Por Patricia Schüller
Periodista, escritora, taróloga y terapeuta

Mujer Medicina chilena publica su primer libro, el cual recopila sus diarios de vida escritos desde hace cuarenta años. En sus páginas, desnuda su alma y comparte su proceso de sanación como parte del camino que ha recorrido para convertirse en sanadora y guía de mujeres en Chile, Estados Unidos y Europa. “Recién ahora que soy ya una bisabuela puedo compartir mi camino de sanación y ser una guía e inspiración para muchos; desde la sencillez y profundidad de mi corazón, en esta mi Madre Tierra. No soy víctima, ¡soy Guerrera de Luz!”, remarca.
Cada día, durante cuarenta años, Judith Camus Azócar (76), más conocida como Luzclara, Mujer Medicina, escribió religiosamente sus pensamientos, sueños, penas, alegrías, sus vivencias como mujer, sus experiencias y sentires en ese camino, con claroscuros, que la convirtieron en sanadora. Esos escritos, a veces en cuadernos u hojas sueltas, se quedaron guardados por mucho tiempo.
Durante el 2016, en un día cualquiera, sentada frente al ventanal de su dormitorio, en su casa del Cajón del Maipo, que regala una grandiosa vista de la montaña, decidió que esa decena de diarios de vida debía darlos a conocer y transformarlos en un libro. Esos papeles, algunos ya amarillentos por el paso de los años -reflexionaba- debían servir para iluminar a otras mujeres, para que no se pierdan en el camino de la vida.
Trabajó muy duro en su proyecto, asesorada por la editora Rocío Paz Fernández Suárez. Asentada en su nuevo hogar ubicado en el Valle Sagrado (a 45 minutos de Cuzco), en Perú, a los pies del poderoso Apu Pachatusan, fue revisando y seleccionando  textos para que el 20 de octubre de este año pudiera lanzar su primer libro: “El Rezo de mi Vida”, en Santiago.
“Seleccioné los escritos que me parecieron más interesantes con el único afán de compartir mi autosanación y demostrarles a las mujeres que siempre se puede sanar y ser feliz. Lo único que se debe hacer es seguir al corazón y ser libre, lo que no es fácil en el sistema en que estamos insertas”, sostiene.
El libro está dedicado a las mujeres, pues han sido el pilar del trabajo terapéutico que ha desarrollado Luzclara durante más de tres décadas; empoderado desde lo femenino a mujeres de Chile, Estados Unidos y Europa. Pero ella también pretende que su libro biográfico sea leído por los hombres, porque en sus páginas hay enseñanzas que asimilar como en las relaciones personales, saber por ejemplo «qué nos pasa a nosotras en las relaciones afectivas”, dice.

El orden de la energía Kundalini

Los capítulos no están ordenados cronológicamente, sino que siguen el camino de la energía Kundalini y avanzan por los diferentes chakras del cuerpo. Ella nos confiesa que tanto la estructura como el título fue información que le llegó mediante canalizaciones, es decir, de repente, como un destello en medio de la oscuridad.
Así el primer capítulo se llama “Supervivencia”, y le siguen: “Sexualidad”,  “Fuerza”, “Amor”, “Expresión”, “Visión” y “Yo soy”. Concluyendo con la biografía de Luzclara que escribí en el libro «Mujeres Mágicas» (editorial Aguilar) .
En 214 páginas esta destacada mujer medicina chilena, desnuda su alma, da a conocer sus rezos, plegarias, sueños, tristezas y alegrías, además de sus canalizaciones con su ángel de luz.

En el momento perfecto

Luzclara está convencida de que el lanzamiento de su libro ha ocurrido en el momento perfecto, porque cuando se trazó la idea de publicar los acontecimientos fluyeron. “Todo lo que me inspira, lo que tengo que hacer es algo que ya está escrito, entonces siento mucha ayuda. Cuando las cosas son, todo fluye”.
Era entonces el tiempo adecuado para compartir su propia sanación que vino tras mucho dolor. “Los seres que escogemos el poder de sanar somos heridos profundamente, como si la Madre Tierra hubiese atravesado con una lanza nuestros corazones, ya que de la sabiduría que viene de la sanación, viene también el poder de sanarnos”, describe.
Esta publicación coincide con una etapa muy bella que se encuentra viviendo Luzclara desde que se trasladó a vivir a Perú en agosto del año pasado, tras una intuición profunda. Sintió con urgencia que debía partir al vecino país, un territorio que  visitaba desde hacía treinta años.
“Recibí el llamado urgente desde mi matriz, desde mi corazón, desde mi espíritu (…) Me escuché y fui a encontrar el mensaje que ahí me esperaba, que emanó de los Apus sagrados, de la gente, los colores, los sabores, las flores, las ancianas, el mercado, los bailes, la música y mis hermanas, y en un momento de éxtasis me reconocí allí en perfecta plenitud”, señala la sanadora.
A sus 76 años, esta “mujer salvaje” es la prueba empírica de que se puede sanar desde el alma y que no hay edades convencionales para hacer los cambios necesarios en la vida. Ella es vital, bella, ríe a cada momento y asegura que se siente feliz y plena. “Por ello el libro debe ser una fuente de inspiración para las mujeres de que siempre se puede -recalca y agrega-. Recién ahora que soy ya una bisabuela (tiene tres hijos, cinco nietos y un biznieto) puedo compartir mi camino de sanación y ser una guía e inspiración para muchos, desde la sencillez y profundidad de mi corazón, en esta mi Madre Tierra. No soy víctima, ¡soy Guerrera de Luz!”

El encuentro con la Diosa

Luzclara ya ha visualizado su próximo libro. En él relatará cómo fue el encuentro de las mujeres chilenas con la Diosa Sagrada. Para esto se centrará en un acontecimiento poco conocido, pero que dejó una impronta en su trabajo en el país. Corría 1988 y en el aniversario del Día Internacional de la Mujer, dos mil quinientas mujeres, entre artistas, intelectuales, ancianas, jóvenes, vecinas de las poblaciones se reunian en el estadio Santa Laura, en la comuna de Independencia. El espacio deportivo había sido usado como centro de tortura, y ese día se pedía, se rogaba que Pinochet, el dictador saliera “sin sangre”. La autora ya está buscando testimonios para darle forma al libro.
Y como en su vida la magia parece no detenerse, Alonso del Río, un músico, escritor y chamán peruano, la invitó a participar en su película “Los Cuatro Altares”, un desafío que la tiene muy entusiasmada. “Necesitaba para la cinta a una abuela bonita y le hablaron de mí”, cuenta riendo.

*Para adquir “El Rezo de mi Vida” se debe escribir al correo: elrezodemivida@gmail.com