Marcela Jofré Hraste
Historiadora, investigadora, artista, terapeuta energética Adaba.

Codirige Espacio Ser Uno.
https://espacioseruno.wixsite.com/espacioser

Este es el último artículo del año y quería terminar esta parte de la historia de la humanidad de manera más reflexiva.
No es fácil reescribir la historia cuando ésta ha sido intencionalmente tan distorsionada; cuando tantos descubrimientos que cambiarían las reglas del juego han sido celosamente ocultados, ya sea por el Vaticano o el Smithsonian, por dar algunos ejemplos, o terminan en colecciones privadas, seguramente de miembros de la elite. Han hecho tan bien su trabajo que cualquier investigador que se salga de lo políticamente aceptado es desacreditado o sencillamente desterrado de los círculos académicos tradicionales, los que de paso claramente sirven a los poderes tras las sombras (muchas veces gastan fortunas en investigaciones absurdas con el solo objetivo de desviar la atención de las masas).
Pero ya surgió una nueva conciencia, la cual está permitiendo que mucha información esté viendo la luz. Científicos y académicos de buena voluntad, capaces de ver más allá del velo de la ilusión, están haciendo uso de las nuevas tendencias investigativas y nuevos conocimientos para replantearse cuál ha sido nuestra verdadera historia y también todo lo que se nos ha contado y enseñado desde una perspectiva más crítica y actual.
Aunque lo que les he narrado a lo largo del tiempo pueda parecer una historia fantástica o absurda para muchos, y aún pueda presentar errores, está basado en las conclusiones y el esfuerzo de muchos investigadores que ya están cansados de que se rían en nuestras caras. Como dice el investigador inglés David Icke, la historia escrita en los libros prácticamente es un 96% mentira, y si quieres conocer la verdadera historia, ve mejor al cine, y no es broma. La información está a plena vista y sobre todo en este momento, sólo hay que saber dónde, cómo mirar y dejar de tener una mente rígida.
Sin lugar a dudas, por todo lo que podemos leer entre líneas en nuestra mal contada y tergiversada historia, los humanos estamos atrapados en medio de algo muchísimo más grande que nosotros, estamos en medio de un gran conflicto galáctico y una gran guerra cósmica, en el que a veces somos la recompensa y otras veces el sacrificio.
En el artículo anterior escribí acerca del Diluvio Universal y de cómo fuimos una humanidad que sufrió a merced de dos intereses opuestos, entre aquel que quiso salvarnos de alguna manera (ENKI) y aquel que quiso exterminarnos para mantenerse en el poder (MARDUK) , y si bien ENKI (LUCIFER) salvó a la humanidad, sobre todo a su propio linaje híbrido, lo hizo para su propio beneficio, puesto que como todo padre narcisista, necesitaba del miedo y, a la vez, devoción de sus hijos para empoderarse como el salvador. Además tenía planes a largo plazo para nosotros, ya que es él quien tiene problemas sin resolver con Orión y fue él quien comenzó todo este gran conflicto en el que estamos inmersos. El punto es, que mientras seamos los esclavos de uno y del otro, y seamos una especie ignorante, así como nosotros tomamos decisiones por nuestras mascotas, ellos son los que están tomando las decisiones por nosotros desde hace 500 mil años.
Necesitamos ganar nuestra libertad, pero para eso debemos saber la verdad de quiénes han movido los hilos en este planeta y cuál ha sido la verdadera historia y no la que ellos han tergiversado desde que las aguas retrocedieron y los humanos tuvimos que partir de cero, hambrientos y con amnesia post trauma.

Lo que dejó el diluvio
No pasó de un día para otro, pero las aguas eventualmente disminuyeron y se calmaron en nuestro bello planeta; las masas de tierra poco a poco comenzaron a emerger por sobre los océanos: las tormentas cesaron, dejando al descubierto un cielo claro y un sol radiante que por miles de años no se había visto en la antigua Gaia, pues antes del Diluvio siempre había una capa de nubes que mantenía un clima cálido y húmedo. Ahora la Tierra, gracias a poder sentir los primeros rayos solares comenzaba a secarse. Los sobrevivientes comenzaron a bajar de las cumbres o a salir de sus refugios subterráneos, pero era necesario estar en grupos para sobrevivir, protegerse y proteger lo poco que tenían.
