Trampas sicológicas para el apego o dependencia

publicado en: Autovigilarse | 0

Por Marcela Contreras
Terapeuta holistica / mcterapeuta@gmail.com

El abandonar el nido psicológico, es una de las tareas más difíciles de la vida y eso se da así porque nuestra sociedad nos enseña que debemos cumplir con lo que se espera de nosotros sobre todo en ciertas relaciones, que incluyen a los padres, hijos y seres queridos.
Depender de alguien psicológicamente no implica una elección, pues significa un vínculo el cual te sientes obligado a ser alguien que no quieres ser. Lo complejo de este escenario es que la obligación engendra culpa y dependencia, mientras que la libre elección inspira amor e independencia.
Ser psicológicamente independiente implica estar totalmente libre de toda relación obligatoria y, por tanto, hay una ausencia del comportamiento dirigido hacia los demás.
El abandono del nido significa convertirse en uno mismo, en ser la propia persona, es decir, viviendo y escogiendo los propios comportamientos, siendo lo que en realidad eres.
La independencia psicológica conlleva a no necesitar a los demás para existir, y por el contrario, al sentir esa necesidad, en el fondo te estás volviendo vulnerable y te conviertes en un esclavo de una relación y/o de la otra persona. Así, si la otra persona que «necesitas», te deja para seguir su camino o muere, caerás inmovilizado, no sabrás a dónde ni cómo seguir, ciertas personas, incluso no lo soportan y cometen crímenes o llegan a suicidarse.
¿Qué hacer? Para eliminar la dependencia o apego, hay que empezar por la familia. Por ejemplo, si tú estás lleno de culpas o frustraciones, y no te sientes realizado y les dices a tus hijos que sean lo contrario, sólo estás vendiendo un producto fallado. Sólo al tratarte a ti mismo como la persona más importante y no “sacrificándote” por tus hijos, les enseñarás a tener confianza y fe en sí mismos y en sus caminos respectivos. Sabemos que hacer cosas por y para los demás es admirable en sí mismo, pero si se hace a expensas de uno mismo, simplemente se enseñará a los demás a comportarse de una manera abusiva, sin considerar ni los tiempos, ni los espacios, menos los sentimientos y eso, a la larga, genera resentimiento.
Los padres eficientes, estimulan principalmente los instintos de independencia que de dependencia y no hacen «escenas» por la expresión de deseos como los de ser autónomos. Sólo depende de ti el hacer que el abandono del nido sea un hecho natural y normal o, por el contrario, un suceso cargado de traumas, que marcarán no sólo al hijo o hija, sino la relación con él.
Si eres de las personas que tras dejar una relación dependiente con sus padres entró en otra relación dependiente al casarse, es evidente que hay un área errónea que necesitas tratar.
A su vez, una relación que se basa en el amor, cada uno le permite al otro ser lo que él quiere, sin expectativas especiales ni exigencias.
La dependencia no es algo que simplemente sucede por el contacto con personas dominantes, sino que es una elección. Aquí hay algunas de las formas en que las personas te pueden manipular y tú lo permites:

• Llorar o levantar la voz (sobre todo si eres sumiso)
• Amenazas (me iré de tu lado, me mataré)
• Provocar sentimientos de culpa (lo he dado todo por ti)
• Hacer uso de la ira (golpear cosas, tirar objetos)
• Manipular con la enfermedad física
• Ley del hielo

Si rehúsas dejarte manipular, el otro dejará de usarlas, pero si reaccionas como la otra persona espera de ti, no solo se acostumbrará a usar ese camino, sino que cada día usará otras nuevas.
La dependencia o apego puede parecer algo muy inocuo e inocente, pero en realidad, es el principal enemigo de la felicidad, de la plenitud y de la posibilidad de realizarse.

Compensación sicológica del apego
• Al ser dependiente, puedes culpar a los demás de tus propias deficiencias.
• Al depender de los demás, no tienes necesidad de emprender la difícil tarea ni el riesgo de hacerte responsable de tu vida.
• El crecer y hacerse independiente requiere de un alto grado de dolor, que prefieres evitar siendo dependiente.
• No tienes que tomar decisiones o elecciones por ti mismo.
• Es mucho más fácil ser un “seguidor”, que ser líder.

Estrategias para eliminar la búsqueda de apego y dependencia 
• Aprender a superar los miedos que se esconden detrás del apego.
• Buscar caminos y herramientas para sanar y fortalecer la autoestima
• Desarrollar estrategias de autocontrol y autorrespeto.
• Te sugiero escribir tu declaración de Independencia, en la que anuncies para ti mismo, lo que vas a eliminar, para dejar de tener relaciones dependientes.
• Habla con las personas con quienes has actuado de forma dependiente o te has sometido a sus manipulaciones y cuéntale que comenzarás a realizar estrategias de cambio con el propósito de mejorar la relación.
• Ponte metas a corto, mediano y largo plazo. Lleva un registro de tus logros.