Por Marcela Jofré Hraste
Historiadora, Artista visual, terapeuta energética

Hace 250 mil años, ocurrió el final de la única edad dorada que ha vivido Terra. En ese entonces conocido como Tiamat, un gigantesco y paradisiaco planeta, que era la manifestación material de La Diosa Madre.
Después del feroz cataclismo y destrucción creada por las fuerzas invasoras de Lucifer/Enki, nacía nuestra actual Tierra, aín animada por el espíritu de la Diosa Madre que había sobrevivido, y que hoy le llamamos Gaia.
Lucifer/Enki había conseguido el objetivo de tomar control del preciado experimento de su propia madre NIN, reina del poderoso Imperio de Orión y también manifestación material, al igual que Terra, de la propia Madre Primigenia. Pero no contento con esto, sabía que tenía que lograr el control total de los humanos que el mismo había modificado y creo en parte, con la genética de los humanos primordiales Namlú’ u , por cuya sangre y cuerpo físico aun ardía el fuego de la propia Reina de Orión, aunque para él más importante aún, era controlar sus almas.
Si bien Enki era un increíble genetista, capaz de crear especies y razas, no era un Dios creador como así nos lo hizo creer, por lo no tanto, no tenía la capacidad de crear almas, aunque sí tenía la capacidad de capturarlas. Fue así que las almas que ocupó para animar a sus creaciones, primero las robó de las incontables almas de los Namlú’u y de los Titanes (que perecieron durante la catástrofe); almas antiguas y sabias, que tarde o temprano se rebelarían.
Por ello Enki no dudó en instaurar una serie de medidas de control para transformar el otrora paraíso terrenal en una cárcel, que además ha durado hasta hoy (se profundizará en el siguiente artículo). En efecto, en estos momentos en Terra coexisten almas antiquísimas y almas nuevas que fueron creadas. Por esto no es extraño percibir en la humanidad diferencias notables. Están aquellos que se mueven como conciencia de masa y aquellos que muestran una conciencia más profunda y elevada, en donde encontramos personas notables que han hecho aportes increíbles para nuestro crecimiento como humanidad; y con esto no quiero sonar peyorativa, pero es evidente para aquellos que quieren ver.

Rejillas de luz
Los planetas, así como las estrellas, son entidades vivas y conscientes de un tipo de evolución que estamos lejos de comprender con nuestro grado de conocimiento actual. Poseen capas de rejillas de luz y energía alrededor de ellos, así como nosotros poseemos diferentes cuerpos sutiles energéticos y de luz, que en suma forman nuestro campo áurico.
Cada una de estas rejillas de luz conecta con un tiempo que le permite, a la conciencia planetaria y a los que habitamos en ella, experimentar diferentes marcos de tiempo. Era lo que nos hacía tener una conciencia multidimensional. Sin embargo, la primera medida que instauró la fuerza invasora, fue crear artificialmente una red o rejilla energética que se sobrepuso a las rejillas originales, esta medida bajó el espectro de frecuencia en la cual vibraba Terra, dejándonos en una banda de frecuencia más densa de la materia y que carece de fluidez. Además, siendo la tercera dimensión una pequeña parte del espectro electromagnético, dentro de ella misma existe mayor y menor densidad. En nuestro caso, Tiamat había sido creada para experimentar la densidad de la materia, para experimentar la tercera dimensión, pero en ese entonces se habitaba en la porción menos densa, es decir donde existía fluidez de la materia. Y siendo multidimensionales, se podían experimentar las otras dimensiones que se superponían ¡sin problema!
Pero la rejilla artificial nos dejó atorados en un loop de tiempo que comenzamos a percibir como lineal y nos dejó viviendo en la porción más densa de la tercera dimensión. Esto nos impide acceder a los planos superiores de ella y qué decir de las dimensiones superiores,  ¡se transformaron en algo imperceptible!
Por otra parte, al bajar el rango de frecuencia de Terra a una vibración diferente a la del Universo Khaa (ver artículos anteriores), ésta se hizo invisible para el resto de la galaxia, pese a estar ubicada en una ruta principal de nuestra vía láctea, la llamada Pesh-meten. Fuimos borrados del mapa estelar y la única entrada a nuestro sistema Solar sigue siendo la puerta estelar de Saturno, la cual está bajo el comando de las fuerzas invasoras oscuras que sólo permiten el acceso a los que comulgan con los intereses de ellos. Estábamos aislados y a merced de los invasores, hasta ahora.
Al desvincularnos de la percepción del verdadero Universo, la fuerza invasora generó un falso Universo holográfico, el cual fue establecido desde los anillos de Saturno, donde el nuevo Consejo de los 9, instaurado por Enki, y que opera desde la octava dimensión (corresponde a la última de las dimensiones del Universo de luz visible), fue el encargado y responsable de manipular nuestra tercera dimensión.
Nuestro planeta dejó de percibir las dimensiones superiores del verdadero Universo Khaa, que comienza en la 12 ava y 13ava dimensión, también llamado el vacío, y que es donde está establecido el Imperio de Orión, que corresponde al 96% de todo el Universo (llamado Universo Espiritual), formado por un 23% de materia oscura y un 73% de energía oscura, para comenzar a habitar tan sólo en el 4% del Universo restante, que está en el espectro de luz y que es el que podemos percibir con nuestros sentidos físicos.
Pese a que el Khaa está dentro de nosotros, nos rodea y está en todo, dejamos de percibirlo al quedar atrapados en el plano de la materia más densa. Se podría decir que quedamos en la total oscuridad del alma, sin poder alcanzar la maravilla de vivir en el tiempo multidimensional y percibir el multiverso, el reino de la Diosa.
No contentos con esto, los invasores sabían que éramos una amenaza latente y constante, y la única puerta de entrada a las dimensiones superiores del Khaa y del Imperio, así como también su alimento energético y mano de obra interminable.

