Por: Claudia Mardónes,
Periodista especializada en música popular

Un viaje cambia la vida, la visión de mundo que podemos tener. Durante el 2010, un músico chileno decidió recorrer Latinoamérica en una casa rodante, iba con su familia, su esposa Paz Dôrr y sus dos hijos de menos de seis años, dejaba atrás una vida estructurada y una trayectoria reconocida. Visitaron el norte de nuestro país, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia, donde el artista efectuó presentaciones en diversos escenarios. A su regreso al país decidió instalarse en Requínoa, ahí nacería un proyecto musical que pondría a su autor, nuevamente a recorrer caminos.

Créditos: Marcos Zegers

Max Zegers, 40 años, es cantautor, compositor, multiinstrumentista y pianista, empezó a estudiar música a los 7 años, incentivado por su padre, el destacado músico Julio Zegers (“Canción a Magdalena”). Estudió interpretación musical con mención piano en la Universidad Católica de Chile y más adelante complementó su aprendizaje con estudios de armonía y composición, (incluso participó en el concurso de Claudio Arrau, adjudicándose un lugar en 1988). Poco después volvería a su universidad como profesor de piano.
A lo largo de su carrera, ha creado música para publicidad, cine, teatro, audiovisuales y otros artistas. Es así como obtuvo el premio Oro a la Mejor música publicitaria otorgado por la ACHAP y el premio Altazor entregado por sus pares tras la producción del disco “Canciones de Autor” de su padre. El 2011 debutó como solista con el disco “Día Uno” (se puede descargar de Itunes y Portaldisc y tiene influencia en la música folclórica y contemporánea), lanzando después los sencillos “Panamericana” y “Vine como soy” de gran popularidad en plataformas streaming.

Descentralización artística
En julio pasado, el artista sacó su segundo larga duración “Pueblos”, un trabajo que se transformó en la raíz de una iniciativa que combinaría con la música: “Aquí (en Requínoa) hay un Teatro antiguo y patrimonial que hace muy poco fue restaurado, pero no es considerado por artistas y gestores de la ciudad. Lo cual me produce una profunda tristeza”, señaló.
La misma situación viven otras localidades y municipios, dice, porque “tanto productores como artistas, no ponemos nuestros ojos en estos pueblos a la hora de programar nuestras giras, yéndonos directamente a las capitales de cada región o a los centros más poblados…, el centralismo se repite a menor escala y estos maravillosos teatros y sus comunidades son las más afectadas”.
Para sacar a la luz a estas ciudades y su patrimonio arquitectónico, Zegers planificó la “Gira Pueblos” donde visitó las regiones de O’Higgins y el Maule durante agosto y septiembre para dar a conocer su última producción. En total, fueron 10 conciertos gratuitos con diversos y destacados músicos invitados, tales como Camilo Salinas (Inti Illimani), Pablo Ilabaca (ex Chancho en Piedra), la Orquesta Municipal de Requínoa, el cantor popular Carducho y las cantautoras Daniela Conejero y Rocío Gómez. “Hay mucha más sed de espectáculos en cada uno de esos teatros de la que uno piensa”.
El proyecto, además de las presentaciones en Pichidegua, Requínoa, San Vicente de Tagua Tagua, Lolol, Peumo, Linares, Nancagua, Villa Alegre, San Javier y Chépica, contempla un documental para mostrar los teatros y centros culturales reacondicionados, con el objetivo de fomentar su uso por la comunidad y específicamente dar a conocer la diversidad cultural que hay en estas localidades. ¿De qué forma?: la idea es seguir durante un día a un espectador que asistió a uno de estos recitales para ver cómo impactó en su cotidianidad. Por ahora, evalúa, con distintos municipios, la posibilidad de efectuar un nuevo circuito de presentaciones. “Vamos a seguir en noviembre y diciembre con otros artistas, porque la Gira Pueblos no es solo mía, es un trabajo de todos, de articular a los artistas, a los teatros, a los privados, a los medios, al público, a todos, para que estén vivas nuestras salas”.
Para llevar a cabo su proyecto, Zegers obtuvo fondos públicos (ventanilla abierta), lo cual le permitió costear traslados, por lo mismo fue necesario hacer también una campaña de financiamiento colectivo -crowdfunding- (a través de la plataforma Idea.me) para apoyar la fabricación de discos y la realización del documental. Quienes aportaron obtendrán “recompensas” como por ejemplo, descargas en mp3 del disco “Pueblos”, copias autografiadas, merchandising, conciertos íntimos y 10 copias únicas del quetzal en técnica de grabado que realizó la pintora Ángela Leible como parte de la gráfica del disco.

Folk, rock y pop
Max Zegers ha explorado desde la música norteña, cumbia, cueca, folk y el rock & pop, junto con Los Vinellis y Los Castillo. En sus canciones plasma la diversidad sonora de los diferentes viajes que ha realizado por Latinoamérica y cómo ellos han influido en su visión de mundo. Para lograrlo, sus composiciones retratan sentimientos de respeto, goce y admiración por la naturaleza y el crecimiento humano; una sensibilidad capaz de retratar la rica esencia de los pueblos.
Otras localidades del país esperan nuevas giras, más música que permita articular esfuerzos con nuevos actores públicos, privados y artísticos. Ya es hora para que más pueblos aparezcan en el mapa.

Max Zegers, “Pueblos” (Full Album)

Max Zegers y Amigos, “Panamericana”