Por Álvaro Santi

Se denomina Aura a la emanación energética de todos los seres vivos. Los seres humanos, animales, plantas y toda la

En el programa "Mas vale Tarde" Alvaro analiza el aura de algunos invitados.

En el programa «Más vale Tarde» Alvaro Santi analiza el aura de algunos invitados.

naturaleza desprende un halo que expresa la verdadera constitución de los cuerpos. Los objetos inanimados también cuentan con esta expresión energética.

El Aura es un fenómeno común a todos y solamente disminuye hasta disiparse y retornar del todo a la fuente espiritual, cuando la vida en este plano se está extinguiendo.

Según mi experiencia, el aura no sólo se puede ver. (En mi libro «La Casa, Espejo del Habitante» relato cómo me inicié en la observación de auras). Así, cuando estoy frente a una persona para analizar su aura puedo percibirla de distintas formas. Hay veces en las cuales yo experimento la angustia o miedo que percibe mi consultante. En otras ocasiones veo, con los ojos de mi mente, imágenes, símbolos y patrones que posteriormente interpreto. Y si paso mi mano por el campo energético de una persona puedo sentir formas irregulares, texturas, cambios de temperatura, fisuras, heridas, etc.

IES-AVS7-AuraVideoCamera-dogSin embargo, la manifestación más bella del aura es la gran gama de colores en movimiento y constante cambio que la conforman. Cada estado emocional emana un color que lo representa. Yo he llegado a percibir colores que no conozco y que difícilmente he logrado reproducir con exactitud cuándo realizo retratos áuricos o psicografías.

La conciencia de nuestro campo energético y su mantención son básicas para armonizarlos y experimentar bienestar. En este artículo presento un ejercicio simple cuya finalidad es desprender o sacar del campo energético las energías tóxicas que dificultan el flujo energético natural y, por tanto, impiden la realización personal en diferentes áreas.

Ejercicio:

Busca un lugar cómodo y tranquilo donde no seas interrumpido. Siéntate en una silla, descálzate para permitir un contacto más directo con la tierra, coloca tus manos con las palmas hacia arriba sobre tus muslos. Cierra los ojos. Realiza tres inspiraciones profundas y comienza a imaginar las zonas de tu aura que se encuentran contaminadas por energías tóxicas y caducas. Imagina esa carga como una nube gris que bloquea el flujo energético en esas zonas. Ahora visualiza un sol sobre tu cabeza cuyo calor es capaz de desintegrar esas nubes grises.

Has esta parte del ejercicio las veces que sean necesarias hasta hacer desaparecer todas las nubes. Luego, en voz alta, di tres veces seguidas: “Mi campo energético se desprende de toxicidades y manifiesta mi luz interior…soy una expresión divina”

Puedes realizar este ejercicio todos los días o cada vez que sientas tu aura contaminada.