Por Sybila Oráculo
Periodista. Médium, Astróloga, Sacerdotisa de la Diosa
www.sybilaoraculo.com

Cada vez que te diriges a la comunión mística y existencial; el gran misterio de lo sagrado, la sanación, las artes mágicas esotéricas, estás siendo influenciado por el ángel planetario de Neptuno. El que te presenta el desafío de buscar los lugares recónditos del alma y las capacidades sensoriales.
La luz de Neptuno la encabeza la espiritualidad, la alta sensibilidad ante cada detalle de acontecimientos intuitivos armoniosos. Por supuesto también el arte, el diseño, la creatividad, la moda, lo divino, la grandilocuencia exaltada, la Diosa, el sacerdocio, la empatía, compasión, lo trascendental; también rige los productos químicos y medicinales, la divulgación de la ciencia, y la aplicación de los poderes psíquicos y estudio de los misterios de la naturaleza alquímica. Está a disposición de las ciencias naturales como para la conexión con elementales y entidades invisibles.
Por su parte, su opuesto oscuro está caracterizado por la confusión, el delirio místico egocéntrico, la ilusión, el engaño, la ingenuidad, la evasión y las enfermedades mentales; drogas, fármacos, alcohol, glándulas, el sistema endocrino, la vehemencia, promiscuidad. esquizofrenia, paranoia, ansiedad, bipolaridad, delirio. Influye en las enfermedades del alma, que no son corporales.

Son extremos opuestos no complementarios. La paradoja es que dichos extremos a veces nos salvan de la estructura de encierro o falsas seguridades, autoimpuestas o implantadas por la cultura, la familia, los grupos, la matrix.
Neptuno influye en los ciclos vitales de la energía para enaltecerla o enfermarla y acabarla. Aviva la imaginación, favorece la receptividad psíquica y da inspiraciones brillantes, unas veces verdaderas y otras engañosas. Propicia la iniciativa.

Generación perdida, generación encontrada
Neptuno es el segundo de los planetas trascendentales. Se le conoce como el planeta generacional, porque se nutre y aloja, más o menos 14 años en cada signo. Todos los que nacen en esos años poseen a este planeta en el mismo signo. Significa que sus características y propiedades, dejan una huella durante ese ciclo de años. Dichas posiciones activan energías de movimientos colectivos.
Con Neptuno, siempre ocurre algo, como cuando él transitaba ocurrió el socialismo; por dar un ejemplo, pues impulsa a mover colectivos con sentido de pertenencia; une a las masas en ideales; cohesiona los grupos tanto para bien como para mal, según la lupa con que se miren los contextos y acontecimientos. Esta fuerte influencia se da porque los misterios de la vida están bendecidos por este planeta.

Los antiguos ritos de la bendición en la mar eran realizados por el regreso al agua para limpiar lo impuro del mundo ordinario y volver a conectar con la divinidad de la cristalidad del alma. Contemplar el estado de fluir como el mar, es Emanya, la madre del Mar, la Diosa del agua del panteón Orixa, la matriz. Es la Diosa Neptuna. Es el vientre acuoso que nos sostuvo cuando la Eva negra nos dio a luz.
No olvidemos jamás, que desde este estado neptuniano conservamos los ritos del bautismo. Considerando eso sí, que el bautismo como rito, es tan antiguo como la madre tierra, paganos y matrizticos, antes que cualquier religión y dogma tomara forma. Pero también hay que saber que el otro extremo de esta influencia es el suicidio; el fin apasionado de la vida en medio del éxtasis de la locura. El todo y la nada.
Neptuno rige la casa 12 de piscis, la casa del Karma o Ticun. Está sincronizada con las casa 4 de cáncer, 8 escorpión, todas de agua y lugares del inconsciente profundo: Cáncer, la luna madre; Escorpión, la sexualidad reproductiva, generadora de vida y dadora de muerte y transformación; y la casa del lado más oscuro de la psiquis, Piscis.
Así es Neptuno. Usa las altas y serenas mareas. El agua es el conductor de la electricidad. La electricidad que nos da vida y que nos ejecuta. El gran milagro o la gran tragedia. Neptuno es la noción racional e intuitiva del mamífero animal que debe escoger entre sacrificar un cachorro débil; dejarlo morir a su suerte mientras avanzan por el peligroso prado para salvar a los otros. La acción extrema. La locura que te salvará de la esclavitud. La depresión que te obligó a salir de donde estabas, antes de que enloquecieras.
Para ver cada caso personal es necesario visualizar en cuál casa astrológica se encuentra Neptuno.

Considera que cuando tu Poseidón te llame a tomar el tridente de tu ímpetu y debas hacer cortocircuito y navegar por las aguas submarinas de la vida, deberás ritualizarte y realizar tu camino sagrado de transformación. Tomar el camino del guerrero (a). No doparte con pastillas, pues la sabiduría de la locura podría llegar a salvarte de una vida de engaño por vivir en la matriz ilusoria de una limitada sociedad decadente.

Las enfermedades del alma requieren el empuje de la voluntad

En astrología, desde el punto de vista de los misterios del humano, se entiende que según donde uno esté o se críe será la vibración que porte. Si la niñez ha sido torturada es probable que la adultez será inestable y agresiva. Neptuno ha marcado la generación de ese joven en su existir y dicho joven puede escoger el arte, el deporte o escoge las drogas para catalizar dicha energía.
Porque estas enfermedades suelen ser tan extrañas, invitan a los prejuicios y así dejamos a que el loco se encierre y listo, lo dejamos de ver. La matrix siempre intentará reprimir todo acto de rebelión contra su imperio.
Pero la gracia de Neptuno, es que insista en el despertar del guerrero desde el astral. Esas enfermedades son una defensa, un aviso, nos hablan de nuestro laberinto de miedos y obligan a sacar las fuerzas del espíritu. Creemos y así creían los médicos antiguos, (médicos que por cierto eran ¡todos astrólogos!). Que la alucinación del estado delirio te daba la información para sanar .Para el chamanismo, son los desafíos del camino del guerrero.
Acá en la urbe ¿quién se sanará si esa posibilidad de experimentar esto no existe? No hay opciones te dicen, o te encierras y te tomas la pastilla o nada. Por eso es importante que cuando presentes signos de dichas enfermedades, vayas a realizar el gran viaje de tu vida y a experimentar tu camino de sanación haciéndote cargo,no se lo des a los médicos ni fármacos. La naturaleza elemental te salvará. El tótem anima a volver a tu estado primitivo. Viajar a los elementos, rezarles, limpiarte con la abuela agua y sahumarte con el espíritu del fuego.
El común de las personas, poseemos siete pecados capitales, aunque ésta es época de proliferación de la locura y la depresión, lo que está haciendo es que nos habla nada más que de una emergencia por liberarnos de los residuos del medioevo y colonialismo.
En menor grado, en el cotidiano trabajamos lo mismo, y lo hacemos en cada paso, con cada gesto, con cada acción; con la ternura con la cual tratemos a una planta, la energía nos tratará a nosotros.
También, sabemos que es una época de redes sociales y lavado de cerebro. Todos los humanos estamos expuestos a que el gran Neptuno nos pase movilice desde un lado, para vibrar muy alto, desarrollando la intuición a otro tan fuerte, que nos electrocute con el delirio egoico de una generación de falsos chamanes.