Por Marcela Contreras
Terapeuta holistica. Facilitadora método Integra
Autora del libro «Elijo Amar»

En los años que llevo como Terapeuta, me ha tocado atender a varias personas que pasan de médico en médico buscando solución a una enfermedad o malestar físico, sin resolverlo, porque al realizar exámenes de rigor, todo aparece “normal” y la frustración las ha llevado a consultar métodos naturales o alternativos.
Generalmente, el origen de estas “enfermedades” es un factor emocional o mental, por lo cual, mientras no sanamos esa parte de nosotros mismos, difícilmente lo podríamos hacer tratando sólo el cuerpo físico.
A continuación enumero algunos estados y sugerencias que te pueden servir como  guía.

DOLOR DE ESPALDA: Refleja problemas económicos y básicamente sentirse sicológicamente «cargando» muchas responsabilidades, se ve mucho en mujeres que son jefas de hogar a cargo de sus familias o hijos o personas que se hacen cargo de sus padres, hermanos, etc.

SOLUCIÓN: Graba en tu celular la siguiente afirmación 3 veces: «Elijo el medio que más me conviene y dejo que la vida fluya en mí para aprender a expresarme mejor y afirmarme cuando lo necesito. Acepto que la vida me sostenga en cada instante y levanto los hombros, sabiendo que tengo la fuerza necesaria para realizar todos mis proyectos».
Luego siéntate o acuéstate cómodamente y escucha esta grabación. La idea es hacerlo las veces que sea necesario hasta que el dolor desaparezca.

TOS: Se manifiesta por la necesidad de decir algo o defenderse. También refleja intolerancia con un@ mism@

SOLUCIÓN: Cada vez que toses sin causa aparente, dedica un momento a detenerte y observar qué has estado pensando. Todo pasa de manera rápida y tan automática en ti, que eres inconsciente del número de veces que te criticas o que no aceptas como eres. Esto te impide aspirar bien la vida y vivirla tan plenamente como tú deseas. NO ERES LO QUE CREES SER, ERES MUCHO MÁS QUE ESO. En el momento en que tomes conciencia de una irritación interior, sé tolerante contig@ de la forma en que quisieras que los demás lo fueran.

PULMONES: Se manifiesta por la necesidad de hacerse oír y también por sentirse oprimid@, no puedes expresarte libremente en alguna área de tu vida.

SOLUCIÓN: Debes darte cuenta de que únicamente tú posees el poder de enfermarte, de ahogarte o de dejar que te ahogue lo que te rodea. En lugar de dramatizar una situación, dedica un momento a ver el lado bueno de tu vida y todas las posibilidades de felicidad que pueden surgir de ella. Solo tú puedes crear esa felicidad y alegría de vivir, cambiando tu actitud ante la vida. Restablece el contacto con una vida social más activa. Dedica tiempo a practicar muchas respiraciones profundas y conscientes todos los días, preferentemente al aire libre; ello te ayudará a aspirar mejor la vida en los planos emocional y mental.

PROBLEMAS CON EL COLON: El Intestino grueso tiene que ver totalmente con dejar ir y soltar todas las cosas que no nos sirven, y la incapacidad de dejar ir puede ser el resultado de un miedo a la pérdida.

SOLUCIÓN: Tu problema en los intestinos es un mensaje importante para que aprendas a nutrirte de buenos pensamientos en lugar de temores y pensamientos desvalorizantes. En tu mundo material tampoco necesitas creer en la escasez. Tienes que trabajar tu fe; tener fe en la presencia divina en ti y en el Universo que existe para ocuparse de todo lo que vive en este planeta, incluido tú. Debes dejar ir lo viejo que hay en ti para hacer lugar a lo nuevo.

HÍGADO: Las emociones negativas que sientes (pena, odio, celos, envidia, agresividad) traban el buen funcionamiento del hígado. Tu hígado tiene la capacidad de acumular estrés y tensión interior. Es también donde se depositan tus pensamientos y sentimientos amargos e irritantes que no han sido expresados o resueltos.

SOLUCIÓN: En lugar de aceptar los acontecimientos y a las personas, los juzgas, quieres cambiarlos y te bloqueas internamente, al poner demasiada atención a lo que ocurre en tu mente. Cada enojo interno es una indicación de que te olvidas de ponerte en el lugar del otro y de que quieres tener siempre la razón. Por lo tanto, te sientes ofendid@ con facilidad. Tu hígado te indica que debes dedicar tiempo a analizar internamente lo que pasa a tu alrededor antes de sacar conclusiones con demasiada rapidez.

