Por Valeria Solís T.
Periodista y Escritora
Directora Mirada Maga

Lejos de toparme con un libro con clichés sobre la importancia de ser solidario y buena persona, este libro publicado a fines de 2017, es inspirador y movilizador. Primero porque la asertiva escritura de la psicóloga chilena Mónica López, nos sitúa en el verdadero estado de generosidad -donde se da en libertad y no a costa de sí mismo-, sino además inspira con información, datos útiles, direcciones y web concretos sobre lugares donde el lector pudiera desplegar su sentido de solidaridad voluntaria y libre como espacios de cuidado de animales, espacios de educación, medio ambiente, salud, entre otros. Si tomamos consciencia estamos frente a varias áreas donde poder dar lo mejor de nosotros, primero es clave comprender ser generosa con una misma, generosa en el trabajo, familia, amigos, desconocidos, medioambiente. Vivir en un estado de conexión con el entorno.
Lo interesante y propositivo es que es un libro dinámico (propone tareas simples) y que espiritualmente nos conecta con el sentido de que todos somos parte de este planeta y que por lejos, nos da más energía dar la mano desinteresada, inspirada y libre a otro, que competir o quitar. “Creo que el camino que debemos recorrer para volver a confiar y vivir mejor es la generosidad. Si las personas son generosas y basan sus interacciones con el mundo desde la colaboración y la ética del bien común por sobre el individual, estoy segura que nos sentiremos más tranquilos, agradecidos, optimistas…” El libro de la generosidad. Mónica López Hernando. Editorial Grijalbo. 206 páginas.

El ingeniero Juan D. Velásquez, con formación en la Universidad de Chile y postítulos en la Universidad de Tokio ha publicado cuatro libros y cientos de artículos científicos. Desde ese escenario desplegó a través de esta, su primera novela, la historia de un médico clínico que tras vivir experiencias espirituales, místicas o del mundo invisible, se transforma en un médico espiritual. Tomando como hilo conductor la historia de Andrea y Marcelo, una pareja que se reencuentra tras años de separación y deciden apostar a concretar una vida en conjunto, pero sin previo aviso la mujer cambia radicalmente de conducta y el hombre en medio de su angustia sufre un revés médico. Todo, desde el mundo material, parece sólo una desgracia de la vida cotidiana, pero el protagonista intuye que hay algo más y en la búsqueda de respuestas comprende que hay dimensiones mágicas, buenas o mal empleadas, hay dimensiones de transformación espiritual, por lo cual se ve enfrentado a decidir: o toma en cuenta el mundo invisible o permanece en el dolor de esta dimensión material: se cree lo que se ve.
Como argumento nos encontramos con una novela interesante y entretenida, sin embargo, carece de literatura. Estamos frente a una escritura correcta, convencional que a ratos bordea los clichés, de manera que a un lector asiduo puede agotar y desencantar radicalmente. Un incentivo para que el autor nade en una mayor práctica literaria. Magia Iniciado. Juan D. Velásquez. Simplemente editores.272 páginas.