Por Valeria Solís T.
Escritora, terapeuta energética Adaba, Periodista
Directora Mirada Maga
@miradamaga

Doctor en filosofía de la ciencia, máster en filosofía política, Cristián Contreras Radovic, conversa con nosotros sobre este escenario nacional que está mostrando lo peor y lo mejor de lo nuestro, así como ocurre en toda crisis, la diferencia es que ahora parece que todos ven y no sólo unos poquitos. Años dedicado a investigar la historia de las culturas, pudiendo viajar y leer libro tras libro que le ayudara a dar forma a una nueva realidad.
Conversamos por primera vez a días de diciembre del 2012, y me habló de su libro «Politikon» donde intentaba traducir los pasos para darle forma en palabras a la Octava Cultura. En ese minuto se volvía más difusa esa información. Años después volvimos a conversar sobre los nuevos desafíos de nuestra sociedad, hoy, todo se volvía más coherente, hablábamos in situ de lo que se podría transformar en una nueva realidad, y me dice un poco impactado que estuvo en el norte de Chile, que vio con sus propios ojos zonas de sacrificio, «no era sequía, era saqueo», recordé mientras lo escuchaba, y me contó de la falta de agua y cómo el gran negocio eran las hectáreas de paltos (de exportación, por lo demás). «cada árbol necesita seiscientos litros de agua diarios y le dan a cada familia ¡300 litros!, ¿te das cuenta? ¡están sacrificando a la gente!», me advierte.

Desde hace un tiempo, planteas la idea de la Octava Cultura y en medio de esa idea aparece un reventón social en nuestro país, un país icónico para Latinoamérica, una especie de tierra de oportunidades para los otros y al parecer, todos se creyeron esa distinción. ¿Qué significa para ti lo que está ocurriendo en este movimiento social absolutamente transversal?

Economistas chilenos, que se formaron en la Escuela de Chicago.

-Lo que ha ocurrido en Chile es el reflejo de haber implantado en nuestro país desde 1973 en adelante, un modelo político, social, económico con un desarrollo sumamente individualista que se ha olvidado de las comunidades y de la sociedad. Durante este tiempo se fue apretando a la ciudadanía en todo orden de cosas. Se creo el país más desigual del mundo, no el top 2, sino ¡el más desigual!, donde el 1% de la ciudadanía gana el 30% de la riqueza nacional (PIB), esa cifra en Alemania es del 5,4. Pensemos que se privatizó el país en todo orden de cosas, lo cual comenzó con los Chicago Boys, esta treintena de chilenos que fueron a estudiar a Chicago bajo la tutela de Milton Friedman e instalaron una política de shock.

Era un laboratorio además, porque recuerdo que él reconoció que Chile sería como un conejillo de indias para su teoría económica…
-Y esa teoría se tradujo en tener el país más desigual, en tener los medicamentos más caros del mundo, en el cuarto sistema educativo más caro del mundo, que el 99,9% de los derechos se agua se le entregó a los privados y su sobre consumo es gran parte responsable de la sequía que estamos viviendo. Se apretó en los transportes, en las pensiones, se menosprecio el deporte, la cultura. Para ser un país desarrollado se necesita tener una inversión en investigación y desarrollo del 1,2% del PIB y estos gobiernos tienen 0,3% es imposible, en consecuencia tienes una clase empresarial que no le aporta valor agregado a los productos, es muy mediocre, y la riqueza que han generado la meten a la bolsa de comercio ¡a jugar!

Siempre se justificó en el discurso que apoyando a los más ricos permitiría hacer crecer al país y eso nunca ocurrió, crecieron ellos…
-La teoría del chorreo, que dice que mientras los ricos tengan más plata van a empezar chorrear a los otros…y eso no funciona. El sistema que se instauro acá es como si al país le hubieran puesto una chaqueta a la fuerza, que es la exaltación de todos los vicios, este sistema te favorece si eres codicioso, si eres avaro, si eres pocos solidario, eso el sistema te lo premia. El crecimiento está basado ¡en el sobre consumo! Tú estás bien mientras consumas, entonces cuando tienes esos criterios, en deudas a la gente para que sean felices, y el consumo no es la felicidad. El milagro chileno es un país desigual con un costo de vida para todos. Además con medidas abusivas que vienen del nuevo orden mundial que atacan la educación, la salud, el transporte.

La lógica de las transnacionales ve números, clientes, no personas.

¿Por qué aparece el nuevo orden mundial, por qué se mezcla aquí?
-Las personas que han gobernado el país con esta demagogia desde 1980 no supieron interpretar a la ciudadanía y ellos trabajan bajo las órdenes del nuevo orden mundial, emanadas sobre todo desde estados unidos y Europa. Todos estos gobiernos han instaurado la plataforma burocrática para el trabajo de todas las transnacionales, eso es el nuevo orden mundial.

