Hoy, muchos pueden entender o asimilar que en estados meditativos, de silencio y conexión profunda se podría llegar a recibir información. ¿El sabio interno?¿El maestro interno?¿Un maestro o ser de luz externo? sólo se sabe que es información positiva o clave que puede ayudar a despejar dudas cotidianas o incluso trascendentales. Sin embargo, lo que puede resultar una experiencia espontánea, también se podría trnaformar en un estado de mayor claridad en la información, y dirigirse a un punto y voz específica y no tan azarosa, ir por ejemplo, a la llamada biblioteca de las almas, alojada en el éter; conectar con una frecuencia energética de un nivel lo suficientemente elevado como para que sean los maestros quienes guían y hablan. Conversamos con Ignacio Dinamarca, un joven (30 años), y experimentado maestro de Registros Akáshicos, quien formalmente estudió sicología, y paralelamente se perfeccionó en terapias complementarias.“Desde hace cuatro años enseño sobre los registros, no sabía que podía enseñar, no entendía que las cosas que me habían pasado tenían que traducirlas para compartirlas con otros, y que de paso pudiesen explicar tu realidad síquica”. 

¿Cómo te interesas en las terapias alternativas?
-Vengo de una familia que está muy abierta al tema de las energías, había un conocimiento familiar ancestral, pero cuando uno tiene una familia así, en la adolescencia llega un momento en que uno dice “no quiero saber nada de esto”, y me aparté de ese camino y traté de estudiar algo que fuese más científico, que no tuviese que ver con las energías subjetivas.

La necesidad de buscar tu propia identidad…
-Claro, y pensé en ciencias que con datos duros y exactos pudiesen corroborar y experimentar lo que pasaba (a nivel energético), pero cuando me encontré con las ciencias y sobre todo con la sicología, que fue lo que me gustó, me di cuenta que no era tan así. Me encontré con un arte más que con una ciencia exacta, porque conocer a una persona, es encontrar un universo subjetivo, entonces me encontré con esa sorpresa.

ignacio2Cuando me decidí por la sicología clínica me costó en un principio, porque tenía esta idea de separarme y encontrar mi propia identidad, pero al poco tiempo me di cuenta que me habían pasado tantas cosas que tenían que ver con experiencias extrasensoriales, que no podía negarme a esa realidad que también estaba presente en mi vida.

¿Cómo qué tipo de cosas?
-En particular me pasó que desde niño pude sentir muchas energías. Yo viví mucho tiempo en la montaña, cerca de Talca, 10 años de mi vida ahí, entonces me resultaba muy fácil conectarme con la energía de la naturaleza, luego mis papás trataron de ver una educación más tradicional para mí, y nos vinimos a Santiago, pero con algunas de esas energías…, y ahí tuvimos un montón de problemas energéticos, claro que mi papá limpia casas y pudo hacer un sahumerio y hacer una limpieza energética.

Entonces en tu familia no sólo había una apertura en cuanto al conocimiento, sino una práctica en torno a las energías sutiles.
-Sí, mi papá se dedica como hobby, lo hace para ayudar a la gente, pero no es su profesión y mi mamá es contadora, pero se dedica a las terapias complementarias también, y mi hermano es diseñador gráfico, pero ha sido maestro de reiki y mi hermana es técnico en enfermería, pero también se dedica a la sanación.

Nunca me habían topado con una historia donde toda la familia estuviera involucrada, lo general es un miembro de la familia que tiene que abrirse paso entre muchos prejuicios.
-(risas) Pero no creas que no hay divergencias, porque respecto de las sanaciones hay puntos de vista distintos.

imgresMe contabas lo de tu conexión con las energías de la naturaleza, ¿pero eso lo vas conduciendo en algo más específico?
-Fui bien porfiado, hasta como tercer año de sicología, cuando tuve una crisis importante en mi vida. Me dio una pancreatitis fulminante; llegué a la clínica vomitando sangre, y sentí que ese día me iba a morir, sentía que era mi último día. Pero recordé que muchos años antes, yo había hecho “un contrato” en esa época triste de la adolescencia, le dije a Dios, que no le encontraba sentido a mi vida, pero que si había alguna relación para que yo estuviera encarnado para algo que él quisiera para mí, que me tomara como herramienta. Y bueno, durante ese proceso de la clínica, me salvé, y me pasaron muchas conexiones en mi estadía en la clínica, pero después también, pero lo primero que hice fue racionalizar mis experiencias y decía: esto es por la morfina, por los paliativos.

¿Tuviste alucinaciones?
-Sí, y yo decía “tienen que ser alucinaciones”; empecé a ver otros planos (de la realidad), se me aparecían seres, vi muchos maestros también, y decía ¡esto no es posible! Pero cuando siguió pasándome en mi casa, me di cuenta que había algo más, ¡algo pasó! Y cuando me recuperé completamente, empecé a aprender todo lo que pude, todos los fines de semana me metía a un taller, y así aprendí muchas técnicas y de manera muy rápida, después tomé las maestrías. Hasta que un día una amiga me pregunta por qué no enseñaba lo que estaba aprendiendo. En ese minuto no sabía a quién preguntarle cómo, pues si bien tengo una familia que sabe de estos temas, no tenía un maestro que me dijera qué me estaba pasando. Y ahí llegué a los registros akáshicos.

