Por Sybila Oráculo
Medium, Astrologa Kabbalista, Periodista
www.sybilaoraculo.com

El mes de Escorpio en el calendario astrológico de la sabiduría kabbalista, lleva por nombre Mar-Cheshvan. Los meses se inician con las lunas nuevas. En este caso el 27 de octubre, en su grado 4.
Ese día fue el inicio de un fuerte ciclo emocional que durará 6 meses. Las energías venían desbordadas ya desde antes. Sol y luna en conjunción amatoria; la chispa de la vida solar que se mantiene gracias al equilibrio emocional de la Luna. Estamos claros que en esta luna nueva algo muere para renacer. El matrimonio en crisis. Este mes, además se celebra en el hemisferio sur el fuego sagrado en los ciclos de la rueda de la Diosa. Fuego de la vida de la unión de las almas.
Los patrones de antes ya no funcionan para los matrimonios. Algo debe transformarse rotundamente.

Desde la Kabbalah
Mar- chesvan, alude al Din o juicio. La kabbalah enseña que el juicio en sí mismo, posee un gran potencial curativo y evolutivo. De modo que cuando ocurre un juicio existe un tiempo de espera antes del momento de enfrentarnos a eso. En el caso de Chile, en eso estamos.
La Justicia, su símbolo en el tarot, que es un gran silabario básico de la kabbalah, nos muestra el principio de equilibrio que reina en el holos. Manteniendo todo en su lugar adecuado en la justa medida. Parece simple, pero no nos resulta simple en la vida diaria. Esto sería como: «te amo y te amo tanto que te ahogo». Llevado a la crisis actual sería: «necesitamos los recursos naturales, pero los explotamos» o . «amamos el poder y lo queremos todo». Es tiempo de reflexión sobre cómo tomamos, cuánto tomamos y sus consecuencias o cómo administramos el amor, los bienes, o nuestras ideas políticas, ¿presento una idea o la impongo por el poder ganado?, o en un matrimonio, «esto lo hago por tu bien…someter al otro (a la fuerza) a aquello que pensamos que es correcto.
La justicia apela a lo racional, su espada corta y separa la paja del trigo, ya que el cerebro humano está hecho para ajustar lo intuitivo con lo objetivo hacia la unidad. Este arquetipo nos llama a ser coherentes. El Universo es dinámico y se manifiesta moviéndose. Así, lo que nos daña debe ser transformado hacia algo positivo, movido, manifestado y transformado permanentemente.
Durante este mes no ocurre ninguna sintonización ni fiesta especial o mayor, lo que es curioso, porque en la kabbalah se celebra cada ciclo y estamos permanentemente conectados y atentos a la energía con nuestra gran matriz divina. Sin embargo, ahora tendremos un mes de profunda introspección; durante este mes ocurrió el gran Diluvio.
Antiguamente, Escorpio estaba asociado con el planeta vulcano, puesto que las situaciones de confrontación calientan la sangre del escorpión, y lo pone reactivo su planeta regente que es Marte; aunque sabemos que la Luna es muy importante respecto de cómo se alquimiza el inconsciente, considerando que Escorpio es un signo de agua. Y Chile, este mes, estará con las emociones a flor de piel, pero alquimizando lo que deba.
Una de las partes que rige es la sexualidad; fuente y motor de la vida, y el sistema esquelético que nos sostiene. Regirá los bienes que provienen de nuestras asociaciones realizadas en el mes anterior, Libra.
Todo lo que un país posee es para compartirlo y administrarlo con todos aplicando la equidad. El cónyuge de un Gobierno, es el pueblo: hoy, el femenino sagrado se ha rebelado desde lo más profundo de los impulsos para decir que ¡no es feliz! Es curioso, porque cuando los astrólogos analizamos la carta natal del actual Presidente, parte de su Tikun o karma es en el amor.
La kabbalah existe para enseñarnos cómo realizar nuestra corrección o Tikun y así poder sintonizar con nuestro proceso evolutivo en este planeta.
Este es un mes que nos recuerda que en el Universo hay reglas de frecuencias de energías simbióticas; como en los países existen reglas, acá nada es caos, aunque lo parezca. Y llegado su momento todo debe entrar en el ajuste y equilibrio. Cuando ese momento llega nosotros podemos verlo como una catástrofe, pero no es así. La energía realiza su ajuste y aquello que nos duele y nos choca, es la porción de nosotros que debemos trabajar para hacer lo nuestro en la gran comunidad humana e integrarnos a los otros reinos de la Tierra o recipiente materno, que nos cobija, la esfera sefirótica del Maljut.
Todo lo que va vuelve, porque toda causa posee un efecto y encausa la energía. Por eso las acciones poseen consecuencias. Lo que más le cuesta a Escorpio es controlar la reacción alquímica de marte y la luna agua. Ira, pasión, odio, controlar la fuerza de lo emocional hacia los impulsos autoflagelantes. La casa 8 de Escorpio rige la muerte.
La muerte entendida como un proceso de cambio y transformación es hermosa. Los matrimonios también deben evolucionar para mantenerse, pero la muerte entendida como ciclo extremo de furia, es catastrófica emocionalmente. Puede que esto lo hayamos visto ya en el país, porque venimos desde el ciclo de libra el equilibrio y la belleza que en Chile se desarmó. Se nos derrumbaron todos los patrones de belleza aparente en que vivíamos.
Lo bueno no es tema aquí, porque aquello realmente benigno quedará y se sostendrá al igual que nuestras fortalezas personales. Este diluvio nos dio la gran oportunidad de recomenzar. Y le dio una lección al ego y la avaricia sobre el poder de la inteligencia y la manipulación de la energía. Nadie está por sobre otro. Las ideas políticas tampoco, la comunidad álmica de Chile ya lo señaló: ni derechas ni izquierdas.

