Por Marcela Contreras
Terapeuta holística. Facilitadora Método Integra
Autora del libro «Elijo Amar»

Para el Budismo e Hinduismo, el Karma es una creencia que indica que toda acción tiene una fuerte influencia en las existencias posteriores del individuo. Para explicarlo mejor, se refiere a la “Ley de causa y efecto”, esto es, que según nuestro actuar, ya sea físico, psíquico o verbal es lo que tendrá consecuencias futuras en nuestras vidas.
De ahí que para muchas tradiciones nuestras acciones y hasta pensamientos tienen una gran importancia en nuestras vidas por lo cual es importante tomar conciencia y responsabilidad de quienes somos y qué hacemos.
Los acuerdos kármicos son compromisos que establecemos con nosotros mismos o con terceros y que se mantienen hasta que en algún momento de nuestra historia son anulados por nosotros mismos.
Pueden recibir distintos nombres: pactos, votos, acuerdos, compromisos o juramentos, pero todos hacen referencia a lo mismo; se generan cuando decretamos algún tipo de compromiso, con una carga emocional intensa. Expresiones tales como: “jamás”, “por siempre”, “hasta la eternidad”, etc.
Una vida eclesiástica, por ejemplo, pudo habernos conducido a firmar pactos de pobreza, obediencia y/o castidad.
En ese momento creímos que aceptar esos compromisos era lo correcto, lo hicimos con determinación y fe, pero en la vida actual sufrimos las consecuencias, lo que nos impide evolucionar. Este tipo de pactos nos conducen también a desarrollar enfermedades de todo tipo, que faciliten el mantenimiento del acuerdo.

Los pactos más frecuentes son:

– Votos de pobreza: Se trata de una renuncia expresa a recibir o acumular dinero en abundancia
– Votos de castidad: Renuncia a disfrutar de los placeres mundanos.
– Votos de sacrificio: Postergación a toda satisfacción personal a favor de los deseos y necesidades de los demás.
-Votos de celibato: Renuncia a establecer una relación emocional significativa.
– Votos de silencio: Renuncia a comunicarse abiertamente.
– Votos de sufrimiento: Aceptación de que el sufrimiento es necesario para la elevación espiritual.
– Votos de obediencia: Renuncia a la voluntad propia.

Si quieres conocer en qué ámbitos de tu vida estás siendo afectado por uno o varios pactos, te invito a una charla, donde te enseñaré una técnica para anular estos acuerdos y tomar las riendas de tu vida.

Te deseo felices fiestas patrias!!