Por Álvaro Santi
Tarólogo y escritor
Autor «La casa, espejo del habitante» y «La lengua del Inconsciente».
Instagram @alvarosanti

El agua de florida o agua florida es una conocida esencia aromática de fabricación industrial que cuenta con variados usos que van desde lo cosmético hasta lo mágico.
Se trata de una versión americana del eau de cologne. Su base es cítrica y se dice que fue introducida en la ciudad de Nueva York a inicios del siglo XIX. Sin embargo, en algunos países como Perú, en el Amazonas peruano específicamente, sanadores, curanderos o chamanes lo emplean para realizar limpiezas energéticas y florecimientos.

Algunos de los atributos de esta esencia:

    • Intenso y poderoso limpiador espiritual.
    • Efectivo agente protector
    • Para rituales de florecimiento y fortuna.
    • Como complemento al perfume diario para atraer el éxito y el progreso.
    • Para limpiar velas, velones y toda clase de productos de ritual.
    • Para purificar tu altar, lugar de trabajo.
    • Para eliminar energía negativa no deseada.

Usos estéticos:

•Para los pies, obtendrá un efecto calmante y restaurador.
•Para el cuidado de la piel después de quitar el maquillaje.
•Para los resfriados comunes inhalar el aroma disperso en un pañuelo y ayudará a disminuir los dolores de cabeza.
•Para eliminar los malos olores.
•Para eliminar los dolores de cabeza producidos por el estrés.
•Para relajar los músculos.

Si bien puedes encontrar el agua florida en algunos almacenes llamados de productos esotéricos, pero también puedes elaborarlo tu mismo, impregnándolo de paso con tu propia energía y tu intensión sanadora.
A continuación encontrarás una receta para elaborar esta colonia y así poder aprovechar sus variados usos.

Elementos:

1 Canela en rama
Cáscara de una naranja
Cáscara de una mandarina
1 cucharada de flor de lavanda
Siete clavos de olor
1 manojo de hierbabuena fresca
1 manojo de romero fresco
7 gotas de esencia de lavanda (opcional)
7 gotas de esencia de mirra (opcional)
1 cucharada de agua de azahar o agua de rosas
Alcohol etílico de 90 grados
Agua destilada
1 frasco de vidrio con tapa

Elaboración: Pon en el frasco de vidrio todos los ingredientes (puedes agregar un poco de zumo de la naranja y la mandarina si lo deseas) y cúbrelo con alcohol hasta un poco más de la mitad. Déjalo macerar en la sombra (puede ser en un clóset) a no más de 25 grados durante 30 días mínimo. Al cabo de ese tiempo lo cubres  con agua destilada hasta casi el borde, lo agitas bien y lo dejas reposar 7 días antes de comenzar a utilizarla.