El que se come el trabajo del mediado empresario, del emprendedor, lo destruye…, no hay un dueño, hay una corporación detrás
-Exacto, súmale a eso una política elegida por la ciudadanía que no te interpretó ni te escuchó. Una ausencia de liderazgo en los gobiernos que se preocupe de las personas, cuando ves que a Piñera lo condecoran como uno de los paladines del medio ambiente ¡es una farsa! Se le ha mentido a la gente. Cómo es posible que una familia se haya comprado su casita y por no tener pensión digna al final de sus años se le remate su casa, ¡cómo es posible! El sistema apretó a la ciudadanía hasta decir basta y te puso en el corazón de la sociedad a un solo Dios: el dinero. Este estallido social es importante decirlo, es transversal, legítimo y auténtico.

En esta sociedad abusiva de a poco aparecieron grupos, los que destruyen todo porque sienten que ya perdieron todo, otros con conciencia del entorno, del medio ambiente, edúcate, fórmate con más conciencia, también fue algo que nació en estas décadas. ¿Como orientamos según tu perspectiva a esas personas que venían trabajando por un país con más humanidad en medio de un sistema tan despiadado?
-Todas estas personas con las cuales uno también se siente parte, al poder generar mayor conciencia social, conciencia ciudadana para todo ello pienso que hay tres grandes áreas a tomar en cuenta: lo primero es tener una visión de Estado, es decir, no una visión personal, individual, sino que tener una visión de Estado que te permita tener una mirada completa, global de país.

¿Eso implica qué cosa?
-Hay que tener conciencia ciudadana, por ejemplo, cuando hablan de que el país creció, preguntarse a quién beneficia ese crecimiento realmente. Hay que tener visión de Estado y no visiones ideológicas, ésas nos llevaron al colapso. Pensemos en el interés general, en el bien común, porque pensar en cuánto voy a ganar yo, colapsó. Tener conciencia planetaria…

Pero ese tener conciencia implica tener educación, poder exigir el acceso al conocimiento histórico, exigir el acceso a la filosofía, exigir la educación, exigir y exigir y para eso debes saber que tienes ese derecho.
-Claro, claro, ahora te digo la segunda parte de esta respuesta, cómo se desarrolla mujeres y hombres de Estado. Lo que he hecho en estas semanas es ir a las manifestaciones y recopilar humildemente qué es lo que quiere la ciudadanía y creo que es relevante lo que se pide. Hay medidas inmediatas que te ayudan a la conciencia global, se quiere eximir el pago de los adultos mayores en el transporte por ejemplo; eximir del pago de las contribuciones a los adultos mayores, porque no les puedes hipotecar las casas ¡a los viejos!; rebajar los medicamentos a un 50 % y acabar con las colusiones que es un saqueo; bajen el impuesto al libro, no se incentiva a leer y es causa de la desigualdad cultural, ¡si esto ha sido muy bien pensado!; también decretar la repatriación de la minería chilena, pensemos que el 33%  es extranjero; está también el recuperar el agua, piensa que el código de agua es un decreto de la república del año 81, no es un código ponderado por autoridades, ¡es un decreto! un bien nacional de aprovechamiento privado, y los que se aprovecharon inscribieron gratis los ríos; lo otro importante es reformar la Constitución para una nueva era en Chile. Esa Constitución debe tener dos pilares fundamental: primero, el reconocimiento a nuestros pueblos originarios, eso es fundamental, debemos comprender que nosotros somos mezcla; y el otro pilar constitucional fundamental es el cuidado del medio ambiente. No puedes tener una economía que te destruya el medio ambiente. Creo que es fundamental que la Constitución dignifique a la persona, es de la humanidad, ¡si aquí te lo sacrifican! Este sistema ha sacrificado a las personas más buenas de este país, lo he visto con mis propios ojos…

La Octava Cultura

«Bajo mi análisis de la historia de las culturas, lo que está ocurriendo como estallido social, estaba escrito que así tenía que ser, por qué, porque nosotros estamos en el proceso de formación de una nueva cultura en América del Sur, no un mejor país, no una mejor cultura, estamos llamados a crear una nueva cultura, que es la octava dentro del plan cósmico o el plan divino como algunos le dicen».

¿Qué es el plan cósmico?
-Es la expresión de la divinidad en las grandes civilizaciones de la historia, dicho de otra forma, es el gran legado que nos han dejado las grandes civilizaciones en la historia de la humanidad. Han habido 7 grandes civilizaciones, la primera es la India, Egipto, China, Persia, Grecia y Roma, Occidente o Europa, Estados Unidos, cada una de ellas dejó algo, por ejemplo, la India es la matriz de todo, Egipto nos dejó la mentalidad práctica de la divinidad, Persia, la emocionalidad, el dualismo, Caín y Abel, Grecia y Roma el desarrollo de lo analítico y la belleza, después occidente con el pensamiento social, el desarrollo de los derechos sociales, Estados Unidos la visión del Universo, el big bang, los agujeros negros…

¿Cómo la visión?
-Hoy tenemos un punto crítico, porque la gran visión que dio Estados Unidos perdió el sentido, es decir, en esta gran visión que tenemos del Universo, porque ahora te dicen que el gran futuro es sin seres humanos, que vas a ser reemplazo por una máquina, entonces ¡perdió todo el sentido! Con esa visión la humanidad está a punto de autodestruirse. Y es en este escenario aparece la octava cultura. Esto está escrito en profecías maravillosas.