La mayoría temía a los gigantes Nephilim que habían sobrevivido y a los invasores que fueron abandonados a su suerte por su propio comandante ENKI durante el desastre y ahora vagaban por la desolación, tan hambrientos como los propios humanos.
El paisaje en un comienzo era desgarrador, lleno de los cadáveres, no solo de humanos, sino también de animales y demás especies humanoides que antes aquí habitaban. Claramente fue un momento traumático y duro para aquellos que habían sobrevivido, porque aún tenían que seguir luchando por seguir existiendo. No sabemos con exactitud cómo fueron capaces de generar alimentos en un comienzo, son varios lo que teorizan que fue en ese momento cuando el humano se hizo carnívoro por necesidad. Solo sabemos que con posterioridad, existen evidencias, que la agricultura comenzó en altitudes de más de 3 mil metros por sobre el nivel del mar. El propio Platón lo relata en su estudio llamado “Leyes”, donde dice que la agricultura comenzó en elevadas alturas, después de que un gigantesco diluvio cubriera todas las zonas bajas del planeta. Es interesante en este punto, cómo los estudios de un botánico ruso, Nikolai Ivanovitch, quien estudió más de 50 mil plantas salvajes recolectadas desde diferentes partes del planeta, muestran que todas ellas se originaron en solo ocho áreas diferentes, todas ellas en terrenos montañosos, reforzando lo dicho por Platón. Pero mientras los sobrevivientes luchaban por subsistir en nuestro planeta, ENKI y su séquito, desde la seguridad de sus refugios y tecnología, comenzaban a maquinar los nuevos planes para Terra.
Es probable, según relata el investigador sueco- norteamericano Wes Penre, que ENKI, su familia y sus tropas, esperaran en Marte hasta que todo estuviera en calma aquí en la Tierra, pues allí ya habían construido bases subterráneas, posterior a la destrucción de la atmósfera del planeta durante la guerra de los Titanes, y que también había destruido a nuestra tierra original Tiamat en el pasado.
Se dice que llevaron consigo a un grupo de homo sapiens que se desarrollaron con posterioridad y paralelamente a los que quedaron en Tierra, según algunos visionarios remotos que han trabajado para los gobiernos secretos, es decir personas que tienen la capacidad psíquica de proyectar su mente a otros lugares lejanos y que han comenzado a hablar, reportando  que hasta el día de hoy, hay una población humana pre diluviana viviendo como esclavos en ese planeta. Recordemos que el gobierno secreto y la elite en el poder, han hecho creer a las masas que todo lo que tiene que ver con la magia, los poderes psíquicos etc., son cuentos de ficción o superstición para impedir que el ser humano desarrolle sus potenciales mentales y espirituales, cuando en realidad ellos son los que más se apoyan y hacen uso de estas capacidades y conocimientos ¡en todo orden de cosas!
Pero volvamos a lo que ocurría en Marte, porque fue en ese momento que ENKI y ERESKIGAL comenzaron a trabajar en sus laboratorios subterráneos con algunos de estos especímenes para crear un nuevo prototipo que poblaría nuestro planeta tras el diluvio, el homo sapiens sapiens.
Es interesante mencionar las investigaciones de ciertos científicos que claman que cuando la gente de raza blanca es sumergida en tanques de privación sensorial por largos periodos, sus ritmos circadianos, (las oscilaciones de las variables biológicas que se dan en intervalos regulares de tiempo), tienen una frecuencia de 24 horas y 37 minutos, lo que corresponde al periodo rotacional de Marte y no de la Tierra, característica que no ocurre con las otras razas que aquí habitan, cuyos ciclos circadianos sí corresponden al periodo rotacional del planeta. Esto también coincide con las investigaciones del científico norteamericano Brian Desborough, quien cree que la raza blanca no es originaria de este planeta sino que proviene de Marte, lo cual explicaría también el por qué la raza blanca no está tan adaptada a las radiaciones solares como las otras razas que aquí habitan, sin duda un tema más que explorar.
