«Tantra evoca el estado de entrelazamiento de todas las cosas y de todos los actos, la Interdependencia de todo cuanto existe, la continuidad en las alternancias de causas y efectos, lo mismo que la continuidad en el desarrollo espiritual y tradicional, como un hilo que pasa a lo largo de todo el tejido de los acontecimientos históricos y de las vidas particulares» Govinda.

La sexualidad es una de las manifestaciones humanas que despierta mayor inquietud,  quizá porque ha estado plagada de secretos que resultan ser terreno fértil para la ignorancia y los errores. Muchos desarrollan su vida sexual desde un aprendizaje superficial dado por los medios de comunicación masivos o por un entorno que no necesariamente es cuidadoso a la hora de entregar información. Por esta razón, como malezas surgen creencias que no aportan, sino por el contrario, generan expectativas o frustraciones, pese a que estamos frente a un aspecto que nos pertenece y vincula como seres únicos.

Unas de las confusiones en este mar de información, es vincular el tantra con prácticas sexuales dadas por el libro Kamasutra. sin embargo, tantra, que viene del sáncrito, “acción continua de entretejer” nos habla precisamente de vincularse, de construirse en un continuo, y particularmente, se refiere a tantras, varios textos originados cientos de años antes de cristo (VI AC) en la India, luego en China y el tíbet. Y sólo una de sus áreas se refiere a la sexualidad humana, donde se plantea la unión del principio masculino y femenino. ¿Cómo? Ahí surgen distintas escuelas, algunas que plantean el sendero de la derecha, budista, que enfatiza la práctica de la meditación, respiración, movilización de la energía sin el acto sexual; y el sendero de la izquierda, hindú, que incluye el acto sexual sumado a las otras prácticas energéticas. ¿Pero cuál es el fondo de este práctica? Llegar a la luz o plena conciencia humana.

Conversamos con la terapeuta argentina Isska Akshara, quien hace 15 años se acercó a este camino de aprendizaje y hoy se dedica a informar, difundir y orientar por medio de talleres a parejas o personas individuales  o consultas vía skype o chat para personas que no puedan ir a Buenos Aires.

Tantra¿Cómo parte esta formación?
-Había tenido muchos acontecimientos desde muy pequeña (conflictos), entonces sentía que necesitaba dar amor de alguna forma, no sólo a partir de una pareja, y no sabía cómo hacerlo. A los 16 años tuve una crisis interna, más adelante comprendo que la forma de dar el amor era a través del servicio. Entonces empiezo a practicar hathayoga con una maestra particular y luego en una escuela de tantra, shakti yoga, pero cuando llegué ahí no me daban la información que yo buscaba, pero me dio el puntapié inicial. Yo quería saber más sobre la pareja y principalmente de cómo se integraba la sexualidad a la vida espiritual. Posteriormente me emparejo con una persona que era maestro taoísta, la relación duró 5 años, y él me inició y ayudó mucho a comprender sobre taoísmo y la cultura china, y él un día me recomienda una escuela de tantra para mujeres, fui y me formé en tantra yoga para la mujer, luego en sexualidad sagrada, en tantra para la pareja, en tantra tradicional, aprendí también astrología. Fueron años en que me impregné de la sabiduría de Oriente y pude dedicarme a mi práctica personal y a mi proceso de formación.

¿Cómo defines el tantra?
– Hay distintos tipos de tantra: el tantra de la mano derecha que usa la práctica espiritual para elevarse y despertar la energía sexual para trascenderla y poder llegar a Dios. Está el tantra de la mano izquierda que usa la energía sexual genital que integra el acto sexual amoroso, más las prácticas espirituales para trascender y llegar a Dios.

Isska 3

Terapeuta argentina Isska Akshara

Y lo que practicas tú integra ambos tantras (Kaula):
-Claro, yo lo practico en el acto sexual amoroso y en mis meditaciones, respiraciones, también está la práctica de tantra yoga tradicional que es un estilo de yoga, que es para trabajar los chakras.

¿El tantra de la mano derecha implica trabajar con meditaciones, respiraciones, cómo se practica?
-Viene del kundalini, el kundalini yoga es eso, es un tantra blanco, es meditación, pranayama que es respiración y ejercicios o posturas en solitario donde trabajas con los chakras para sublimar la energía sexual.

Por qué el tantra ocupa la energía sexual para llegar a Dios y no ocupa otra energía, ¿cuál es el fundamento para asumir que la energía sexual es una vía para conectarse con lo divino?
-Digamos que el tantra se enfocó a eso, porque vio que estamos en una era, que es la era de la oscuridad, y los maestros tantricos vieron que había un montón de bloqueos en el área sexual-genital-emocional, porque es importante comprender que lo sexual tiene que ver mucho con lo emocional, entonces los maestros vieron que si la persona reprimía el sexo y no lo practicaba se podría llegar a volver loco.

