¿Por qué tomar medicina ancestral?

publicado en: Chamanismo | 0

Por Boris Gálvez
Director Instituto Prana Kine, Viña del Mar.
Autor de “La danza del águila: mensajes de un dietero” y de “La madre serpiente de la selva, Tita roni nii”.

Parto por esta pregunta este nuevo artículo debido a que hoy el chamanismo, según mi sensación y percepción, se encuentra en un proceso de transformación. Dicha transformación, dada por la era moderna/occidental, se debe a que la vida, el planeta, el cosmos están en constante cambio de paradigmas-doctrinas y creencias.
Hemos sido testigos de que las plantas enteógenas han entrado muy fuerte a nuestra era moderna/occidental, así vemos de manera más común que en redes sociales se promueven ceremonias, retiros, ¡hasta ventas de distintos vegetales/brebajes que nos llevarían a “otros estados” de conciencia. Por ende, cabe preguntarse y reflexionar sobre ¿por qué tomar medicinas ancestrales? En específico, me centraré en esta oportunidad en el consumo de la planta maestra ayahuasca.

Desde la experiencia a la profundización
Mi primera ceremonia de ayahuasca la realicé cuando sabía que algo andaba “mal” dentro de mi vida, lo cual no podía ver. Dada esta interocepción me era imposible ir a un médico alópata y decirle: doctor, vengo porque me siento extraño, no sé qué pasa en mi vida, no sé cuál es mi camino…Es altamente posible que ese médico me hubiera dado una interconsulta donde un psiquiatra, el cual me hubiera recetado algún fármaco…Pero hice otra cosa y fui a esta ceremonia. Al momento de ir, nadie me dijo algo especial que me llamara la atención, por ende me fui, como un día normal, al círculo ceremonial…
Por esto, una pregunta vital e interesante de hacerse es ¿Por qué tomar ayahuasca (o cualquier enteógeno)? ¿Cuál es la finalidad, propósito, argumento para entrar a una ceremonia ancestral? Con los años, creo fielmente, que dicha pregunta es la puerta de entrada para acercarse a las plantas.

Según nuestra pequeña experiencia con las personas en Chile, podemos concluir que los motivos pasan por:
– Buscar respuestas para resolver problemas en la vida
– Crecimiento espiritual
– Tratar penas, apegos excesivos.
– Vivir una experiencia que mejore la calidad humana.
– Dar fuerza en la vida.
– Tratar miedos, traumas psicológicos específicos.
– Mejorar la seguridad personal y la autoestima.
– Apertura, autoconocimiento y autoexploración.
– Aumentar voluntad.
– Ordenar la vida.

Lo anterior podría ser una gran lista de “propósitos”, pero dentro de este margen me surgen las siguientes preguntas: ¿la persona llega a cumplir su objetivo debido a los componentes bioquímicos de la ayahuasca (harmalina, telepantina, dmt, etc…). ¿Será que la ayahuasca tiene un potencial “espiritual” el cual, hasta el momento, es desconocido y poco objetivo en los estudios de ésta? Por otro lado me pregunto, ¿cuánto influye el facilitador (lider de la ceremonia, originalmente es un chamán)para poder lograr la idea que tiene cada persona al tener esta experiencia? Por ende, ¿Qué tan importante es la historia de vida, la motivación y la “fe” que tenga la persona para iniciar un proceso de sanación mediante esta medicina?
Pienso que nos falta mucho para poder argumentar todo el universo que se despliega tras una ceremonia de ayahuasca y por lo mismo, siento que al parecer ¡es de vital importancia que exista una preparación! Y me refiero tanto del curandero-facilitador (con dietas y experiencia que tengan, mínimo, algunos años) como de las personas que participarán (preparación previa y posterior). También es muy importante que se desarrolle en un lugar apropiado, y que sea un ritual que siga las líneas de un linaje indígena específico, es decir, que la ayahuasca sólo sea ayahuasca y chacruna y que éste brebaje esté bien refinado, preparado, etc.
Los invito a que no nos dejemos engañar por los efectos especiales que puede tener la ayahuasca, vamos más profundo, vamos a las raíces de nuestros temas personales para poder tener un contacto real y trascendental. No lo veamos como un juego, como una moda. Tratémoslo con respeto. Tomemos ayahuasca con alguien que sepa, que la haya autoestudiado en conciencia y cuyos maestros sean indígenas, una persona que lleve años rezando e icarando las medicinas, alguien que esté constantemente realizando dietas  con la medicina.
Siento que antes de realizar alguna cosa en nuestras vidas, lo que sea, debemos hacerlo tomándole el peso, con altura de miras, con responsabilidad, madurez y conscientes por nuestras decisiones. ¡Cuidémonos y no hagamos de algo tan transformador una charlatanería ni un juego ni por aburrimiento! No nos dejemos intimidar por los fuegos artificiales, que muchas veces leemos en un portal de internet. No busquemos luces especiales, ni menos “salir de la realidad”.
Recuerda que lo que estamos haciendo es escuchar nuestro interior y viajar por nuestros mundos psíquicos, emocionales y espirituales…Te pregunto nuevamente, ¿por qué quieres tomar medicina ancestral?