Por Valeria Solís T.

Una de las terapias de sanación que a poco a poco se abre espacio en quienes buscan métodos no invasivos de sanación, es la llamada sanación cuántica. Para muchos, les puede resultar difícil de asimilar que maestros ascendidos puedan participar y curar a personas de carne y hueso, pero la práctica ha demostrado no es necesario creer, sino experimentar el proceso de curación, desde lo físico, pasando por lo emocional y mental.

Los seres humanos vivimos en tercera dimensión, y según el conocimiento ermético, los maestro ascendidos se encontrarían en quinta dimensión. Así, los que participan principalmente en estos tratamientos serían seres que pasaron por la Tierra y hoy viven en dimensiones vibracionalmente altas, inimaginables para nuestro mundo concreto. Paracelso, El Galeno, Hipócrates, Hermes Trismegisto, Huiracocha, sanarían a los enfermos en el llamado templo Haldein.

En Chile, los primeros sanadores cuánticos fueron instruidos en esta terapia entre 1997 y 1998 por medio de el profesor Elio Bermejo Aranguren, discípulo del venezolano Ramaisis, quien habría canalizado el procedimiento de sanación.  ¿Qué beneficios se pueden obtener con este tipo de sanación?, ¿cuál es su procedimiento y sus características? es lo que conversamos con la sicóloga Tatiana Benítez con más de cinco años de práctica de sanación cuántica como complemento de sus sicoterapias.

Soy sicóloga clínica y mi camino comenzó con el reiki. Ejercí como sicóloga, pero desde que  empecé con las terapias alternativas que aprendí, las empecé a incorporar a las terapias sicológicas.

 portada tatiana¿Cuándo ejercías como sicóloga,antes de incorporar el reiki, te sentías sicóloga transpersonal que asume al ser humano como un todo o seguías una líneas más convencional?

-Siempre mi mirada ha sido holística, y ahora lo definí más claramente como la sicología del ser, más que conductista o gestáltica, lo que hago es que incorporo todo lo que siento que el paciente necesite en ese minuto, pero siempre llevándolo al autoconocimiento, y que la persona empiece a amarse, conocerse, auto quererse, y de esa manera la gente se sana de todo, porque se dan cuenta que lo que están buscando afuera lo tienen que buscar adentro.

En ese sentido ¿tu inquietud por buscar otras herramientas para tus terapias respondía a buscar respuestas a tu propia vida o por mejorar tus terapias que hacías a los otros?

-Lo que me pasó al comienzo fue que pasé por un mal momento en mi vida,…todos hemos llegado desde la crisis, y ahora le doy gracias a eso, porque me hizo ser la persona que soy, pero primero empecé haciéndome reiki yo y esa sensación de sentirme bien me llevó a buscar para yo aprender a hacer reiki para otros. Esto ocurrió hace como 7 años, y una persona a la cual le tengo mucha gratitud, vendía los productos para hacer reiki, videos de conocimiento espiritual, música, en fin y a través de él tuvo mucha información para aprender. Después de empezar a incorporar el reiki a mi vida y otras terapias, conocí a mi primer maestro de sanación cuántica. Hice un taller con él y desde ese minuto me cambió la vida.

¿Por qué?,¿qué pasó?

-Porque realmente sentí que había encontrado lo que siempre había buscado, además como una buena sanación cuántica dura en promedio 20 minutos, lo puede empezar a aplicar sin problema dentro la sicoterapia.

Entonces no se tradujo en que dejaste la sicoterapia y te dedicaste sólo a taty sanandoesto.

No, aunque sí tuve un momento en que dejé la sicoterapia. Yo partí sola con mi consulta, y en un minuto paré la sicología porque me empezaron a llegar casos médicos (físicos), a las sanaciones cuánticas, mucha artrosis, cáncer. Entre comillas enfermedades que no tenía nada que ver con lo sicológico, pero me hice cargo de aprender más la parte médica, porque lo sicológico ya lo tenía. Luego de un año de práctica de sanación cuántica, aprendí también biomagnetismo e incorporé ambas técnicas.

Entonces fuiste aprendiendo biología también

-Claro, me llevó a investigar la parte médica, aunque siempre fue un área que me gustó. Cuando chica yo decía quiero ser médica o parasicóloga (risas) es que claro me interesaba lo desconocido que hoy la física cuántica lo explica como la realidad. Me centré en aprender más, pero después retomé la sicoterapia porque era parte de mí y uní e incorporé las otras terapias  o sanaciones que había aprendido.

Maestro Kuthumi y Maestro Saint Germain

Maestro Kuthumi y Maestro Saint Germain

¿Pero en todos los pacientes aplicabas sanación cuántica?