¿Por lo tanto la energía sexual no necesariamente debiera hacerse con un otro, sino que se puede trabajar con la propia sexualidad?
-Sí, exactamente. Hay ejercicios donde puedes trabajar con tu propia sexualidad. Ahora, yo hago una diferencia entre la genitalidad y la sexualidad, porque la energía sexual es todo, pero la energía genital es una parte de la energía sexual. Es decir, la genitalidad es lo que nosotros sentimos cuando hacemos el amor, nos erotizamos a través del contacto con el otro, aunque se puede trabajar solo, en cambio la energía sexual es todo, todo, es nuestra creatividad.

Cuando uno se vincula con un otro, lo óptimo para conectar con lo divino implica el darse tiempo con la pareja, el conocerse más, ¿cómo se aplica exactamente?
-El tantra siempre está diciendo que estés en el presente, y obviamente siempre propone que el encuentro sexual-genital sea desde el amor, siempre. Por eso es importante darse el tiempo para conocer a la otra persona. El tantra es un camino que siempre te invitará a la propia experiencia, a que vos te des cuenta.

En ese sentido de que se realice una práctica cotidiana ¿a qué te ayuda como persona?

-A conectarte con tu cuerpo, a despertar tu erotismo, a conectarte con tus emociones, con tus chakras, a despertar tu sexualidad-genital y lo importante es que cuando esto madura, madura también emocionalmente. En estos caminos, veo que hay mucha represión con las emociones, ¡muchísima! Entonces las personas subliman y dicen todo mentalmente, pero no hay un proceso real desde el cuerpo y desde una vivencia. Siempre digo que el aprendizaje debe ser vivido hasta agotar. Uno sólo puede hacer un proceso, agotando las situaciones, agotando las vivencias del cuerpo. Y el tantra te propone eso, vivir tu vida de forma intensa y en todos los ámbitos de tu vida. Por eso dicen que es el camino más rápido para integrar tu masculino y tu femenino, y es ahí donde empiezas a ser un canal divino, que está inspirado por Dios o por la energía, como cada cual lo quiera llamar.

Isska 4Estamos en una sociedad, donde el ser libre en esta área se traduce en la promiscuidad
-Para mí, hoy en día en nombre de la libertad se dice todo. Para mí hay un fast food de las relaciones, no hay vínculos profundos, todo es como en el ciber espacio: todo rápido, fast food, fast love.

El tantra plantea que por cada año que estás con una persona vas despertando un chakra, desde el raíz hasta la coronilla. Entonces es un proceso con el otro. Y veo que hoy en día si algo no sale bien en la pareja, aprietan next (risas).

Creo que ocurre que la meta no es conectar con un otro, sino llegar al orgasmo a través del otro
-Mi maestro dice que es como una masturbación con un otro, claro, no hay un encuentro real. Veo también la disociación que existe entre lo sexual y lo afectivo. Esto es un camino intenso y hay que tener coraje, la práctica del tantra no es para cualquier persona, porque trabaja precisamente el integrar la sexualidad con la afectividad. El tener relaciones sexuales con el otro, iimplica que por 7 años tienes las energía del otro en tu cuerpo.

Imagínate…
-¡No es joda, viste! no es un chiste, pero bueno, eso tiene que ver con mucha ignorancia que hay en esta era. Si la gente supiese que la sexualidad puede ser usada como un espacio donde uno puede despertar su energía sexual-amorosa, la kundalini, y tener estados de supraconciencia, donde no hace ni falta drogarse ni nada, si el mundo supiese esto, ¡sería hermoso!, porque no necesitarias a nadie externo excepto la otra persona, tu pareja.

¿Cómo se va sintiendo o logrando la conexión con lo divino?
-Hay ciertas técnicas que yo enseño, vienen parejas a consultarme, son técnicas para que puedan hacer el amor por más tiempo; ese mayor tiempo es como ir invitando al otro para una meditación. Para mí el acto amoroso es meditación. Si estás ahí presente tanto en tu meditación personal como en el acto amoroso, vas entrando cada vez en estados más profundos. Por eso es tan importante extender los tiempos del preludio, la penetración, el postludio, y eso complementarlo con meditaciones y yoga tradicional tántrico, porque así podrás ir sintiendo el despertar de las energías.

¿Cuánto podría durar óptimamente un encuentro sexual amoroso con el otro?
-Mi maestro de tantra decía que lo óptimo para despertar los 7 chakras (una por año) tenías que estar 49 minutos con la pareja. Es como un arte, ves, ¿por qué si para pintar hay que hacer un curso, no haces un curso para aprender a hacer el amor?, si es un arte.