ENKI quería crear una humanidad con potencial y que evolucionara más rápido, como siempre he dicho, los dioses tienen pensamientos a largo plazo, él sabía que llegaría un momento en nuestro tiempo en que nos alinearíamos nuevamente con el centro galáctico y que la llegada de gran cantidad de rayos gamma y otros rayos del espectro electromagnético golpearían a Gaia, trayendo gran cantidad de información que aceleraría nuestro proceso evolutivo de conciencia, por lo tanto, necesitaba una nueva humanidad que tuviera en su información genética una especie de temporizador que se activara en ese momento específico y despertara al ADN durmiente, generando un salto evolutivo aún más acelerado en la humanidad. Esto ocurrió, y fue en el famoso periodo llamado “el nanosegundo”, 25 años antes y hasta el 2012; el cual nos permitió aprender y asimilar información un millón de veces más rápido que antes si la comparamos con las humanidades pasadas. La amnesia en que vivimos no nos permite poder comparar, sin embargo para los que hemos vivido ese despertar ha sido evidente la aceleración del tiempo y de la información que hemos experimentado en esos años.
MARDUK por otro lado necesitaba que antes de que llegara ese momento y las personas evolucionaran espiritualmente y neurológicamente, la humanidad estuviera inmersa en una sociedad tecnologizada. Así, la revolución americana no fue planeada para liberarse de la opresiva influencia Británica, hasta el día de hoy Estados Unidos, Canadá y Australia sirven y están bajo el control de la Reina Elizabeth II, siendo Estados Unidos la Nueva Atlantis.
La revolución americana fue planeada justamente para el “nanosegundo” y tener a una humanidad viviendo para la máquina y por la máquina. Internet y toda la tecnología que ahora nos consume y es parte fundamental de nuestras vidas, son parte del sistema de control que tenían que tener sobre nosotros antes de que nuestro despertar y aceleración de conciencia nos liberara, ya que todo está siendo rastreado y vigilado, pensamos que tenemos libertad en esta falsa conectividad, pero no es así.
En estos momentos no es suficiente despertar y tomar conciencia, también necesitamos saber quiénes nos han atrapado en primer lugar para saber a qué nos enfrentamos y saber cómo funcionan para evitar sus manipulaciones y sistemas de control.
Pero esta lucha tiene que ser pacífica e interna, de lo contrario seguiremos en ese loop eterno en que hemos vivido por tantos miles de años, con la historia repitiéndose a sí misma, con el mismo tipo de control, el mismo tipo de conflictos y el mismo tipo de guerras y confrontaciones, una y otra vez siendo manipulada por los mismos seres inmortales para nuestros estándares, que manejan el show tras bambalinas. Por lo mismo les conviene a los poderes fácticos una humanidad ignorante y amnésica, que no es capaz de ver esto.
Como dije en un principio, estamos en medio de un conflicto mayor a nosotros, ENKI necesita una porción de la humanidad despierta y con energía, que sea capaz bajo la ignorancia y su manipulación de penetrar las barreras del Santuario espiritual interno del Imperio de Orión, conocido como Satania para continuar con la batalla que él comenzó cuando se rebeló y fue desterrado.
Mientras su hijo MARDUK sigue estando a favor de una disminución de población mediante genocidios soslayados y otros descarados y que la masa sobreviviente se mantenga dormida y acepte el control de la máquina para terminar convertidos, en un futuro cercano, en Ciborgs conectados a una súper computadora, perdiendo nuestra alma y conciencia, las que serán transferidas a una nube virtual de información, sin posibilidad de liberarnos una vez que aceptemos eso, en un transhumanismo, el cual seduce prometiendo la inmortalidad, y haciendo eco de nuestro miedo más básico, el de la muerte, pero que solo hará que sigamos siendo sus alimentos energéticos y sigamos manteniendo este sistema y matriz falsa, en la que él se ha erigido como el dios patriarcal supremo.
Pero, como ya dije, la lucha por la liberación tiene que ser pacífica y la revolución tiene que ser interna, porque lo que está en juego aquí no es la materia, sino la libertad de nuestra Alma, y es nuestra conciencia la que tiene que liberarse de la ignorancia para dejar de ser manipulada.