¿Ya habías terminado la universidad?
-No, todo fue paralelo, de hecho ya tenía que empecer a atender pacientes. En ese minuto tenía muy separados los dos mundos, lo clínico y el mundo holístico, entonces durante la semana atendía a pacientes y los fines de semana me dedicaba a mi trabajo interior, hasta que llegó un momento en que tenía que tomar la decisión de juntar los dos mundos, porque pensaba: ya no puedo separarme ni dividirme en dos personas distintas para poder hacer terapia a alguien.

LA INFORMACIÓN DE LOS MAESTROS 

¿Y cómo lo integraste?
-A través de los Registros. Tomé la formación sin saber a lo que iba y cuando conocí a mi primera maestra entendí lo que significaba poder guiarse a sí mismo y tomar una auto maestría por medio de los verdaderos maestros, que son los maestros ascendidos, quienes tienen un nivel espiritual mucho más alto. Entendí que ningún ser humano me podía enseñar lo que yo tenía que aprender, porque ahí siempre interviene el ego.

registros-akashicos_1a58296bd0_2¿Por lo tanto te empiezas a empoderar y definir tu camino a partir de tus propias consultas que le hacías a los maestros?
-Claro, ahí por ejemplo, empiezo a entender cuál era mi misión. Yo preguntaba por ejemplo si tenía que enseñar, y cómo tenía que enseñar, y los maestros me daban información bien específica. Algo que me sorprende cada vez que entro a los registros. Comprendí que si uno pregunta bien, sobre lo que realmente necesitas, aparecen todos los pasos a seguir, y eso ninguna otra terapia te la va a dar.

¿Esa mejor o peor conexión tiene que ver además de una buena pregunta, con la persona que haga la lectura, que tenga una vibración más alta o no? ¿puede influir?
-Puede tener que ver con un nivel de frecuencia, pero en cuanto más tiene que ver con el nivel de conciencia, es decir, cuando uno está preparado para recibir esa verdad cruda, que no viene con adornos, que es la verdad de los maestros, aparecen respuestas para trabajar concretamente con eso. Si tu nivel de conciencia es bajito, te vas a resistir mucho más en recibir esa información.

¿Puede que se reciba poca información o es poco clara?
-Mientras más resistencias haya en tu personalidad a poder dejarte sostener y guiar por los maestros, la respuesta puede ser ambigua.

Pero no es exactamente una resistencia a recibir información, sino a resistirse que uno es parte de un todo, ¿algo así?
-Exacto, porque muchas veces ocurre que a nivel consciente la persona te puede decir “yo sí quiero cambiar, yo sí quiero hacer el cambio”, pero a nivel inconsciente, haya una rigidez o una necesidad de seguir haciendo lo mismo de siempre, es decir, que tú no cambies en tu vida, pero que los otros cambien, que las circunstancias cambien, en el fondo yo no estoy dispuesto al cambio. En ese caso, los maestros entregan sólo las respuestas que la persona puede recibir. Ahora, no se trata sólo de un paquete de información que llegue para ese nivel de conciencia, sino que también está el puente para que esa persona pueda abrir su conciencia.

¿Cómo se le explica a alguien que no concibe esta información, qué son los registros akáshicos?
-Hay muchas formas de explicarlo, la que más me gusta es que son una frecuencia de energía. Está la metáfora acerca de una biblioteca de información, pero ésa es una construcción humana para definirlo. Y, como es una frecuencia energética uno tiene que sintonizar lo mejor posible con esa frecuencia. Dentro de todos los sistemas de registros que hay, existen distintas formas de conectar, como una oración sagrada, un símbolo sagrado, una preparación previa para el lugar y para el lector de poder subir la energía de vibración antes de la lectura, pero no todos conectan con los registros. La verdad es que puede ser otra rejilla, otra fuente de información, otra “biblioteca” donde obtienes información.

Los maestros que se comunican a través de esta frecuencia energética, ¿quiénes son?¿están en otra dimensión?
-Hay distintos niveles y dimensiones  en el plan de la existencia, los cuales permiten tener tipos de conciencia, por ejemplo, está la conciencia mineral, animal, del ser humano, de los arcangeles, de las leyes, conciencia de la ley de Dios. Y esos distintos niveles de conciencia equivalen a distintos tipos de frecuencias energéticas, entonces si uno trata de conectar con los registros sin una preparación previa, puede conectar con cualquier rejilla. Muchas veces aparecen entidades en los registros, por eso la información de los registros suele ser anónima, para no inflar al ego.

sintonizacion_reiki_registros¿Puede ocurrir que una entidad diga que es Sananda por ejemplo y no lo es?
-Sí puede ser, hay entidades bien astutas con conciencia individual más fuerte o arraigada.