Entre vidas
Por esto nos aseguraron como recursos de tiempo completo al crear el “área entre vidas”. Esto es un lugar holográfico artificial que se manifesta según sea nuestro sistema de creencias, donde una vez muerto nuestro cuerpo físico, nuestras almas son mantenidas para después ser recicladas, una y otra vez, en incontables vidas.
Siento decirlo, y sé que esto puede ser bastante chocante para algunos, y sobre todo para aquellos que no están preparados para ver sus sistemas de creencias ser remecidos, y esto lo digo por experiencia propia, pero la famosa rueda del Samsara o rueda del Karma es artificial. No corresponde con las leyes naturales del Universo, es uno de los engranajes más de la cárcel que nos impusieron.
Toda alma libre puede decidir qué hacer con su existencia, es decir, puede decidir seguir simplemente existiendo y experimentando la vida desde las dimensiones superiores y tan solo con su cuerpo avatárico o de luz, o bien, volver a encarnar en un cuerpo más denso según la dimensión que nuestra alma quiera experimentar. Pero, lo más importante de todo, es que podemos volver a nacer donde se nos plazca: en el sistema estelar, galaxia o universo que nuestra alma estime conveniente para continuar con su evolución en el vasto macro Universo del Khaa.
Lamentablemente esto no ha sido así, y han sido muy pocas las almas que han logrado sortear las barreras impuestas. Pero para alivio de muchos, el sistema tiene fallas. A medida que el ser humano ha crecido en conciencia y ha ido despertando, la rejilla energética artificial se ha debilitado, hoy parece ¡un queso gruyere! y por cuyos agujeros podemos salir. Pero antes de eso, hay que sortear la otra trampa que nos impusieron, el famoso “túnel de luz”, que no tiene otra función más que la de llevarnos al tribunal kármico en donde nos introducirán, muchas veces, memorias falsas (sobre todo a aquellos que han tenido vidas rectas y honestas, sin mayores contratiempos), las cuales nos mostrarán incontables faltas que tenemos que saldar en la siguiente encarnación, para luego generarnos amnesia y la incapacidad de recordar nuestras experiencias, así volvemos a nacer de cero, sin recordar absolutamente nada. También nos introducen sus propios recuerdos, por eso algunos humanos dicen recordar venir de otros planetas cuando la verdad es que es técnicamente difícil, dado que hemos estados atrapados en esta cárcel por miles de años, a menos que esa alma sea la de los humanos primigenios.
¿Se han preguntado alguna vez, cuál es el sentido de nacer una y otra vez y que supuestamente enriquece a nuestra alma y la hace crecer en conciencia, si cada vez que morimos y volvemos a nacer, olvidamos absolutamente lo aprendido y tenemos que comenzar de cero?

