito o diarrea: la energía del paciente «choca» al médico lo que provoca que la expulsión de dicha información o energía.
-Eructos: el estómago es una aduana de información alimenticia y psicooemocional, por ende muchas veces se invierte la energía del estómago saliendo hacia fuera y descargando el cuerpo.
– Bostezos: al parecer el bostezo se da por una descarga de la articulación temporo mandibular, la cual retiene mucha información emocional. Por otro lado, al bostezar se genera una inspiración y espiración máxima lo que haría expandir los alveolos colapsados a nivel respiratorio.
-Soplidos: cada planta enseña el soplido, el cual tiene una función trascendental al entrar en el mundo espiritual. Muchas veces las energías atacan al curandero, las cuales debe soplar.

Como podemos observar, las herramientas milenarias vienen especialmente de la conexión con los espiritus aliados (reino animal y vegetal). Cada ingesta de brebajes maestros van guiando al chamán para realizar su arte sanador, algo que poco a poco se ha perdido dentro de la medicina occidental. Asimismo, cada cultura indígena tendrá sus técnicas y herramientas, no obstante todas tienen un interesante parecido. Culturas chamánicas mapuches, shipibas, lakotas, shuar, yaminawa, chinas, africanas, etc. comparten un saber, el cual ha sido guiado por un único maestro: el gran espíritu.