RIÑONES: El riñón ayuda a mantener el equilibrio del volumen y la presión de los líquidos corporales, por lo cual uno de sus mensajes señala una falta de equilibrio en el plano emocional. La persona que tiene un problema en el riñón demuestra una falta de discernimiento o una incapacidad para tomar decisiones ante sus necesidades. A menudo se trata de una persona demasiado emotiva que se preocupa mucho por los demás. A la larga puede convertirse en víctima de la vida, teniendo cada vez más expectativas con respecto a los demás.

SOLUCIÓN: El creer que la vida es injusta para ti, impide que veas tu fuerza interior. Estás demasiado ocupad@ comparándote con los demás y criticando. Tu enorme sensibilidad está mal utilizada; tu intensa actividad mental te hace experimentar muchas emociones negativas y ello te impide lograr el discernimiento necesario, que te aportaría el equilibrio que necesitas para enfrentar las situaciones más difíciles. Te ayudaría ver las cosas y a las personas tal como son, sin crearte un ideal imaginario. De este modo, al tener menos expectativas, disminuirá tu sentimiento de injusticia.

CORAZÓN: Cualquier problema del corazón señala que te tomas la vida demasiado a pecho. Te esfuerzas más allá de tus límites emocionales, lo cual te incita a hacer demasiado físicamente. El mensaje más importante de los problemas cardíacos es: ¡ÁMATE A TI MISMO! La persona con problemas de corazón tiende a olvidar ni reconocer sus propias necesidades y hace demasiado para sentirse amada por los demás. Como no se ama lo suficiente, busca que los demás la quieran por lo que hace.

SOLUCIÓN: Es urgente cambiar la percepción que tienes de ti mismo. En lugar de creer que el amor sólo puede venir de los demás, sería más sensato que te lo dieras a ti mismo. De este modo, ese amor estará siempre presente en ti; no tendrás que recomenzar continuamente para recuperarlo ni luchar por obtenerlo. Cuando alguien depende de los demás para cualquier cosa, siempre hay que rehacer el camino. Cuando sepas cuán especial eres como persona y sanes tu autoestima, estará siempre presente en ti. Te sugiero que te dediques al menos diez elogios al día para ayudarte a restablecer el contacto con tu corazón.

SOBREPESO: El sobrepeso puede tener varias causas, pero en todos los casos la persona afectada se sintió humillada en la infancia y vive con el miedo latente de sentir vergüenza, de que alguien se avergüence de ella o que la avergüencen. El exceso de peso es una protección contra aquellos que le piden demasiado, porque esta persona sabe que le resulta difícil negarse y tiene tendencia a llevar todo a sus espaldas. También suele suceder que una persona acumula demasiada grasa para no ser deseada por el otro sexo, ya sea por temor a ser engañada o a no ser capaz de decir “no», porque tiene dificultades para poner límites.

SOLUCIÓN: Observa más allá de lo físico, es decir, observa dentro de ti, a fin de descubrir cuál es la causa oculta de tu exceso de peso. Esta es la razón por la que quizás te resistas incluso a lo que lees en esta descripción. Te sugiero que vuelvas a leerla y lo hagas a tu propio ritmo. El haberte sentido humillad@ en tu infancia te llevó a querer protegerte y a prometerte que no te volvería a ocurrir. Pero tras esta decisión quieres ser una buena persona a toda costa, y para ello te echas demasiado peso a tus espaldas. Ha llegado el momento de que aceptes recibir sin creer que tomas algo que no es tuyo y que deberás devolverlo después. Te sugiero que al final del día hagas un análisis retrospectivo y observes cada incidente que pueda tener relación con la vergüenza y la humillación. Después, pregúntate si es realmente cierto que eso sea vergonzoso. Verifícalo con otras personas. Del mismo modo, adquiere el hábito de preguntar: ¿Qué es lo que quiero realmente?, antes de decir “SÍ” a todas las peticiones que te hacen y antes de ofrecer tus servicios. El amor y la estima que te tienen los demás no disminuirá. Por el contrario, apreciarán que te respetes y ocupes tu lugar. Es cierto que serás siempre una persona servicial, pero se trata de que aprendas a hacerlo escuchando tus necesidades. Tienes el derecho de sentirte una persona importante y de ocupar un lugar (no solo físico) en la vida de quienes amas.

Espero que estas herramientas te sirvan para tener una mejor calidad de vida. Te deseo un lindo y sanador abril