-Siempre, a todos, lo que pasa es que me pasó mucho que los pacientes que no creían mucho llegaban, porque alguien se los había recomendado, o bien eran pacientes que habían pasado por distintas terapias y era como su última esperanza.

¿Cómo cuáles?

-Personas con fibromialgia que ya no saben qué hacer, o personas con adicciones extremas, entonces les decían “esta sicóloga además hace sanaciones” y eso fue lo que empezó a pasar.

MEDICINA EN QUINTA DIMENSIÓN

¿Cómo se define la sanación cuántica?

Es una sanación que fue canalizada por un maestro venezolano, César Molina, maestro Ramaisis, luego se expandió hasta que llegó a Chile, y se practicó en diversos centros. Sé que hay distintas corrientes como la Quinta orden, los sanadores cuánticos Sanadma, donde tuve mis primeros maestros, pero yo me voy en picada en contra de las corrientes, de los centros, porque eso sólo separa y no une, la información no puede tener apellido, siento profundamente que si estamos en este camino, de sanar o elevar la conciencia, no puedes separar y tener apellidos.

¿De qué se trata exactamente esta sanación?

Galeno, nacido en 129 en Asia Menor. Fue médico durante el mandato de 3 emperadores romanos y prolífico escritor.

Galeno, nacido en 129 en Asia Menor. Fue médico durante el mandato de 3 emperadores romanos y prolífico escritor.

-Es una sanación que se trabaja con maestros ascendidos. Fueron médicos cuando estuvieron en la tierra, pero ahora son parte de una dimensión superior, son parte de una jerarquía de evolución espiritual que no tiene nada que ver con lo que se entiende acá como jerarquía humana. Entre ellos están El Galeno, Pararselso, Huiracocha, y los maestros ascendidos de la metafísica también como Jesús, Khutumi, porque para mi son importante de tenerlos y trabajar con ellos. Cada terapeuta tiene su maestro guía en la sanación cuántica, y también los tiene cada persona.

La sanación se inicia cuando el terapeuta abre un portal donde se conecta con el padre, su maestro guía, y con los maestros del hospital de Haldein, que está en quinta dimensión.

¿Y qué ocurre en la sesión con el paciente?

-La persona se acuesta en una camilla, e idealmente se espera que se duerma, la persona en estado de relajación es llevada etéricamente a este hospital.

Entonces ¿esta sanación se traduce en que, eventualmente, puedes sanar problemas físicos, emocionales y sicológicos?

-Todo, porque finalmente todo lo que es emocional, sentimental, mental, repercute en tu cuerpo físico. Cuando por ejemplo una pena importante se carga mucho tiempo en el cuerpo emocional de la persona, eso va a manifestarse en el cuerpo físico por su nivel vibracional en los pulmones. te especifico esto, (el órgano enfermo) porque cuando uno aprende de sanación cuántica es necesario aprender la somatología, (donde se somatiza la emoción o sentimiento).

¿Qué siente la persona que está recibiendo la sanación cuántica?

-Ocurre que muchas veces la persona siente que yo estoy en la cabeza, pero siente que le hacenn algo en la rodilla o en otra parte del cuerpo. O sienten la presencia de los maestros a sus lados o uno de los lados, pero siempre en estado de relajación.

Me hablabas que la sesión dura 20 minutos aproximadamente, ¿pero

Maestra Quan Gin

Maestra Quan Gin

una enfermedad física compleja se puede sanar con una sola sesión?

-No, porque es un tratamiento. Hay muchas personas que ponen la responsabilidad en el terapeuta, esto no se trata de la panacea, es muy importante que se entienda que es un tratamiento, porque yo con los maestros, puedo dejar impecable tu cuerpo mental, armonizar tus chakras, limpiar, pero si la persona vuelve a su vida normal, vuelve a la inercia, y no provoca un cambio en su vida, todo se volverá a reproducir. Entonces es ahí donde es clave la sicoterapia, porque es necesario mostrarle al paciente qué es lo que debe cambiar o mejorar, yo ayudo a la auto observación del paciente. No se trata que va a llegar alguien con una varita mágica y le va a solucionar los problemas. La gente dice, me sentí bien los dos primeros días, y claro, si es un proceso de sanación. Por ejemplo, las personas que son muy estructuradas, tienden a manifestar artrosis, entonces para que esa persona se sane completamente de la artrosis debe trabajar y cambiar sus patrones mentales, dejar de controlar y aprender a fluir, trabajar los patrones de control. Eso es lo más difícil de cambiar o transformarlo, pero con la sanación es probable que al menos se hayan quitado los dolores.

¿Cuántas sesiones se realizan habitualmente?