Se puede tener una especie de pulsor para identificar si la información que llega es la correcta o no, en mi caso cuando siento que en mi chakra corazón no hay ruido, sino paz profunda ¿hay otras formas?
-Podría ser que una persona no vea ni sienta, pero hay técnicas para hacer el chequeo con objetos exteriores como un péndulo y preguntar si estoy contactando con una entidad o un maestro, y si fuera entidad, hacer todas las oraciones para limpiar o transmutar ese lugar. Pero también es cierto que conectar con esta frecuencia no se puede hacer si no se hace un trabajo interior. Y lo que tú dices, que sientes más, es porque tú tienes la capacidad de sentir más las cosas ( otros pueden ver, oir) puedes hacer ese chequeo con tu cuerpo, cuando hay un ser de luz por ejemplo, el espacio es liviano, más calientito, un mensaje amoroso.

¿Por qué un maestro estaría interesado en darnos información y guía?
-Porque tenemos muchos maestros y seres que han encarnado alguna vez y que están resguardando a la humanidad. Como lectores de los registros tenemos una responsabilidad, cuando encarnas en tu cuerpo físico, se te olvida lo que viviste en vidas pasadas, hay habilidades que se van olvidando, y la gran misión es poder recordarlas. Si lo haces de la forma antigua, te demoras un montón de años.

¿Cuál es la forma antigua?
-Vivir años con error-aprendizaje, error-aprendizaje. El nuevo sistema tendría que ver con esto otro, que algunas personas logran conectar con los maestros, y algunas personas lo hacen de otras maneras, piensa que el registro akáshico es una de las formas de conectar, pero hay personas que se conectan con los ángeles, por ejemplo, y en esos casos no necesitas otra preparación más que conectarse desde el corazón. Uno le puede decir a su ángel dame guía y él te muestra, da señales a través de distintas vías, en los sueños por ejemplo. Pero con los registros akáshicos eso se hace de manera más fluida, porque se da una conversación de tú a tú; es más fácil para los maestros darte la información para que tú “recuerdes”, exactamente lo que tienes que recordar para cumplir tu misión de vida. La forma correcta de recibir información es dejar que te llegue, preguntar las dudas que te surgen sobre la marcha, y escribir. Pero a veces ocurre que hay personas que se quedan con lo literal, y cuando te llegan símbolos no se desarrollan. La gracia terapéutica de los registros está en poder desarrollar esos símbolos, pero no a través de ti, sino de los maestros. Cuando asumes que ésta es una de las tareas que puedes hacer, el grado de inflación del ego puede ser mucho, puedes decir soy el contacto entre el cielo y la tierra, puedo ser el puente, pero lo que hay que tener claro es que uno “pasa” la información.

¿El tipo de preguntas debe ser de un cierto nivel, o se le pregunta a los maestros por su vida amorosa?

-Ahí está el sentido terapéutico, por ejemplo, preguntar a los maestros qué es lo que hay que resolver con esta persona, qué tienes que sanar con esta persona, porque independiente a si son pareja o se gustan, puede haber un lío kármico que se puede resolver, de lo contrario se cae en lo predictivo, y no hay que olvidar que la vida cambia en cada segundo.

registros-akashicosCómo lograste integrar en tu terapia los dos aspectos de sanación desde lo clínico a lo holisitico con los registros.
-Me costó hacerlo, estaba dividido en dos, tenía una página web sobre terapias complementarias y otro de sicólogo, me asustaba un montón, además que elegí un enfoque terapéutico que dentro de la sicología tampoco estaba bien visto, que era ser un sicólogo humanista, transpersonal. Hasta que me tiré a la piscina y asumí que mi realidad sicológica, mental, emocional, espiritual era así de completa, y no puedo entender el mundo de otra forma. Pero la realidad de los sicólogos en Chile todavía está muy separado.

¿Cuando atiendes a una persona le dices podemos resolver a través de los registros?
-Hago sesiones iniciales para saber el sistema de creencias de la persona, y si es posible integro otros conceptos, pero si no es posible trabajo con el paciente como en cualquier sicoterapia validada científicamente. Pero la mayoría de mis pacientes están abiertos a las terapias complementarias.

¿incorporar estas terapias complementarias los cambios pueden ser más efectivos o más inmediatos?
-Depende de la persona, porque cada una es un universo. Hay veces en que encuentro que sí deben tomar medicamentos o vincularlo con un siquiatra, pero en otros casos, se logran hartos avances.

He visto anuncios de leer los registros a distancia, ¿es factible?
-Hubo un tiempo en que lo hice a distancia pero entendí que el proceso actual tiene que ver con implicarte en lo que estás haciendo, si haces un registro a distancia puede que la persona tome el mensaje que necesita, pero lo importante es trabajar el mensaje, sentir esa frecuencia energética, que no se da si no estás presente, deja de existir el espacio sagrado para sanarse. Los griegos tenían espacios para sanarse, las civilizaciones antiguas también, entonces imagínate hacer una consulta por teléfono, para sanarte necesitas un tiempo, es un proceso terapéutico, eso no sucede por skype, ni facebook ni un email.(Más información:www.reconectados.cl /ignacio@reconectados.cl)