Desde España
Por Laura Trillo
Comunicadora Felina/ Terapeuta de Gatos y sus personas/ Flores de Bach, Reiki
www.terapiafelina.com

Actualmente vivimos un gran cambio de conciencia. Es una nueva fase para el ser humano en que nos rebelamos contra lo establecido, buscamos respuestas, queremos entender nuestra existencia y ser felices sin restricciones. Queremos aprender a crear desde el corazón y no como lo estamos haciendo desde el Ego. En esta época en la que todos estamos aquí y ahora, buscando nuestro lugar, sanando el pasado, recordando quiénes somos y por qué estamos aquí ahora, sintiendo que formamos parte de la vida y que todos somos importantes para los demás. Llegan ahora los gatos de forma muy presente, con su sutilidad, protección, trayendo esa energía femenina que nos abre el corazón con una sola mirada y nos lleva a ser mejores personas, o a querer serlo.

Cada vez hay más personas que se preocupan por el bienestar de los animales, este amor y consciencia está creciendo cada vez más rápido, y los gatos son gran parte de este cambio, cambiando así la percepción que tenemos de ellos.

Nuestra relación con los gatos ha ido rompiendo barreras, y a base de ensayo y error, estamos aprendiendo. Hemos intentado domesticarlos, utilizarlos, cambiarlos, les hemos castigado e intentado corregir su naturaleza para adaptarlos a nosotros, les hemos intentado someter a nuestra autoridad, y vemos que nada de esto ha funcionado, sino que cuando lo intentas, el gato se aleja de ti, mostrándote que ese no es el camino del Amor.

Sólo hay una manera para que nuestra relación con un gato sea profunda y perfecta, armónica, y se basa en ser humildes y aceptar que no controlamos nada, en quererles tal como son y dejar que nos acompañen y nos enseñen sobre nosotros mismos, desde lo que no queremos ver hasta nuestras mayores virtudes.

La mirada de un gato a una persona es de puro amor, pero no lo comprendemos si ese gato no nos deja tocarlo, nos cuesta aceptar el hecho de que aunque no se deje tocar por ti, te ama incondicionalmente, porque sabe quién eres.

Con el vínculo tan fuerte que tienen los gatos con las personas hoy en día, sólo hay una manera de entenderles y mejorar nuestra relación con ellos, y es escuchándoles. Antes nos frustrábamos porque queríamos corregir su comportamiento a base de castigo y autoridad, y ahora nos frustramos porque queremos ayudarles pero no les entendemos. Esto para mi es un gran paso en la relación entre los animales y las personas.

El escritor Herman Hesse y su gato

Todos acabaremos entendiendo a los animales y, conectando con nuestro corazón y esencia, nadie podría perderse esto, porque los mismos animales nos están llevando a ello. Sin embargo, como somos impacientes queremos entenderlo ¡ahora ya con la mente!, y eso no va a suceder tan rápido. Tan sólo mira lo que pensabas sobre los gatos hace años y mira qué información estás recibiendo ahora. Necesitamos tiempo para procesar todo esto y sobre todo, no para entender mentalmente nada, sino para sentir lo que estamos recibiendo y que eso nos lleve a otro punto en nuestro camino.

Los animales están cambiando el mundo, nuestra conciencia está elevándose entre otras cosas, gracias a nuestro amor por ellos. Los gatos están abriendo corazones cada día, haciéndonos entender un nuevo concepto sobre la vida y sobre la relación entre las personas y los gatos.

Dándonos cuenta de la conexión que tienen los gatos con la vida, no podemos hacer más que ser humildes y escucharles, por su y nuestro mayor bien. Ya que somos los únicos que nos hemos perdido aquí y no recordamos nada. Pero no por ello somos pobrecitos, ni tontos, ni inferiores. Somos todos el mismo Amor y energía.

En tu relación con él, fíjate hasta qué punto estás implicado/a, si reconoces el vínculo que tienes con él. Luego, fíjate en qué está basada la relación que mantienes con él, porque eso hablará sobre ti y te ayudará a conocerte mejor, sobre todo tus miedos.

Dale las gracias cada día por acompañarte y pídele siempre guía desde esa gratitud y reconocimiento por su acompañamiento durante el recorrido que harán juntos.

Observa qué entorno creas y cómo afecta a tu gato. Observa cuándo se acerca a ti y cuándo se aleja; qué energía emanas en esos momentos, cómo te sientes. Aunque no seas una persona espiritual, no importa, porque el gato actúa igual. No juzga ni mide. Ve más allá de tu humanidad y está dispuesto a estar contigo durante toda su vida con tal de acompañarte en la experiencia.

Tanto tu gato como los gatos que rescatas y con los que vives experiencias intensas, te están ayudando a ti más que tú a ellos, escúchales para sentir lo que necesitan y lo que dicen sobre ti.