Es que la sexualidad se aprende y comprende de mala manera…
-La sexualidad se usa como una descarga, y la transmisión del tantra es exactamente lo contrario, propone una carga: vos te cargas haciendo el amor y toda esa energía la distribuyes por tu cuerpo haciendo ejercicios, meditando, conectándote con tu proceso personal y después usando esa energía para todas las áreas de tu vida. Entonces, la experiencia de hacer el amor la llevas a toda tu vida. Esa energía tiene que ver con la intensidad y tu conexión con lo divino.

¿Qué tipo de problemas sueles encontrar en tus pacientes mujeres con respecto a su sexualidad y que pueda ser superada con este conocimiento de tantra?
-Generalmente vienen muchas mujeres cuyos problemas están unidos a la genitalidad, pero también hay un grado alto de falta de autoestima, lo cual viene dibujado por algunas tensiones en el cuerpo. El tantra justamente ayuda a que la mujer gane confianza y poder en ella. También me vienen muchos temas sobre mujeres cuando están muy mentales y les cuesta “acabar”. En este sentido, veo que hay muy poca información sobre qué es el orgasmo y qué es “acabar”, porque no es lo mismo. Yo le digo a mis alumnas, “acabar” es expulsar energía y el orgasmo es otra cosa. Igualmente, hay distintos niveles de orgasmos en el cuerpo, pero principalmente se trata de olas de placer y eso lo puedes sentir en todo el cuerpo. El tantra lo llama “orgasmo cósmico”, pero no es “acabar”. Las mujeres vienen con esa confusión, y me dicen no tener orgasmos, pero sus problemas tienen que ver con “acabar” y eso más tiene que ver con aprender a soltar.

¿Y en tus pacientes hombres qué encuentras?
-Con respecto a los hombres más que nada me vienen temas sobre que les cuesta sentir el orgasmo. El hombre tiene más claro que “acaba”, pero les cuesta sentir orgasmos. También me vienen casos de hombres que les cuesta mucho integrar que la mujer pueda ser intensa en la cama y después que la puedan amar como su mujer.

(óleo Josep Togores, 1922)

(óleo Josep Togores, 1922)

¿A qué te refieres?

-Encuentro muchos hombres que deben buscar mujeres con menos intensidad, porque les resulta muy difícil enfrentar a una mujer con intensidad porque se les descontrola todo, porque no pueden integrar  la intensidad o “el buen sexo” con el poder estar juntos y amarse o tener cotidianidad como pareja. Hoy hace falta madurar la sexualidad genital. Eso nos habla que como sociedad nos cuesta mucho integrar nuestra sombra, nuestro inconsciente, pero cuando la persona es madura puede sostener la intensidad de la mujer.

¿Cuál es la característica del taller que realizas?
-El taller que realizo es sobre la sexualidad sagrada, esto es, que despierta la energia sexual amorosa para que puedas comenzar a sentir placer y gozo, re sensibilizando  tu cuerpo y abriendo los canales del cuerpo para tener orgasmos de cuerpo completo. Y a la vez, aprendas a usar esa misma energía para y transformarte, y unir la energía sexual con tu alma. Es el único camino que une estas dos energías. ¿Para qué es? para aprender a relacionarte con vos, pero lo más importante: con los otros. El tantra es una ciencia que une la vida misma con la búsqueda del conocimiento, de la conciencia. Uniendo e integrando lo femenino y lo masculino, es decir, nuestras polaridades. elimandno miedos, inseguridades y ansiedad. Todos los ejercicios están basados en explorarte desde el cuerpo, sintiendo tu energía, hacia una sexualidad madura y plena. El taller dura dos días.

¿Qué le recomiendas a las personas para enfrentar su sexualidad, considerando que no profundizarán en el tantra u otro conocimiento cercano?
-Estar presente, nada más, no hay nada a qué llegar, no hay ningún lugar a dónde llegar. Es simplemente estar ahí presentes en el ahora, que se tomen su tiempo, que se relajen. Sé que hoy en día es un aprendizaje por la cultura en que vivimos, pero la idea es que las parejas se dediquen tiempo para tocarse, explorarse, mimarse.

¿Qué cosas realizas además de los talleres para que la gente pueda contactarte?
-Yo puedo orientar en la materia, porque lo experimenté en mi cuerpo, es decir, todo lo que yo enseño, no lo hablo desde la teoría, sino de la experiencia, eso es lo interesante de mi camino. Tal vez hay muchas personas que leen mucho de trantra, pero sin la práctica cotidiana. Yo atiendo por skype para chilenos y de otras latitudes, a parejas principalmente, hombre y mujeres. También realizo sesiones de media hora por facebook, se les da un plan para iniciar sesiones (pagado).(Más información en el fanpage: Tantra isska akshara o al correo info@isska.net)

Foto principal: pintura del pintor austriaco Egon Shiele.