-Tres a seis sesiones. Ahora, si una persona tiene cáncer por ejemplo, sus sesiones no pueden ser una vez a la semana, tienen que ser sesiones más seguidas. Y eso siempre va acompañado con la sicoterapia porque es necesario mostrarle a la persona por qué se enfermó. Ahora, de más está decirte, que todos los seres humanos tenemos un porcentaje de pensamiento negativo como base ¡increíble!, entonces cuando le dices a la persona observe cuántos pensamientos negativos tienes al día, ¡la gente se impresiona!

¿Es posible que esos patrones, que están en el inconsciente seguramente, puedan ser eliminados?

Exacto, nosotros trabajamos en la sanación cuántica 5 puntos: el mental, donde están los hábitos y creencias arraigadas; el astral donde están las vidas pasadas y se pueden remover cosas estancadas; el punto circulatorio donde están las emociones; el digestivo que tiene que ver con las emociones también, las amarguras; y el punto sicológico-karmático-emocional, que se trabaja todo junto y es donde están los miedos por ejemplo, inseguridad de las personas que están en las rodillas y cuando dicen que la persona cuando tiene miedo le tiemblan las rodillas, no es más que eso.

En la sanación cuántica a parte de activar y combatir las enfermedades, se activa por el lado izquierdo y se combaten por el derecho y después activas los chakras, los limpias bien, luego los cargas, trabajas con la energía desde los pies a la cabeza, es decir, un sanador cuántico trabaja dando vueltas todo el rato alrededor del paciente, porque estás moviendo la energía. Además puedes armonizar los hemisferios, por ejemplo, una persona que esté muy centrada en el racional, en el trabajo, pero el emocional está en déficit, y lo que se hace es armonizar, y eso ayuda mucho, porque da sabiduría a la persona, ocurren cambios.

¿Qué maestros aparecen en estas sanaciones?El-Maestro-Jesus1

-Dentro de los maestros ascendidos, también aparecen los maestros del paciente.

¿Y en ese caso los sientes intuitivamente, los visualizas?

-Todo lo anterior, y cuando se muestran es para que las personas sepan que no están solos acá y además siempre traen un mensaje para su crecimiento. A pasado también que seres queridos fallecidos, desencarnados los llamo yo, vienen a acompañar a los pacientes.

Como te decía antes, cuando empecé con la sanación cuántica me cambió la vida, porque sentí como que subí un peldaño. Mi maestro guía se me había aparecido antes de estudiar sanación cuántica por medio de una amiga vidente, y después cuando hice mi formación al ver las imágenes de los maestros sentí fuertemente mi emoción al ver a mi maestro guía y ahí comprendí que era él. Fue muy bonito.

¿Acá se incorpora también el conocimiento angélico?

-Yo personalmente siempre los llamo, sobre todo a los arcángeles.

¿Por protección?

-La misma sanación cuántica te protege, pero también me ha pasado que me ha tocado trabajar con mucha energía negativa, entonces ahí siempre he pedido la ayuda del arcángel Miguel, que es el que dirige la misión de todos los que trabajan por la luz.

¿Tu paralelamente trabajas contigo cotidianamente, como hacer meditación? Lo pregunto por el nivel vibracional que imagino se debe manejar.

-Exacto, eso es muy importante, yo trabajo mucho conmigo, y como enseño a otros, también en necesario, y si estoy atendiendo a mucha gente, hago sesiones de sanación para mí con amistades, por lo menos, dos veces por semana, y además medito. Igual soy una agradecida de mis pacientes, porque todos me han mostrado que tengo algo que sanar o estoy terminando de sanar algo mío. Y eso, conversándolo con otros terapeutas, me cuentan que también les pasa.

¿Cuándo y por qué te surge la necesidad de enseñar a otros la sanación cuántica?

-Mi primer curso lo iba a hacer con un amigo, que también es terapeuta y llevábamos un par de años haciendo sanación todos los días y surgió la necesidad de compartir este conocimiento, y saliendo del ego también. El primer curso lo hice con mi amigo y después, para el siguiente, no pudo ir y tuve que enfrentarlo sola, me dio susto, había harta gente, pero así comencé y me di cuenta que me hacía tan feliz, que claro, era mi camino en definitiva. Y cuando hoy, alguien a quien le enseñé te dice que en un hospital está aplicando la sanación es algo muy bonito, porque uno pone parte de su tiempo, yo soy mamá de dos hijos, y hago los cursos los fines de semana, entonces doy mi tiempo para esto también.

¿Cuánto dura la formación?

-Dos intensos días. El primero es más para enseñar y el segundo para practicar. Lo que sí recomiendo siempre, es el trabajo personal. Se habla mucho de la responsabilidad del sanador y eso es clave, el sanador tiene que cuidarse, porque si tiene los canales sucios no le hace el bien al paciente del que podría haberle hecho si estuvieras limpio. (Contacto:tatymbg@gmail.com)

 

Imagen principal: Valeria Solís T.