Potenciar, no limitar

publicado en: Autovigilarse | 0

Por Vivana Castro
Terapeuta motivacional, Asesora de Padres

En un mundo con tanto estímulo e información es importante que los padres o cuidadores de niños y jóvenes consideren la motivación constante como una importante herramienta de educación y fortalecimiento de sus personalidades.

Los niños  deben aprender de sus propios recursos y sus progenitores o cuidadores deben tener presente, que el sistema educacional en los colegios, donde muchas veces «los entregamos», aún está en pañales en la manera de entregar herramientas a las nuevas generaciones. Por falta de conocimiento y por no tener una guía adecuada, forzamos a nuestros pequeños a adelantarlos en el aprendizaje o exigirles antes de que estén preparados para ello. Con todo esto lo único que se provoca en el niño es estrés y desmotivación, pues sienten que el aprendizaje va ligado a sentir dolor, lo cual se convierte en frustración llegando a dañar el ámbito emocional de nuestros hijos.

No siempre se sabe que los periodos de concentración de un niño es de aproximadamente 15 a 20 minutos, posterior a eso, el cerebro debe poseer pequeños recreos cerebrales, como distraerse, bailar, jugar, cantar o dibujar…

Es muy importante que sus cerebros estén activos y no aislados, por lo que se recomienda evitar tantas horas frente a la televisión, el computador o los videos juegos, ¿por qué?,  bueno porque acá los niños no están pensando y no interactúan y eso perjudica su proceso de aprendizaje.

Los padres tanto como los jóvenes deben hacer conciencia que la educación de estas nuevas generaciones y del siglo  XXI va ligada a ciertas costumbres que debemos llevar a la práctica, aquí algunos tips muy importante a la hora del estudio en nuestros hijos

  • Tanto jóvenes como niños deben tener sus horas de descanso, mínimo de 8 horas, dado que esto recarga de energía su cerebro.
  • Tienen que estudiar dado un tiempo destinado a cada materia que deben preparar.
  • Deben permitir los padres a sus hijos que el estudio se realice con movimiento, como les mencione en este artículo, los periodos de concentración son solo de 15 a 20 minutos, transcurrido ese tiempo, los niños pierden concentración y es importante aquí liberarlos para que vuelvan a retomar el estudio con una actitud más positiva “ya que dejar a un niños sometido al estudio por largas horas” lo único que conseguiremos es que el cerebro se canse y no asimile de buena forma el estudio.
  • Es muy importante el ejercicio físico antes y después de un aprendizaje, esto incrementa el oxígeno en la sangre llevando a nuestros hijos a sentirse más motivados.
  • Recordarles también queridos lectores que nuestros hijos pasan sobre todo en la adolescencia por cambios neuronales, donde todo da pereza y es aquí es donde nos debe hacer sentido el hecho de motivarlos constantemente y la cercanía con ellos. En esta etapa evita las calificaciones como “tontos” o «pasando por la edad del pavo», lo que les ocurre es «torpeza neuronal”, etapa donde están fortaleciendo todas sus capacidades y creencias; adaptándose al mundo social que muchas veces los confunde.

Como Terapeuta motivacional en educación positiva, tanto para padres como niños y jóvenes, brindo la ayuda necesaria para que conozcan el potencial de sus hijos y, a su vez, los jóvenes reconozcan en sí mismos el maravilloso potencial que poseen. los padres o cuidadores en tanto es importante que consideren que al menos el 50% de la educación recae en nosotros,  desde el hogar, por eso no olvidar la calidez y dedicación para motivarlos a diarios.