Pranayanas y respiración

publicado en: Autovigilarse, Campo energético | 0

Por Jalile Mahmud y Pablo Solovera
Kinesiólogos, Directores de Somos India y del Diplomado Internacional de Ayurveda de Ayuskhama, India.
Web: www.somosindia.cl / Ig: Somos_India / Fb: Somos India / Youtube: Somos India

Los pranayamas son técnicas de expansión del Prana o energía vital. Según la sabiduría védica el cuerpo humano está impregnado de energía sutil que permite el correcto funcionamiento de la fisiología del cuerpo, al ser energía de naturaleza sutil, es invisible a los ojos, pero puede ser percibida de diferentes maneras, por ejemplo, durante estados profundos de relajación se puede sentir que el cuerpo es más liviano, como si se levantara del piso, o de tener la sensación de ir más allá del cuerpo, los hormigueos y visualizaciones, todas, expresiones del cuerpo energético sutil.
La mente también es completamente sutil, no puede ser vista ni tocada, pero su existencia es innegable, puede ser percibida y es utilizada como instrumento durante nuestra vida. La mente es otra forma de energía sutil y su funcionamiento está íntimamente ligado al prana.
La principal fuente de energía vital es el sol, y en segundo lugar todo lo que la energía solar produce en la Tierra, es decir, toda la naturaleza del planeta es fuente de prana: el aire, los ríos, los árboles, las montañas, los alimentos naturales, etc.
Por lo tanto, es muy necesario estar en contacto con la naturaleza y la energía solar para permanecer integralmente sanos. Todo contacto con la naturaleza es en esencia pranayama.
Hoy en día los pranayamas se relacionan con la respiración, ya que es la función fisiológica más directamente relacionada con la energía vital, y a pesar de ser comandada por centros autónomos subcorticales del sistema nervioso central (tronco encéfalo), sí podemos tener control consciente sobre ella. De manera que al aprender a tener control consciente sobre nuestra respiración, se puede asegurar el correcto fluir de la energía vital a través del cuerpo, permitiéndonos un estado óptimo de salud.
La respiración es el ancla de la vida, es una fuente importante y principal de energía vital ya que el oxígeno es esencial para las reacciones fisiológicas. Podemos pasar días sin comer, pero solo minutos sin respirar, nacemos inhalando y morimos exhalando, la vida es entonces el período entre una respiración y la siguiente, se dice que aquel que respira a medias, vive a medias.
El ser humano promedio respira aproximadamente 18 veces por minuto, es decir 20 mil veces por día, sin embargo, muy pocas de estas respiraciones ocurren de forma consciente.
Según la sabiduría védica nuestra mente está íntimamente ligada a nuestra respiración, una respiración acelerada y poco profunda se asocia a una mente agitada y poco eficiente, mientras que una respiración lenta, consciente y profunda permite que la mente esté más clara y estable.
El ser humano moderno debe aprender a respirar de nuevo, y esto es un gran reflejo de nuestra desconexión con los ciclos naturales, toda nuestra fisiología depende de ciclos circadianos, de las horas del día y de la noche. Al igual que las aves migran en las distintas estaciones, los seres humanos cambiamos nuestra información fisiológica en distintos momentos del día y del año.
La rutina sedentaria ha provocado que además disminuya la consciencia corporal, hay menos información propioceptiva de la musculatura, alterándose el balance neuromuscular normal y la representación neurológica de la musculatura respiratoria, esto produce que la respiración se lleve a cabo de manera superficial, incompleta y descoordinada, produciendo un mayor gasto energético.
Es fundamental realizar ejercicios respiratorios tratando de inhalar de manera lenta, consciente y profunda, de este modo la mente se volverá más estable y nuestro organismo recibirá el oxígeno necesario para funcionar de manera saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.