Diferencia entre Justicia y Perdón 
Para que Justicia con Perdón sea posible, necesitamos demostrarlo con hechos. La reflexión a la que nos invita esta energía es a controlarnos sin reprimirnos ni censurarnos.
Una manera en que hemos de morir es co-creando en nuestros espacios sagrados, porque lo peor o lo mejor está por venir.
¿Qué queremos? este mes es clave. El cielo nos dice que esto ¡recién ha comenzado! Nos esperan 6 meses de energía transformadora. Si ya estamos dañados, la violencia no es una vía. El gobierno necesita escuchar y el pueblo saber expresarse. Sin eso no avanzaremos. Aunque el Gobierno posee una mayor deuda que el pueblo. No es comparable.
Según la astrología, el eje contrario de esta polaridad es Tauro, en estos momentos el planeta Urano está situado ahí, realizando cambios en materia de lo que rige. Se encuentra en oposición, creando aspectos de tensión directa para realizar los reajustes que necesitamos. Es un desafío. ¡Logremos usar esta tensión para lograrlo! La tensión es un recurso y en este caso manifestarnos, visibilizarnos con actos de arte.
Tauro rige el sustento diario, el placer y el nutrirnos con lo que necesitamos, pero aquello lo hemos depredado. Como Urano rige los cambios fuertes, entonces tendremos que replantear nuevas leyes de protección a los ecosistemas: los recursos naturales en el país, sobre todo en agricultura y aguas, que es lo que sostiene la agricultura; y nosotros nutrir, emocionalmente, en equilibrio nuestro ser. Tauro de Tierra, es lento y terco. Esa será nuestra energía-desafío junto con que no nos gane ni el odio, ni la ira impulsada desde Escorpio, si no por el contrario, todas las virtudes de cada centro polar. Apelando a morirnos con belleza.
Manifestaciones creativas llenas de personas expresando lo que necesitamos en formas de arte, música y apoyo de aquellos que salen a cuidar a los animales, los voluntarios de enfermería, gente cuidando niños, personas repartiendo comida,  agua, llevando gente en sus autos hacia sus trabajos, haciendo biodanza, canciones y por otro lado, con la política en su punto de quiebre haciendo ajustes para sostener este esqueleto insostenible.
Honremos a los caídos, porque con ellos se llevaron parte de nuestra alma país. La muerte está transitando por Chile desde el eclipse casi total que vivimos meses atrás, cuya influencia directa durará años, pero en lo personal en donde nos toca durará seis meses. Debemos conectar con esta transformación que es muy poderosa (Plutón, su arcángel influirá hasta diciembre); y cuando en el nodo sur de Capricornio realicemos la gran transmutación para dejar los patrones que nos dañan y hacer un vacío…
En enero la gran conjunción traerá la caída de lo viejo, haciendo éxtasis con la liberación necesaria para poder celebrar el gran momento de la llegada de la era acuariana que vivenciaremos en Chile.
Urano nos traerá innovación y nuevas tecnologías. Si el gobierno quiere ser certero tendrá que llevar esos recursos tecnológicos hacia las pymes y sobre todo hacia los procesos de equidad laboral con nuevas leyes laborales que resguarden, por ejemplo, la calidad y acceso de las mujeres, igualdad de género. Resguardar y legislar sobre el aborto y sobre la educación pre escolar, sobre educación sexual y salud mental; resguardar la tercera edad y resolver las pensiones. Estos son temas que deberían estar en la agenda urgentemente. Sin este piso básico ¡ni soñar otros cambios!
Mercurio se mantendrá retrógrado hasta casi mediados de noviembre. Tendremos un momento de introspección, un ambiente para auto-corregirnos y para analizar cómo nos manifestaremos en los meses que vendrán y que serán muy claves en Chile antes de terminar el año.
Es el momento para que revisemos cómo expresamos y cuál es el karma país en que todos somos parte, y así poder hacernos cargo de lo que nos toca a cada un@. Está en contacto directo con Quirón en Aries, es decir, las heridas más profundas. De manera que quienes gobiernan no pueden obviar los temas de Derechos Humanos sufridos, porque aquello está a flor de piel, está abierto. Quirón en Aries, Aries es la cabeza. No es casual que la mayoría de las heridas perpretadas en estas semanas hayan sido en el rostro, cabeza, un proyectil que viene a decirnos: no quiero escucharte ni verte.
El femenino sagrado está emocionalmente afectado, y esto se manifestará, porque Palas Atenea la Justiciera, está influenciando a esta conjunción y a Mercurio retrógrado. «Como es arriba es abajo».
El cielo le muestra esto para sanar como desafío; en este ciclo para morir y renacer. Optemos por una justicia sin dañarnos más. Seamos un aporte.

*Para un análisis de cada persona y empresa de como guiarse en este ciclo; se recomienda asesorarse con su astrólogo de cabecera y analizar cómo cae en su propio tema propio, la cruz cardinal astrológica.