¿Y el libre albedrío?
Usando meramente la lógica, es bastante ineficiente la famosa rueda del Samsara. ¿Se dan cuenta que un ser humano con memoria y que vuelve a encarnar recordando, es menos probable que cometa los mismos errores una y otra vez? Muchos dicen que los recuerdos serían demasiado fuertes de soportar. Yo creo que esto viene de una mentalidad paternalista, que aún nos considera niños indefensos, débiles y que desestima la increíble capacidad de nuestra alma y consciencia, y la capacidad de reponernos ante la adversidad. Esto es simple, un humano sin memoria, es totalmente controlable. Este ha sido el objetivo desde el principio, controlarnos.
Así que el famoso dicho: sigue la luz, entra al túnel, ya no aplica para los que han logrado ver la imagen mayor de todo, mejor sería decir: sigue lo que dicta tu propio corazón.
Aún sea el propio holograma de Jesús si eres cristiano o los más bellos ángeles que se te aparezcan invitándote a seguir la luz del túnel, recuerda, según sea tu sistema de creencias y de cómo tú creas, será el otro lado. Así también se te aparecerán los personajes en este montaje o incluso, lleguen tus verdaderos parientes o espíritus guías, que en su ignorancia y amnesia no saben que se están prestando para una trampa y te digan que los tienes que seguir. (Muchos de los que creemos son nuestros parientes que se aparecen en el momento de nuestra salida del cuerpo físico, son meras proyecciones usadas para hacernos entrar a la luz, pero si tienes un corazón afinado, sentirás que realmente no lo son).
No me cansaré de decir, TIENES LIBRE ALBEDRIO, y ellos no pueden hacer nada ante eso. Puedes elegir no entrar al túnel del olvido y decidir ir donde te plazca, escapando por las fallas de la Mátrix; o puedes elegir volver a encarnar en Terra sin pasar por el túnel, y volver a nacer con memoria y ser un aporte para el planeta en su liberación; o puedes elegir seguir en su sistema. La elección está en ti según sea tu conciencia, sólo te pido que tu corazón sea tu guía en ese momento, él sabrá qué es lo más adecuado para ti y para la evolución de tu alma, y que esa elección venga desde el conocimiento y no desde la ignorancia. Ten por seguro, que el Universo verdadero te recibirá gozoso, porque nuestras almas son sagradas y vibran con el mismísimo fuego de la Creadora.
(En el caso de aquellos desencarnados que por muertes traumáticas no entran al túnel y se quedan vagando en los planos más densos del astral, los llamados fantasmas,  mantienen su conciencia y son tan ignorantes como lo somos nosotros estando vivos y además, sumado a sus sistemas de creencias, no saben que pueden escapar o que tienen posibilidades estando simplemente con su cuerpo de luz, por lo mismo quedan estancados sin saber qué hacer o repitiendo traumáticamente su momento de muerte).

Ley del Karma

La ley del Karma, es una mentira más de las fuerzas invasoras. El karma básicamente se define como aprendizaje, ¿Pero qué sentido tiene vivir incontables vidas aprendiendo lecciones que olvidarás?, porque además de perder la memoria entre vidas, olvidamos también cómo estar en contacto con nuestra Alma y Ser superior, que sí recuerda cuando estamos vivos.
Siento decirlo, pero la elite global, que por miles de años ha dominado y controlado al mundo, siempre se ha salido con la suya y no recibe castigo alguno, porque simplemente no creen en la ley del karma. Saben que es una construcción mental que nos impusieron. Qué mejor ejemplo de la ineficiencia de ella, es ver que en estos miles de años de existencia, en vez de mejorar como raza humana en conciencia y hacer de este un planeta uno evolucionado y pacífico, la cosa va de mal en peor.
Si leemos la historia, ésta se manifiesta como un loop, al igual que el tiempo, de incontables guerras y genocidios. Sólo observemos lo que está ocurriendo en Siria ahora mismo y cómo se comportan los líderes políticos que siempre terminan impunes. ¿Acaso somos definitivamente retardados que no logramos entender las lecciones como especie o es que efectivamente hay algo muy turbio detrás de todo? No podemos juzgarnos tan a la ligera y decir que somos el cáncer del planeta, aunque lo hemos sido, pero nuestra falta está en creernos todo a pie de juntillas y aceptarlo sin cuestionamientos. También tenemos que darnos cuenta que somos una raza mantenida en la amnesia y en la ignorancia desde que fuimos recreados.
Pero ya el hecho de que muchos estemos despertando, estemos cuestionando y descubriendo información que tan celosamente ha sido guardada, es algo por lo cual tener esperanza.
Sé que todo esto puede sonar desalentador, y así lo ha sido, pero algo maravilloso que entrega vivir desde el corazón, en conexión directa con la real fuente divina, es que nunca perdemos la Fe ni la Esperanza, y ya comenzamos a ver las verdaderas reglas del juego. Todo está en ti, o mejor dicho, el Todo está en ti.