¿Parte desde los mayas?
-Noo, ¡desde el oriente! Mira, recuerdo una experiencia, yo estaba en el sur de India y me agarró el monzón, casi me ahogué y me agarraron unos anacoretas, me salvaron, y conversando me preguntan de dónde venía yo. Les digo que era de Chile y ellos me dicen: nosotros estamos esperando que América del sur levante la voz y traiga orden al mundo. Esto fue el año 2000. ¡Nosotros somos la octava cultura! Desde México hasta Chile; el eje es México, los Incas, los mapuches. La octava profecía maya también lo dice, que aquí se inicia un nuevo comienzo “donde termina la cordillera de los Andes está la cabeza de la serpiente”, te lo avisan los Queros, los Incas. Dicen que es simbolizado por el Cóndor, que representa la sabiduría y el Águila representa el conocimiento. Ahora lo que vendría es la sabiduría del Cóndor que equilibrará el conocimiento materialista del Águila. y para eso se necesitaba un despertar, y el despertar ocurrió.

¿Cómo se entiende este despertar?
-Esto no termina mañana, es un proceso que se va a solucionar con la formación de una nueva cultura. Para mí esto se solucionará con una refundación cultural, con la formación de un nuevo pacto social. Estamos en un proceso de creación de una cultura que está destinada a traer dos cosas a la humanidad: orden y equilibrio.

-Hoy estamos en un mundo de desorden, materialista, sin sentido de humanidad, el equilibrio para un mundo desequlibrado. Para eso se necesita, Vale lo hemos conversado más de alguna vez, son ocho pilares fundamentales del Estado.

Junto al calendario azteca, Mechica. Archivo personal

El piso para desarrollar una nueva cultura…
-Tiene que ver con aspectos que deben pensarse, yo lo pensé y escribí en mi libro “el Politikon”. Primero necesitamos la antropología, es decir, ¿qué somos nosotros? Somos un universo de naturaleza espiritual dotado de libertad y voluntad, somos el principio y el fin del Universo, el lumpen (que es criticado) es Universo, ¡dignifícalo!. También hay que reformular el tiempo que hemos vivido, el calendario que usamos es lineal, ¡estamos perdidos! No reconoce el espiral del tiempo, nos hace vivir en una sociedad desincronizada. Tenemos que usar el calendario de 13 lunas. Tenemos que tener la filosofía perfecta, si nosotros necesitamos pensar y acá están sacando la filosofía, Buda te enseña la filosofía perfecta como ser sabio, eso hay que enseñarlo en los colegios. El cuarto punto es la política, la actual política es maquiavélica, entonces ¡pongamos la política de Confucio!, la sociedad se tiene que basar en la virtud, tengamos entonces políticos virtuosos que enseñen con el ejemplo. Necesitamos también una economía que valore lo pequeño, no estas transnacionales que desequilibran todo. Piensa que la economía de lo pequeño no destruye ni el medio ambiente ni la convivencia entre las personas. Necesitamos una administración que cuente con los mejores, acá está lleno de apitutados que no tienen las competencias para dirigir las empresas, no te reconocen los méritos. El séptimo peldaño es la religión, se requiere una reformulación estructural, la religión cósmica que Einstein llamó a construir. Si quieres conocer la divinidad entonces conoce la naturaleza y conoce el Universo. ¡No necesitas un intermediario! Por último, está la educación, y para cambiar la educación primero tenemos que cambiar el concepto de persona, tenemos que cambiar el calendario, la filosofía, la política, la economía, ¡porque la educación es una consecuencia!

Maestro Confusio

¿Cuál es tu labor en esto, te sientes un líder social?
-Lo que me compete a mí y que hago día a día, es con mi puño y letra darle forma a la octava cultura, para mí, estoy leyendo todas estas señales del Universo, que tenían que ocurrir. La octava cultura es la más grande, porque es la única que integra las otras culturas. Esto no es resultado de un voluntarismo, sino de una investigación de toda mi vida. La misión ahora es orden y equilibrio para la humanidad.
Necesitamos el tercer referente, el camino del medio, la virtud, el camino de Confucio.
Personalmente lo que me corresponde, es lo que he hecho siempre, divulgar la Octava Cultura, porque es una realidad anunciada.